Carson Wentz y Jared Goff, ¿futuro outlet o fondo de armario?

El síndrome del outlet

1384
Carson Wentz y Jared Goff, las dos primeras elecciones del pasado draft

Me gusta la moda. He de reconocer que me gasto un buen dinero en ropa cada temporada. Cuando te gusta la ropa tu armario siempre debe tener dos clases de productos: los artículos que están de moda esa estación del año, y los que crean eso que se llama “fondo de armario”. Los primeros te permiten ir a la última, los segundos son productos básicos que siempre hay que tener en un armario. Por poner ejemplos, si este verano se llevan las camisas estampadas de flores o lunares, o los pantalones de cuadros, son moda, pero unos buenos pantalones vaqueros, unos chinos o una camisa blanca o azul, son productos imperecederos que siempre debe haber en el armario.

Ambas clases de productos se distinguen por los precios. Mientras que los primeros cuando llegan las rebajas bajan su precio de manera considerable, a los segundos se les aplica el descuento legal mínimo, y en ocasiones ni tan siquiera eso. Son lo que en el mundo de la moda se llaman “productos de continuidad”. Los productos de moda una vez que ya han sido rebajados y no tienen salida se van a la sección de saldos, o lo que ahora se denomina “Outlets”.

El mundo de los “Outlets” es en ocasiones apasionante. Puedes encontrarte con productos que vistos ahora son inclasificables, pero que en su día estuvieron de moda y tenían un precio disparatado. Lo más probable es que valgan la mitad en el mejor de los casos, y en otras muchas la rebaja de precio supera porcentajes del 75% o más. El caso más extremo es cuando el producto en cuestión tiene un precio irrisorio. Son productos que el comerciante solo busca el objetivo de darle salida.

En mi caso particular no soy nada amante de los “Outlets”. Eso no quita para que alguna vez me deje caer por uno de ellos para ver si por casualidades de la vida encuentras algún chollo que se ha colado. Difícil, pero posible.

Queda un último caso. Por no se sabe qué motivo, algo vuelve a ponerse de moda y adquieren la condición de “vintage”, en ese caso lo más probable es que no esté más en el “Outlet”.

En mis viajes a USA he visitado “Outlets”, no sólo por atractivo turístico sino porque son enormes, como casi todo en USA. Tampoco se puede descartar que sus conceptos de la moda en muchas ocasiones son muy diferentes a los nuestros. Un ejemplo de esto es lo que me ocurrió en un “Outlet” de Las Vegas. Encontré polos de la casa Polo Ralph Lauren por apenas 20$, esos mismos polos los había visto un mes antes en El Corte Inglés por unos 75€. Esto mismo era aplicable a otras marcas norteamericanas como Levi’s, Dockers, Abercrombie, Gant o Brooks Brothers, podías encontrar verdaderos chollos.

En esos mismos “Outlets” también puedes encontrar ropa deportiva, y no me refiero a ropa para hacer deporte, sino camisetas NFL, MLB, NBA, etc… A esa misma ropa le ocurre exactamente lo mismo que os acabo de contar con respecto a la ropa de moda. En muchas ocasiones son saldos o productos que el comerciante simplemente busca una salida. En uno de mis últimos viajes a USA me encontré con auténticas “joyas” tales como camisetas de JaMarcus Russell, David Carr, Brady Quinn, Joey Harrington o Tim Couch. ¿Habéis notado que tienen en común todas ellas? Son todas camisetas de QB elegidos en primera ronda, muchos de ellos, primera elección absoluta, que ya no son parte de la liga. Y no son parte de la liga por veteranía, sino simplemente porque no valían para jugar en la NFL, son lo que se denomina “Bust”.

Estoy absolutamente convencido que si ahora visitara uno de estos centros me encontraría con camisetas de Robert Griffin III de los Washington Redskins, de Sam Bradford de los St. Louis Rams y la que probablemente ocuparía un lugar estelar, la camiseta con el número 2 de los Cleveland Browns del ínclito Johnny Manziel, que en su primer año fue no sólo la más vendida en Cleveland, sino en todo Estados Unidos.

Sam Bradford y RGIII siguen siendo parte de la liga e intentar rehacer sus carreras en equipos muy diferentes de los cuales fueron seleccionados, pero que aquellas  camisetas valen poco o nada lo saben muy bien quién las vende.

