ATLANTA FALCONS

RANKINGS 2015 (8-8, 2º NFC SOUTH)

Ataque Media NFL
Puntos Anotados 21,2 21º
Yardas Totales 374,4
Yardas de Carrera 100,7 18º
Yardas de Pase 273,7
Defensa Media NFL
Puntos encajados 21,6 14º
Yds tot. permitidas 347,6 16º
Yds car. permitidas 105,0 14º
Yds pas. permitidas 242,6 18º

TRANSACCIONES PRINCIPALES

SALIDAS:

Gino Gradkowski, C (Carolina)
Paul Soliai, DT (Carolina)
Roddy White, WR (F.A.)
Jake Long, OT (F.A.)
Shayne Graham, K (Ret.)

LLEGADAS:

Alex Mack, C (Cleveland)
Mohamed Sanu, WR (Cincinnati)
Derrick Shelby, DE (Miami)
LaRoy Reynolds, LB (Chicago)
Courtney Upshaw, LB (Baltimore)
Sean Weatherspoon, LB (Arizona)
Matt Schaub, QB (Baltimore)

DRAFT CLASS 2016

1(17) Keanu Neal S Florida
2(21) Deion Jones OLB LSU
3(18) Austin Hooper TE Stanford
4(17) De’Vondre Campbell OLB Minnesota
6(20) Wes Schweitzer OG San Jose State
7(17) Devin Fuller WR UCLA

La temporada pasada fue el 50 aniversario de la franquicia, siendo un fiel reflejo de lo que ha sido la historia de los Falcons: una de cal y otra arena, grandes ilusiones acompañadas de grandes desilusiones.

Lo más destacable fue la llegada como entrenador principal de Dan Quinn, uno de los candidatos más codiciado de los últimos tiempos para head coach y como es tradicional en estos casos eliminó casi todos los miembros del régimen anterior, contratando como principales espadas a Kyle Shanahan como coordinador ofensivo y Richard Smith como coordinador defensivo. Llegó con el tiempo justo para el draft, la agencia libre fue un correr sin aliento ante la falta de tiempo, tomando la opción inteligente de contratar sólo jugadores de interés a un precio interesante. En el draft lo más destacable fue la elección de Beasly (cuando nadie contaba con que llegase) para tener un pass rush de garantía y Collins con fama de «infant terrible» a la cual ha hecho honor.

Y sin complicarnos más con las vicisitudes de la pretemporada (para más información consultar la previa del año pasado) empezó la temporada con mucha ilusión, como todas. Empezó de manera fulgurante consiguiendo un 5-0, promedio que nadie esperaba a la vista de la temporada anterior. Mostrándose un equipo aguerrido, con coraje y luchador en cada jugada. Hasta aquí llegaron, a partir de aquí, se volvió a ver un equipo inseguro con limitaciones claras y sin muchas ideas.

¿Por qué sucedió esto? ¿Cómo se pasó de tener un pie en playoffs a recordar la temporada anterior? Las razones fueron varias y algunas se escaparan porque nunca saldrán a la luz. La principal fue el hundimiento del ataque, el que había sido bastión del equipo y salvaba la cara una tarde si y otra también se vino abajo.

Roddy White el receptor líder en la historia de los Falcons, uno de los mejores receptores de la liga, dejó de ser ese gran jugador, por los años y una lesión de tobillo que arrastraba desde un par de años atrás, hicieron que ya no fuese el compañero perfecto para Jones y una amenaza seria para el rival. Si a ello unimos que coincidió con la falta de un tercer receptor claro a lo largo de la temporada, a las defensas contrarias les llegó casi con concentrarse en Jones. A partir de ahí, un jugador que se podía seleccionar como modelo para sus compañeros, jugador de equipo, se dedicó a decir tres palabras acompañadas de frases: mi, mi y mi; comportamiento que ha continuado durante la pretemporada una vez despedido.

La segunda razón fue mover a Person de la posición de guard a center en la que sólo había jugado ocasionalmente. Siendo un factor decisivo no porque no bloquease, sino porque no era capaz de realizar un snap como la buena tradición de centers manda y a continuación bloquear. El resultado fue que Ryan estaba más pendiente de ver hacia donde iba el balón que la defensa contraria y eso en la NFL es muy mala cosa. Y las defensas contrarias lo sabían.

Por último, Ryan, que no fue capaz de hacer una transición fluida al nuevo esquema de ataque, tomando algunas veces demasiado tiempo y otras decisiones erróneas. Intentando usar como primer receptor en la red zone a Tamme “la estatua”, lo cual contribuyó a agravar el problema.

