SAN FRANCISCO 49ers

RANKINGS 2015 (5-11, 4º NFC WEST)

Ataque Media NFL
Puntos Anotados 14,9 32º
Yardas Totales 303,8 31º
Yardas de Carrera 96,5 21º
Yardas de Pase 207,3 29º
Defensa Media NFL
Puntos encajados 24,2 18º
Yds tot. permitidas 387,4 29º
Yds car. permitidas 126,3 29º
Yds pas. permitidas 261,2 27º

TRANSACCIONES PRINCIPALES

SALIDAS:

Alex Boone, G (Minnesota)
Reggie Bush, RB (F.A.)
Anquan Boldin (F.A.)

LLEGADAS:

Zane Beadles, G (Jacksonville)
Thaddeus Lewis, QB (Philadelphia)

DRAFT CLASS 2016

1(7) DeForest Buckner DE Oregon
1(28) Joshua Garnett OG Stanford
3(5) Will Redmond CB Mississippi State
4(35) Rashard Robinson CB LSU
5(3) Ronald Blair DT Appalachian State
5(6) John Theus OT Georgia
5(35) Fahn Cooper OT Ole Miss
6(32) Jeff Driskel QB Louisiana Tech
6(36) Kelvin Taylor RB Florida
6(38) Aaron Burbridge WR Michigan State
7(28) Prince Charles Iworah CB Western Kentucky

¡Qué diferencia hace un año! 28 de diciembre de 2014, Jim Harbaugh y los 49ers anuncian su despedida del equipo. 14 de enero de 2016, Chip Kelly es contratado como nuevo head coach de San Francisco. Entre medias, doce meses de caótica dirección de Jim Tomsula.

Si la gerencia quería una transición tranquila después de divorciarse del entrenador más exitoso de la franquicia en lo que llevamos de siglo peor no pudo salirle la jugada. Los niners naufragaron durante un 2015 plagado de retiradas, malas noticias y pésimo rendimiento en el terreno de juego. En lugar de olvidar a Harbaugh, quien completó una gran primera temporada en Michigan, fueron más y más las voces que clamaron por su marcha.

El encargado de enderezar el rumbo del equipo va a ser Chip Kelly. El matrimonio entre San Francisco y Kelly no pudo ser más forzado. Uno era incapaz de contratar nuevo head coach y el otro permanecía en casa sin recibir una sola oferta. Esta unión de conveniencia puede resultar mágica o un completo fracaso.

Las indicaciones iniciales son que Kelly ha aprendido algunas cosas de su accidentada estancia en Philadelphia. Atrás quedan sus intrusivos controles diarios de orina, la rigidez con la vestimenta de sus jugadores o las extenuantes prácticas que machacaban al equipo. Lo que está por ver es si también se adaptará cuando lleguen los días de partido o si seguirá empleando su ataque relámpago que tanta presión pone en su propia defensa. En este aspecto la cosa no es tan prometedora.

Aficionados de San Francisco, preparaos para sufrir este año. La reconstrucción que se quiso esquivar la temporada pasada va a ser inevitable ahora. El staff técnico ha dado un vuelco completo. Tanto ataque como defensa instalan nuevos sistemas. Hay mucho jugador joven todavía por formar. Todo lo que haga este equipo debe ser pensando en 2017.

La batalla por la titularidad en el puesto de quarterback va a llevarse muchos titulares en esta pretemporada. San Francisco no eligió un quarterback en las primeras rondas del draft ni tampoco pudo encontrar acomodo vía traspaso para Colin Kaepernick. Eso dejó a Kap sin otro remedio que presentarse a los primeros entrenos del equipo allá por el mes de mayo. Su lucha con Blaine Gabbert promete ser bastante cerrada. Kelly ha declarado más de una vez que no tiene ninguna prisa en nombrar al “ganador”, así que es probable que no lo haga hasta al menos pasado el tercer encuentro de pretemporada.

Kaepernick tiene más capacidad para ejecutar las acciones de “zone read” habituales en el playbook de Kelly. Sin embargo, Gabbert es un lanzador más preciso de forma consistente y tiene mejor toque en sus pases, aspecto importante dado que la mayoría de los lanzamientos que propone Chip son rápidos y necesitan de velocidad y toque. Mi favorito para imponerse en este duelo es Gabbert, quien de forma anónima mostró señales de vida a finales de la pasada campaña.

Independientemente de quien sea el quarterback titular, el objetivo número 1 en un ataque de Chip Kelly es no olvidemos siempre que correr con el balón. Buenas noticias para el runningback Carlos Hyde, uno de los pocos “playmakers” en la ofensiva de San Francisco. El juego de Hyde se caracteriza por la potencia y el desprecio total a evitar cualquier contacto. Ese estilo agresivo ha conducido a varias lesiones que le han hecho perderse once partidos en dos años. Mantenerse sano ha de ser una prioridad. Por detrás de él los niners cuentan con varios corredores de poco pedigree como Shaun Draughn, DuJuan Harris, Mike Davis y el novato Kelvin Taylor (hijo de Fred Taylor).