No sé si habréis notado algo también, las camisetas de súper estrellas actuales no han salido mencionadas ni muy probablemente uno jamás se las llegue a encontrar. Os puedo asegurar que nunca encontraréis en uno de estos “Outlets” una camiseta de Tom Brady, incluso del retirado hace poco Peyton Manning. Tampoco podréis encontrar de otros como Drew Brees, Ben Roethlisberger y  Tony Romo, estrellas ya consolidadas de la NFL. QB más jóvenes como Andrew Luck o Cam Newton, que están a punto de llegar al status de los anteriores, tampoco verás de momento sus camisetas en “Outlets”.

Hasta el momento solo he mencionado QB recientes, pero si miramos hacia atrás os podría enumerar varios casos cuyas camisetas no bajan de precio jamás. En la tienda de los Dallas Cowboys, sita en el AT&T Stadium, puedes comprarte la camiseta no sólo de Tony Romo, sino también de Troy Aikman y Roger Staubach, todas por precios que superan los 100 $. En cualquier tienda de artículos deportivos de la zona de la Bahía te encontrarás camisetas de QB como Steve Young o Joe Montana a ese mismo precio. Recuerdo que cuando estuve bordeando la Costa de California por la Pacífic 1 vi en más de una tienda de deportes camisetas de Troy Aikman, Brett Favre o Steve Young. En Miami la camiseta de Dan Marino es un clásico como en New York la de Joe Namath, en Denver John Elway o en Buffalo la de Jim Kelly, ninguna baja de los 100 $.

¿Y a cuento de qué os suelto en plena pretemporada esta reflexión? La respuesta es sencilla, saber si un QB ha tenido una mala carrera, ha sido un bust o no ha triunfado es sencillo, basta con buscar donde se puede adquirir su camiseta. Si encuentras su camiseta por un precio irrisorio es un bust. Si sigue manteniendo su precio, e incluso aumenta, entonces estamos ante un QB que ha triunfado o ha tenido una buena carrera.

Los QB que triunfan o tiene excelentes carreras pasan a la categoría de clásicos, sus camisetas igual que un buen pantalón vaquero o una camisa blanca, pasan a formar eso que he llamado “fondo de armario”. Cuáles quiera tener cada uno es cuestión de gustos, en mi caso nunca jamás tendría una camiseta de Tom Brady como no tengo algunas prendas que pueden considerarse básicas, cuestión de gustos. En mi caso particular tengo entre otras las camiseta de Dan Marino, Earl Campbell (no es QB), Johnny Unitas, Brett Favre, Steve Young, etc…Alguna incluso son de Mitchell & Ness :……, que dentro de las clásicas son Premium. De jugadores en activo solamente tengo la camiseta de Tony Romo, qué la compre cuando fui a Dallas a ver un partido de los Cowboys. Y de QB que estén en activo ahora mismo tan solo me interesara la de Cam Newton, un jugador atípico.

De los nuevos QB que están en la NFL aún hay que esperar mucho para saber si sus camisetas dentro de unos años continuarán por encima de los 100 $ o empezaremos a verlas en los “Outlets”. son los casos de QB jóvenes como Blake Bortles, Derek Carr, Teddy Bridgewater, Jameis Winston o Marcus Mariota, todos tienen muchísimo qué demostrar aún.

Y llega el caso de las dos nuevas perlas, Jared Goff y Carson Wentz. Ambos casos me tiene completamente confuso, no entiendo demasiado bien los movimientos que han hecho ambas franquicias para elegirlos en el draft.

En el caso de los Eagles le ofrecieron un más que sustancioso contrato a Sam Bradford sin olvidarnos de que Chase Daniels, que vino como agente libre desde Kansas City y es el QB suplente mejor pagado de la liga. Cuando la posición del QB parecía atada para Doug Pederson el Front Office se descuelga con una mega trade con los Cleveland Browns para subir al 2º puesto del draft, donde se suponían iban a poder elegir a Jared Goff o Carson Wentz, quien que les llegara.

El caso de Los Ángeles es aún peor. Los Rams  son una franquicia con muchísimos agujeros, especialmente una OL que lleva años siendo un lastre con malas elecciones en el draft. Cuentan además con un RB como Todd Gurley que apunta a estrella, pero que necesita ayuda en las trincheras. En eso va el Front Office y hacen un intercambio sorprendente con los Tennessee Titans para subir a por la primera elección absoluta, lo que les garantizaba elegir al jugador que quisieran. El elegido fue Jared Goff, un QB y que en Los Ángeles pretenden hacer el «póster boy» de la franquicia.