Sin olvidarnos otra temporada de la defensa, con Quinn mejoraron pero siguió teniendo importantes agujeros negros, llegando a reconocer que en ciertas posiciones se notaba la falta de talento. Sobre todo en el cuerpo de LB, como viene siendo habitual en esta unidad, achacándole buena parte de los problemas, por no ser capaces de cubrir RB y TE permitiendo que el QB siempre tuviese un pase rápido y seguro. La otra posición que consideraron no estaba cumpliendo fue safety.

Así, llegaron al penúltimo partido de la temporada en la que los Falcons (siguiendo la tradición) decidieron hacer un buen partido imponiéndose a los Panthers, para mantener viva la esperanza. Del cual quedará para el recuerdo el touchdown de Jones después de que los Panthers tomasen la hábil decisión de cubrirlo usando un linebacker, haciendo el dabb como venganza al comportamiento que habían tenido los Panthers en el partido de ida.

Al final, acabaron con un resultado de 8-8, con Quinn al que el desmoronamiento del equipo dejo con cara de muy poco amigos, decidido a cambiar todo lo que haya que cambiar para que no vuelva a suceder, dando la impresión que es una persona que cuando dice blanco, dice blanco. Obteniendo la elección 17 en el draft y sin quinta ni sexta ronda por el «noisegate» y el trade de Levitre .

Casi el primer cambio fue en el cuerpo técnico por la marcha del entrenador de WR como coordinador ofensivo de los Titans, desearle lo mejor en su carrera en los Falcons realizó un trabajo fantástico. Siendo el recambio una sorpresa: Raheem Moris, hasta ese momento entrenador de la secundaria y que nunca había ocupado este puesto, una apuesta innovadora. La razón, al parecer, tras esta decisión es que quién mejor puede enseñar como correr rutas a los WR es una persona que conoce perfectamente las distintas estrategias y trucos que usa la secundaria para impedir los pases.

La pretemporada comenzó como siempre con la agencia libre y este año si tuvieron tiempo. Lo primero como siempre fue aligerar peso (en este caso casi literal) siendo los despidos más destacados: Soilai buen jugador pero que no encaja en el sistema de Quinn que prima la velocidad, Moore cuyo juego no gustó a Quinn a lo cual hubo que unir las lesiones, White que dio la impresión de que no creía que pudiesen despedirlo (remitirse a los párrafos anteriores) y Asamoah que nunca entró en los planes de los entrenadores. Otros despidos a señalar: Lamar Holmes al cual se la tenía jurada una parte de la afición y la no renovación de Justin Durant que rindió cuando jugó pero fue muy poco por las lesiones. Recientemente, Devin Hester que no debe estar completamente recuperado de su lesión y que tiene el récord de retornos para touchdown y punts.

Teniendo dinero fresco fueron a la caza y captura del gran blanco: Alex Mack, proveniente de los Browns, considerado uno de los mejores centers de la liga y que coincidió con Shanahan, viniendo a tapar uno de los agujeros más grandes de la última temporada, dar estabilidad y mejorar el rendimiento de sus compañeros de línea, que no es poco.

El siguiente en llegar fue Mohamed Sanu de los Bengals cuyo objetivo es ser el segundo receptor del equipo y que tiene fama de ser capaz de lo mejor y lo peor. Casi al mismo tiempo, Derrick Shelby desde Dolphins, que reforzará la línea como strong DE y del cual Quinn ha dicho que espera que aporte mucho por sus características.

Otro viejo conocido de la afición que ha vuelto después de pasar por los Cardinals: Weatherspoon, el cual puede aportar bastante en la posición de LB sino se lesiona. Para reforzar la posición de SLB y ocasionalmente echar una mano en DE contrataron a Courtney Upshaw, ex-Ravens.

Y a punto de cerrar esta previa: Dwight Freeney (DE), con 36 primaveras, para reforzar el pass rush y ayudar en la formación de Beasly. Confiemos que quede algo en el tanque y no sea otra de esas leyendas que acaban en los Falcons para redondear la jubilación como ha sucedido en otras ocasiones, no digo que sea su intención pero en algún momento el cuerpo le dirá basta y no juega de kicker.

A pesar de los refuerzos en LB, quedó claro que no habían conseguido los principales jugadores detrás de los que iban en esta posición. Lo que busca Quinn, son LB atléticos que sean rápidos jugando. La excusa casioficial que se dio para no conseguir estos jugadores en la agencia libre, fue que los otros equipos igualaron la oferta de los Falcons y jugaban en defensas 3-4 igual que los equipos a los que fueron, mientras que los Falcons juegan una 4-3 híbrida y por el mismo dinero no les apetecía aprender un esquema nuevo.