Si el cuerpo de runningbacks está justito qué podemos decir del de receptores. Anquan Boldin fue dejado marchar en la agencia libre, no por falta de rendimiento ni compromiso, sino por no encajar en los planes de futuro. Torrey Smith es el único wide receiver contrastado en plantilla. Su labor será fundamental dentro y fuera del campo. Por lo visto este año está adoptando más protagonismo en los medios y ejerciendo de líder. Quinton Patton es el candidato para ser el receptor número 2 con Bruce Ellington trabajando en el slot. Otra discutible reciente selección de draft, DeAndre Smelter, regresa tras una lesión que le dejó parado todo el 2015. La sexta ronda Aaron Burbirdge y el fichaje de la liga canadiense Eric Rogers batallarán todo el training camp para entrar en la rotación. Kelly y los diferentes entrenadores van a tener que exprimir toda la producción que puedan de este grupo de jóvenes que hasta ahora no ha demostrado nada en el campo profesional de la NFL.

MVP ATAQUE: Torrey Smith: aparte Smith, el receptor más veterano del equipo es Quinton Patton en su cuarta temporada y 36 recepciones totales. Torrey tendrá que ser un ejemplo a seguir para sus jóvenes compañeros, igual que él aprendió en su día de Anquan Boldin. A veces el líder del equipo no es necesariamente su mejor jugador y éste puede ser el caso de Smith este año.

Los tight ends tampoco pueden hacernos emocionar mucho a día de hoy. Garrett Celek recibió una generosa renovación en la “offseason” y debería ser por ello el titular. Kelly utiliza con frecuencia formaciones con dos tight ends así que otro puesto de muchos snaps está en juego. Vance McDonald afronta su año de contrato con esa presión extra para enseñar de una vez por todas porqué fue una segunda ronda del draft. Blake Bell (4ª ronda de 2015) y Bruce Miller (reconvertido desde la posición de fullback) completan el grupo.

Cerramos el desolador panorama de la ofensiva hablando de la línea de ataque, donde al menos se ven -como diría aquel- algunos brotes verdes. Joe Staley se mantiene como el tackle izquierdo y es seguramente el mejor jugador libra por libra de la ofensiva. A su vera ya no estará Alex Boone, quien ha volado en agencia libre rumbo a Minnesota. Su marcha no es el fin del mundo porque su sustituto, Zane Beadles, puede que quizás encaje mejor en el sistema de bloqueos zonales de Kelly. Daniel Kilgore recupera desde el principio el mando en la posición de center y salvo lesión no lo ha de perder ante el decepcionante Marcus Martin. El lado derecho que fue el principal blanco de desgracias el año pasado debe tener una cara totalmente nueva en 2016. Hay muchas esperanzas en que el novato Joshua Garnett se haga con la titularidad en el guard derecho. De no ser así, resultaría imposible entender el agresivo movimiento por él en la primera ronda del pasado draft. Y atención, atención para el tackle derecho contamos definitivamente con la vuelta de Anthony Davis. Después de un año de retirada marcado por comentarios ofensivos en las redes sociales hacia todo el equipo (staff y compañeros) ambas partes han dicho aquello de “pelillos a la mar” y han declarado la paz. Si está mínimamente bien física y mentalmente su camino a la titularidad no presenta muchos obstáculos. Los niners contaban hasta su llegada con un importante agujero en esa posición.

El cambio que ha dado esta unidad en apenas dos años es increíble. De contar con una de las defensas más veteranas de la liga se ha pasado a ser una de las más jóvenes. La filosofía también cambió por completo. De ser una defensiva de ejecución que apenas usaba el blitz con Vic Fangio se viró hacia los complicados esquemas de Eric Mangini que nunca fueron dominados por jugadores tan jóvenes e inexpertos. El nuevo DC es Jim O´Neill, discípulo de Rex Ryan, que continuará preponderando la 3-4 sobre la 4-3 pero sin los exóticos toques de Mangini.

La defensa destila juventud en todos sus frentes pero en ninguno de forma más clara que en la línea. Arik Armstead, 1ª ronda de 2015, y DeForest Buckner, 1ª ronda de 2016, han de formar pareja de defensive ends. Los dos fueron compañeros universitarios en Oregon donde además fueron entrenados por Chip Kelly. Quien sabe, puede que rápidamente San Francisco encuentre el relevo a la gran pareja que fueron Justin Smith y Ray McDonald. Pero aún queda mucho para eso.