Quarterbacks de los últimos años de los Cleveland Browns. La lista ha crecido.
Quarterbacks de los últimos años de los Cleveland Browns. La lista ha crecido.

¿Van a jugar ambos QB de partida y serán titulares la Semana 1? Aquí es donde chocan los intereses deportivos con los intereses de mercadotecnia de los equipos. No cabe duda que en el caso de ambos jugadores las franquicias han buscado dos caras con las que identificar el equipo, mucho más acentuado en el caso de Los Ángeles, un equipo nuevo en un mercado gigantesco dispuesto a comer lo que sea, la mejor prueba el enorme interés que ha despertado el equipo en la ciudad.

Ambos jugadores tuvieron la oportunidad de debutar en el primer partido de pretemporada con resultados dispares. Carson Wentz demostró sus grandes cualidades físicas, pero eso fue todo, terminó lesionado y seguramente no jugará más partidos en la pretemporada ¿Pero jugara durante la temporada? Philadelphia es uno de los destinos más duros de la nación, con una prensa ruidosa y belicosa, una afición sedienta de triunfos tras el fiasco de Chip Kelly. Si Doug Perderson cede a la presión del entorno, Carson Wentz tiene boletos para ver su camiseta a 20$ en algunos “Outlets” del estado de Pennsylvania.

El caso de Jared Goff es aún peor visto lo que ha demostrado en la pretemporada. Desde el entorno del equipo muchos periodistas dicen que actualmente el QB no está siquiera en condiciones de ser reserva, lo que le relegaría al puesto de QB3. El chico no tiene la culpa, su fichaje por los Rams no sólo obedecía a motivos deportivos, sino más bien a extradeportivos. La franquicia necesita una cara que vender, un icono que sea el santo y seña, pero que sobre todo venda cientos de miles de camisetas ¿Por qué qué es exactamente ahora mismo Jared Goff? Un vendedor de camisetas, como lo fue Johnny Manziel para los Cleveland Browns o Robert Griffin III para los Redskins, jugadores que ambos tienen sus camisetas en venta en “Outlets”.

Hoy por hoy es imposible que pasará con ambos QB, incluso con los dos QB que fueron elegidos 1 y 2 en el Draft del 2015, Jameis Winston y Marcus Mariota. Lo que tengo cada vez más claro es que los equipos profesionales han perdido el miedo a seleccionar QB en la primera ronda del draft. Y otro síntoma de que es cada vez es más patente, se ha perdido el miedo a subir posiciones en el draft para seleccionar a tal o cual jugador, sobre todo si es QB.

El actual CBA ha abaratado el precio de los jugadores, los equipos no sufren en términos de espacio salarial por una mala elección. Tampoco deportivamente se pagan precios muy altos. En 2012 los Washington Redskins casi le entregan las llaves del Fedex Field a los St. Louis Rams para subir unas posiciones en el draft y elegir a Robert Griffin III, en esos cuatro años los Redskins han entrado 2 veces en los playoffs y se han hinchado a vender camisetas de Robert Griffin III, como podemos ver aunque el QB no sea ya parte de la franquicia, las cosas no les van nada mal a los capitalinos. ¿Donde queda la “hipoteca” deportiva? Buffalo y Miami no han “hipotecado” drafts ni elecciones, desde que empezó el siglo tienen el mismo número de apariciones en post temporada que los Washington Redskins. Y para hurgar aún más en la herida no venden camisetas.

Elegir un QB en primera ronda, si es primera elección absoluta mejor aún, se está convirtiendo en un patrón más que habitual. Sirve para vender camisetas y abonos por las enormes expectativas creadas. Económicamente la operación sale a cuenta porqué el riesgo salarial es mínimo. Y por último, lo de la hipoteca deportiva es una cuestión muy relativa.

Lo único cierto para saber si la apuesta funciona es comprobar lo que voy a denominar “El síndrome del Outlet”. Si tuviésemos una máquina del tiempo que nos permitiría viajar al futuro y visitar un “Outlet” la cuestión es sencilla ¿Están allí las camisetas de Jared Goff o Carson Wentz? Si lo están ya no necesitamos saber nada más, fueron un “bust”. Que no están, seguirán en sus equipos y solo el factor tiempo dirán si se vuelven unos clásicos, unas camisetas “fondo de armario”