Como renovaciones más destacadas: Adrian Clayborn que será DE después de comprobar que DT no es lo suyo y Chris Chester que veremos si de esta aguanta toda la temporada. Ejercieron los derechos que tenían sobre: Worrilow (cada día lo tiene un poco más difícil) y Ryan Schraeder (que jugara por el contrato de su vida).

A estas alturas todo el mundo tenía claro que las dos posiciones más urgentes de cubrir eran SS y LB, una por la falta de jugadores y la segunda también. En primera ronda, la elección fue Keanu Neal (SS), Florida, jugador que viene a cubrir una necesidad en una posición que Quinn considera vital en su esquema y que levantó gran polémica entre los entendidos porque según ellos se podría haber elegido en cuarta o séptima ronda, a pesar de haber sido invitado por la NFL al draft o que los Steelers dijesen que sino lo hubiesen seleccionado los Falcons lo harían ellos.

La segunda ronda fue para un LB: Deion Jones (LSU), un jugador con una gran capacidad atlética y que volvió  a levantar críticas por su poca experiencia, que jugara de MLB.

En tercera ronda seleccionaron a Austin Hooper (TE), de la misma Universidad que Toloilo: Stanford y considerado uno de los mejores en su posición en este draft. Elección sorpresa debido a que todavía había necesidades mayores en otras posiciones.

En cuarta ronda, De’Vondre Campbell (OLB), Minessota, después de un trade down que permitió obtener una sexta ronda, se perfila como WLB, muy rápido pero del cual se comenta que le faltan instintos, lo cual no debería ser un gran inconveniente en este esquema.

En sexta ronda, el elegido fue Wes Schweitzer (San Jose St.), que competirá por el puesto de RG y que fue entrenado por el actual asistente del entrenador de la línea de ataque, Keith Carter.

La última elección, fue Devin Fuller (WR), UCLA, que luchara por ser el retornador del equipo, labor que ya realizaba en la Universidad. De él comentan los analistas que le hace falta poner más físico y voluntad en su juego.

Los UDFA contratados y que siguen con el equipo: Cory Johnson, DT, Kentucky; Devonte Johnson, CB, Weber State; Chris Mayes, NT, Georgia; J.D. McKissic, WR, Arkansas State; Ivan McLennan, LB, Washington State; David Mims, CB, Texas State; Sharrod Neasman, S, Florida Atlantic; Josh Perkins, TE, Washington;  Brian Poole, DB, Florida; Will Ratelle, FB, North Dakota; Jake Reed, OL, Indiana; Nick Rose, K, Texas; Jordan Sefon, CB, St. Cloud State; Brandon Wilds, RB, South Carolina. Suerte a todos ellos, la necesitaran en una liga tan competitiva como la NFL.

Este draft se puede considerar obra y gracia de Quinn, ya que fue quién tuvo la decisión final, buscando jugadores que encajen en su defensa, que tengan las características que él busca, sin importarle el nombre o la fama que pueda tener. Ah, y no habrá draft de los Falcons sin trade mientras esté Dimitroff.

El ataque seguirá un año más encabezado por Matt Ryan, el cual aguardemos que remonte el vuelo. La primera opción de recambio será Matt Schaub, mientras que el tercer puesto lo disputarán entre Sean Refree, inamovible en este lugar, y Matt Sims.

El cuerpo de receptores parece claro en sus tres primeras posiciones: Julio Jones, Mohamed Sanu y Justin Hardy, que se aguarda espabile en su segundo año, después de un primer año irregular. A partir de aquí una lucha fratricida por un puesto en roster entre una larga nómina de receptores: Devin Fuller, David Glidden, Chris King, Leslie Jordan, J.D. Misskic, Aldrick Robinson, Corey Washington y Nick Williams.

MVP ATAQUE. Matt Ryan. Una año más será el que encabece el ataque tanto dentro como fuera del campo, esperando dejar atrás su mala última temporada y acallar a sus detractores.

La posición de TE estará muy disputada, en principio, Jacob Tamme parece el claro titular gracias a sus buenas manos, pero su estaticidad puede hacer que pierda muchas jugadas en favor de Austin Hooper el cual ha recibido muy buenos cumplidos por parte del staff técnico. Detrás vienen Levine Toilolo, que aguanta por el momento contra viento y marea, D.J. Tialavea que sigue siendo un proyecto.

Los corredores estarán encabezados por Devonta Freeman, que tuvo una gran temporada en 2015, seguido por Tevin Coleman, del que se espera que reviente esta segunda temporada como hizo Freeman; el resto tendrán que luchar duro por un único lugar en el roster: Gus Johnson, Terron Ward y Brandon Wilds. En la osición de fullback tenemos a Patrick Dimarco, que consiguió hacerse titular indiscutible la temporada pasada. Como posible recambio puede llegar desde la practice squad Will Ratelle.