Malas noticias recién iniciado el training camp. Ian Williams no se ha recuperado a tiempo de sus operaciones de tobillo y se perderá toda la temporada. En 2015 fue uno de los mejores nose tackles de la competición e incluso renovó en principio por cinco campañas más. Ahora su futuro en la liga está en duda. El principal candidato a sustituirle es Quinton Dial, uno de los pocos jóvenes que dio un salto de calidad a los mandos de Tomsula. Glenn Dorsey se recupera de una grave lesión y poco a poco está cogiendo la forma. Cuando llegue al 100% debería ser el titular para los downs de carrera y dejar a Dial formar rotación con Armstead, Buckner y el novato Ronald Blair en un frente de tres o cuatro hombres para situaciones claras de pase.

MVP DEFENSA. NaVorro Bowman. Al principio de la pasada temporada se le vio que no llegaba a los sitios que podía antes, especialmente en cobertura de pase. Según progresó la liga su rendimiento fue a más y culminó la campaña con alguna que otra actuación memorable. Con otra “offseason” para ganar fuerza en esa rodilla dañada las perspectivas son muy buenas.

El capitán de la defensa, NaVorro Bowman, regresa a tope en su año 2 en activo tras la grave lesión de enero de 2014. Bowman no se ha perdido un solo entrenamiento en la “offseason”, lo que indica lo bien que se encuentra y el hambre que tiene. Junto a él batallarán en el training camp para ser el otro inside linebacker Michael Wilhoite, Gerald Hodges y Ray-Ray Armstrong.

En el exterior de los linebackers continúa Ahmad Brooks. Es curioso como mientras todo se tambalea a su alrededor Brooks ha seguido siendo parte de la plantilla pese a llevar formando parte de la “lista de transferibles” varios años. Estuvo en la perrera de Harbaugh y de Tomsula. Su participación se ha hecho ahora más importante por la suspensión de cuatro partidos sobre Aaron Lynch. El ex 5ª ronda había parecido hasta el momento como un robo del draft pero este percance supone un punto claro de precaución para el futuro y de cara a un venidero contrato. San Francisco terminó 2015 en el puesto 29 de la clasificación de sacks así que más fuentes de presión son necesarias. Eli Harold ha ganado peso para contar con mayor potencia para el pass-rush. Tank Carradine ha hecho el movimiento contrario. Su bajada de peso ha propiciado su cambio de defensive end a outside linebacker. Veremos cuál de los dos procesos obtiene un mejor resultado.

Terminamos el repaso a la defensa hablando de la secundaria. Tramaine Brock tiene atado un puesto de titular. El otro parece que será propiedad de Jimmie Ward. El ex 1ª ronda había sido hasta ahora “slot cornerback”, pero los entrenadores están realizando un movimiento decidido para colocarle en el exterior y hacerle titular a tiempo completo. El trabajo de cornerback número 3 está completamente en al aire. Cualquiera de entre el grupo formado por Kenneth Acker, Dontae Johnson, Keith Reaser, Chris Davis y tres rookies más podría resultar el ganador. No hay tantas dudas en lo que a los safeties se refiere. Antoine Bethea y Eric Reid son los titulares en la defensa base y Jaquiski Tartt será utilizado con profusión en los paquetes de sustitución.

Phil Dawson sigue un año más como kicker. Su precisión en las patadas vale doble con los extra points retrasados. En 2015 el único que falló se debió a un bloqueo del oponente. Que Bradley Pinion y su poderosa y joven pierna se encarguen de los kickoffs ciertamente le ayuda. Pinion se mostró muy irregular en su campaña de novato pero mostró maneras, lo que necesita es ganar consistencia.

Los retornos seguirán siendo un año más un yermo en la bahía. El experimento Jarryd Hayne no cuajó los efectos deseados. El australiano anunció en primavera su retirada de la NFL para afrontar la aventura olímpica en rugby. Bruce Ellington queda pues como favorito para seguir llevando las riendas de los retornos de punt y kickoff, aunque es de sobra conocida su dificultad para mantenerse sano. Un wild card podría ser Chris Davis, quien en college protagonizó una de las jugadas más espectaculares de los últimos tiempos en un retorno de field goal fallado en la “Iron Bowl” (Alabama vs Georgia) de 2013.

Front 7 joven de mucha proyección: la lesión de Ian Williams, la mejor baza como nose tackle en nuestra 3-4, pone un lunar en lo que no obstante es un punto fuerte del equipo. Arik Armstead y DeForest Buckner pueden ser un gran pareja a largo plazo y NaVorro Bowman parece plenamente recuperado. Si Aaron Lynch se mantiene en la senda correcta (gran asterisco aquí) el futuro es prometedor.
Cuerpo de receptores nada probado: Chip Kelly y el entrenador de wide receivers, Bob Bicknell, van a tener que obrar poco menos que un milagro para sacar productividad de un grupo tan poco contrastado. Torrey Smith es su mejor carta y ni siquiera es un número 1 al uso. Detrás de él llega el abismo.

Comenta la actualidad de los SAN FRANCISCO 49ERS en su Post Oficial de nuestro foro.