RANKINS 2015 (8-8, 2º AFC SOUTH)

Ataque Media NFL
Puntos Anotados 20,8 24º
Yardas Totales 321,4 28º
Yardas de Carrera 89,9 29º
Yardas de Pase 231,5 22º
Defensa Media NFL
Puntos encajados 25,5 25º
Yds tot. permitidas 379,1 26º
Yds car. permitidas 122,0 25º
Yds pas. permitidas 257,1 24º

TRANSACCIONES PRINCIPALES

SALIDAS:

Coby Fleener, TE (New Orleans)
Jerrell Freeman, LB (Chicago)
Dwight Lowery, S (San Diego)
Jonathan Newsome, LB (CFL)
Andre Johnson, WR (F.A.)
Josh Freeman, QB (F.A.)
Ahmad Bradshawn, RB (F.A.)

LLEGADAS:

Patrick Robinson, CB (San diego)
Jordan Todman, RB (Pittsburgh)
Robert Turpin, RB (Dallas)
Scott Tolzien, QB (Green Bay)


DRAFT CLASS 2016

1(18) Ryan Kelly C Alabama
2(26) T.J. Green S Clemson
3(19) Le’Raven Clark OT Texas Tech
4(18) Hassan Ridgeway DT Texas
4(27) Antonio Morrison OLB Florida
5(16) Joe Haeg OT North Dakota State
7(18) Trevor Bates OLB Maine
7(27) Austin Blythe C Iowa

La franquicia de la herradura encaraba la temporada 2.015 con el objetivo declarado de asaltar el Vince Lombardi Trophy. Después de cuatro años de crecimiento a hombros de un magnífico Andrew Luck todo hacía pensar que lo único que faltaba para dar el gran paso era un poco más de madurez y experiencia en los momentos clave. Para mejorar en esos aspectos la gerencia se embarcó en una operación renove a la inversa, fichando veteranos de renombre capaces de aportar ese poso que, suponían, iba a marcar la diferencia.

Pronto se pudo comprobar que estas apreciaciones no podían estar más desencaminadas. Faltos de potencia en ambas trincheras los Colts fueron vapuleados por sus rivales en los primeros partidos mientras su gran estrella encajaba un soberano castigo físico que primero le obligó a jugar lesionado para luego tener que decir adiós a la temporada.

Tras la caída de su líder el equipo se mantuvo en la pelea por alcanzar los playoffs gracias al pésimo nivel de la división pero los esfuerzos fueron en vano y la temporada se cerró con un insulso récord de 8-8, muy por debajo de las expectativas creadas.

Para sorpresa de todos, después de este descalabro el propietario del equipo Jim Irsay decidió apostar por la continuidad de Chuck Pagano como entrenador y de Ryan Grigson como general manager, algo con lo que nadie contaba si tenemos en cuenta la pésima relación entre ambos y el fracaso deportivo de la temporada.

Así las cosas los Colts encaran este nuevo año con ilusiones renovadas pero con un ligero punto de escepticismo. Nadie duda que con Andrew Luck al cien por cien este equipo será competitivo pero las expectativas no son tan halagüeñas después de la amarga experiencia del año pasado.

Aires nuevos en esta unidad con la llegada de Rob Chudzinski como coordinador después del decepcionante paso de Pep Hamilton. El objetivo perseguido con este cambio es equilibrar un poco más el juego y desarrollar el potencial de un Andrew Luck que parece estancado en su evolución.

La idea pasa por asentar un juego de carrera creíble y un juego de pase más variado y no tan dependiente del «bombardeo por saturación» al que nos tiene acostumbrados el número doce. Están por ver los resultados pero todos reclaman un paso al frente por parte de Luck que le convierta en un quarterback más completo, fiable y que a la vez sirva para protegerle ante la ingente cantidad de golpes que recibe.

Si algo ha quedó claro la pasada temporada es que estos Colts no se pueden permitir la baja de su jugador franquicia (por si alguien tiene interés Scott Tolzien sería el quarterback encargado de gestionar el naufragio) y todos los esfuerzos están encaminados a reducir los posibles riesgos. El playcalling de Chudzinski es la primera parte del plan, la segunda pasa por la mejora de una línea ofensiva construida con retales y con un rendimiento acorde a esta filosofía.

El desastre del año pasado parece que ha hecho recapacitar a Grigson quién sorprendió a propios y extraños escogiendo nada más y nada menos que a cuatro jugadores de línea ofensiva en el draft. Un enfoque radicalmente distinto a lo que nos tenía acostumbrados.

Sin embargo estos planes se han truncado en pretemporada con la grave lesión de su mejor hombre, el LG Jack Mewhort (probable baja para toda la temporada) lo que deja a la unidad con muchos interrogantes. Así pues Anthony Castonzo (LT), Jonathan Harrison (LG), el novato de primera ronda Ryan Kelly (C), Hugh Thornton (RG) y Joe Reitz (RT) formarán la poco impresionante alineación inicial complementada desde el banquillo por los novatos Joe Haeg (swing tackle), Austin Blythe (C) y Le’Raven Clark (LT). Si el objetivo es mejorar las penosas prestaciones exhibidas en temporadas anteriores no creemos que el listón esté demasiado alto. Si lo que se pretende es dominar a los rivales en las trincheras la cosa se nos antoja bastante más complicada.