La línea de ataque estará formada por Jake Matthews como tackle izquierdo, Andy Levitre  su lado como guard, Alex Mack en el centro, Chris Chester como guard derecho y Ryan Schraeder cerrando la línea por la derecha. La gran duda está en si Chester será capaz de mantener la titularidad en RG o Mike Person se la arrebatará, ahora que no tiene que hacer el snap, o el rookie Wes Schweitzer, quien dará una de las grandes sorpresas del training camp, aunque lo más probable es que este año le toque practique squad. Como suplentes en la posición de center Jake Reed, aunque parece más probable que Person lo sea y en la de guard, también como guard Ben Garland y como tackle Bryce Harris y Tom Coptom.

Esta es la niña bonita del equipo todas las temporadas, porque siempre está yendo a ser la buena. Aunque, esta vez probablemente sea diferente, ya el año pasado se pudo ver una clara mejoría de la defensa tanto en el campo como las estadísticas aunque no fuese una maravilla y sin hacer Quinn grandes cambios. Esta temporada con más refuerzos y otro año en el sistema debería de mejorar aún más, esto no quiere decir que vaya a ser top 10 sino claramente mejor a lo que había.

En la línea de defensa, la formación base seguramente estara formada por Derrick Shelby en un extremo, Grady Jarret y Ra’Shede Hageman/Tyson Jackson en el interior, y Adrian Clayborn en el otro extremo, o bien Shelby, Jarret /Jonathan Babineaux, Hageman y Clayborn. Cuando juegen en nickel la posición de DE será ocupada por Vic Beasley y seguramente Dwight Freeney en el lado opuesto (en ocasiones claras de pase), pasando Shelby/Babineaux/Jarret en DT y dejando un nosetackle (Hageman, Jackson, Joey Mbu) en la formación. Detrás de ellos en DT: Mbu, Cory Johnson y Chris Mayes; en DE: Courtney Upshaw, Malliciah Goodman y Nordly Capi. Habrá que estar atento si finalmente Hageman saca partido de todo su potencial que hasta el momento sólo ha soltado con cuentagotas y Beasly se convierte en el pass rusher que necesita el equipo.

MVP DEFENSA. Jonathan Babineaux. El veterano defensor con sus 12 años de experiencia en la NFL y en el equipo, debe ser el encargado de liderar al resto de veteranos y rookies, papel que ya asumió la temporada pasada.

En LB podríamos ver casi cualquier formación, por lo que iré poniendo los jugadores por posición. En SLB: Beasly (en la formación base), Brooks Reed y Upshaw; en MLB; Deion Jones, Paul Worrilow (que puede estar ante su última oportunidad) y WLB: Sean Weatherspoon, De’Vondre Campbell y Philip Wheeler. Ayudando en las rotaciones y equipos especiales: Tyler Starr, LaRoy Reynolds, Ivan McLennan y Torrey Green, estos dos últimos seguramente en practice squad.

En la secundaria como CBs titulares un año más: Desmond Trufant y Robert Alford, después de que Jalen Collins se vaya a perder los cuatro primeros partidos de la temporada por tomar sustancias no permitidas. Lo cual abre la duda de quién será el nickel al no haber habido ninguna incorporación relevante para el puesto, parece que confían en que Akeem King sea capaz de dar el paso y pase a ocupar el lado derecho cuando se juegue en nickel y Alford se encargue del nickel. Luchando por un par de puestos: C.J. Goodwin, Devonte Johnson, David Mims II y Jordan Sefon.

Como SS titular parece tener la posición ganada Keanu Neal y en FS Ricardo Allen. Como suplente del primero Kemal Ishmael y al segundo Robenson Therezie. Luchando por quedar con el equipo: Damian Parms, Sharrod Neasman y Brian Poole.

El kicker un año más salvo sorpresa será Matt Bryant, al que parece que se le empieza a notar la edad, no es habitual que un kicker se lesione. En punter seguirá Matt Bosher, todo un seguro de vida.

Las posiciones de retornador de kicks y punts, después del despido de Hester, saldrá de la batalla durante toda la pretemporada entre: Fuller, Coleman, Nick Williams, Weems y McKissic.

Una organización, jugadores y entrenadores, deseando demostrar que son un equipo muy a tener en cuenta.
Un ataque que el año pasado no estuvo a la altura de las expectativas, del cual todo el mundo espera que resurja este año y sea pilar del equipo. Toda la atención estará puesta en ellos.

Comenta la actualidad de los ATLANTA FALCONS en su Post Oficial de nuestro foro.