Detrás de esta línea tan poco impresionante intentarán correr un trío de corredores compuesto por el venerable Frank Gore, y los relativamente desconocidos Robert Turbin y Jordan Todman. No resulta un grupo especialmente atractivo pero ellos serán los responsables de construir un juego de carrera creíble que descargue de presión a su quarterback.

Donde sí que hay atractivo y focos es en el cuerpo de receptores con la presencia de los «espídicos» T.Y. Hilton, Donte Moncrief y Phillip Dorsett tres jugadores que a buen seguro harán las delicias de sus propietarios fantásticos ante el previsible zafarrancho aéreo que anticipamos. Detrás de este trío de campanillas nos encontramos con tres incógnitas como son los rookies Trevaun Smith, Chester Rogers y Mekale McKay.

Menos dudas en la posición de tight end en la que vuelve el renovado Dwayne Allen, un jugador completo y fiable pero que no ha terminado de confirmar las expectativas que generó en su primera temporada en la liga. Chase Coffman y Jack Doyle completan la rotación.

MVP ATAQUE. Andrew Luck. Parafraseando a Tom Moore: «If number twelve goes down we’re fucked.» La vida sigue igual en Indianapolis.

Tras cuatro temporadas decepcionantes Chuck Pagano ha decidido partir peras con Greg Manusky y para sustituirlo ha decido apostar por el inédito Tom Monachino. No creemos que suponga una revolución ni en el estilo (defensa 34 a machamartillo) ni en los resultados. Y es que con el material humano de que dispone tampoco vamos a esperar milagros.

La línea defensiva resulta muy poco impresionante aunque el debut en la pasada temporada de los ex alumnos de Stanford David Parry (NT) y Henry Anderson (RE) permite vislumbrar un rayo de esperanza. A su lado figura el hombre más sólido de la unidad el infravalorado Kendall Langford (LE). No es una mala unidad pero tampoco mete miedo a nadie. La rotación se completa con Ty McGill en el nose y Zach Kerr y el novato Hassan Ridgeway en los ends. Mención aparte merece Arthur Jones un jugador fichado a golpe de talonario hace dos temporadas y al que las lesiones apenas le han dejado pisar el emparrillado. Para completar sus desgracias esta temporada la empezará en la lista de suspendidos por temas de dopaje.

Si la situación en la línea no es como para tirar cohetes la rotación de linebackers tampoco emociona a nadie. Veteranía y solidez en todas las posiciones con D’Qwell Jackson y Sio Moore en el interior y Robert Mathis y Erik Walden en el exterior pero muy poca habilidad para realizar jugadas de impacto especialmente en el pass rush. En este aspecto se espera que el novato Trevor Bates y el veterano Trent Cole aporten algo de chicha saliendo desde el banquillo. En el interior Nate Irving se postula como principal recambio para la pareja titular.

La secundaria cuenta con la joya de la corona el cornerback Vontae Davis sólidamente asentado entre la élite de la liga en la posición. Por desgracia el jugador ha caído lesionado en la pretemporada y no podrá ser de la partida en las primeras semanas de competición.

Privados de Davis la responsabilidad de liderar la secundaria recae sobre el veterano strong safety Mike Adams que viene de encadenar dos presencias en la pro bowl a sus treinta y cinco años. Junto a él formará el novato T.J. Green en el free safety y Patrick Robinson en el corner derecho. Darius Butler vuelve como nickelback mientras que para cubrir la eventual baja de Davis se ha optado por fichar al veteranísimo Antonio Cromartie, lejos ya de sus mejores tiempos. Jalil Brown y Tevin Mitchel completan la rotación de cornerbacks mientras el novato Stefan McClure se postula como el primer recambio de los safeties.

MVP DEFENSA. Vontae Davis. Incluso lesionado merece esta mención. Así de triste es el nivel de esta unidad.

Sin novedades en este apartado. Vuelve el incombustible Adam Vinatieri quién parece empeñado en alargar su carrera para incrementar las opciones de su candidatura para el Hall of Fame. Pat McAfee volverá a hacerse cargo de los punts, kickoffs y alguna jugada de fantasía marca de la casa. El jugador de segundo año Quan Bray se volverá a encargar de los retornos tanto en kickoffs como punts.

– Vuelve Andrew Luck y con el casi todo es posible.
– Parece que la decepción del año pasado ha servido para cambiar la filosofía del equipo.- A diferencia de temporadas anteriores nadie cuenta con ellos por lo que la presión es mínima.
– Sigue faltando chicha en ambas trincheras.
– La dependencia de Luck es brutal.- ¿Cuanto durará la tregua entre Chuck Pagano y Ryan Grygson?

Comenta la actualidad de los INDIANAPOLIS COLTS en su Post Oficial de nuestro foro.