LArams

RANKINGS 2015 (7-9, 3º NFC WEST)

Ataque Media NFL
Puntos Anotados 17,5 29º
Yardas Totales 297,6 32º
Yardas de Carrera 122,3
Yardas de Pase 175,3 32º
Defensa Media NFL
Puntos encajados 20,6 13º
Yds tot. permitidas 367,8 23º
Yds car. permitidas 113,8 20º
Yds pas. permitidas 254,1 23º

TRANSACCIONES PRINCIPALES

SALIDAS:

Janoris Jenkins, CB (NY Giants)
Chris Long, DE (New England)
James Laurinaitis, LB (New Orleans)
Daren Bates, LB (Oakland)
Jared Cook, TE (Green Bay)
Nick Fairley, DT (New Orleans)

LLEGADAS:

Rodney McLeod, S (Philadelphia)
Quinton Coples, DE (Miami)
Coty Sensabaugh, CB (Tennessee)
Dominique Easley, DT (New England)

DRAFT CLASS 2016

1(1) Jared Goff QB California
4(12) Tyler Higbee TE Western Kentucky
4(19) Pharoh Cooper WR South Carolina
6(2) Temarrick Hemingway TE South Carolina State
6(15) Josh Forrest ILB Kentucky
6(31) Michael Thomas WR Southern Miss

Stan Kroenke, propietario de los Rams, tiene una visión; hacer de los Rams un equipo global. Y que mejor manera de empezar a globalizar el equipo que mover la franquicia a una de las ‘capitales’ del mundo: Los Angeles, CA.

Era un hecho cantado que la franquicia se trasladaba. Kroenke ya había comenzado a mover las tierras para su nuevo estadio y en la reunión de propietarios consiguió la aprobación por un sorprendente 30 votos contra 2. Los grandes perjudicados (y presumibles votos en contra): San Diego Chargers y Oakland Raiders, que también querían su parte del pastel del segundo mercado de los USA.

Ya con los motores calentados por el movimiento de la franquicia, anuncian que este año los elegidos para Hard Knocks son los Rams. Y eso implica aún más cobertura de los medios. Kroenke debe estar encantado. Claro está que no puedes plantarte en LA y decir que tu starter es Case Keenum. Así que, para dar un poco más que hablar, Les Snead y Jeff Fisher anuncian que han subido a por el Pick #1 del draft 2016. Eso si; demoraron el anuncio del trade para no pisarle a Kobe Bryant su noche de despedida, cosas de Los Angeles…

Con la elección de Jared Goff ya hay, sobre el papel, QB de futuro en LA. Se decía que era una franquicia a un QB de hacer algo importante y tras el fallido experimento Nick Foles intentan solucionarlo a base de draft. Aún así, las expectativas no son halagüeñas. Son un equipo para el que preveo una horquilla de 4 a 8 victorias. No son ni tan buenos como me gustaría, ni tan malos como dicen en ESPN.

Fisher lleva tiempo intentando que su filosofía de football funcione y, por ello, este año veremos más de lo mismo, defensas físicas y predominio de ataque terrestre. El año pasado la defensa, sin tener números espectaculares, consiguió ser la segunda mejor en la zona roja con un 41% de TD permitidos; y ahí radica su grandeza. El ataque es anémico y no funcionó con Foles, pese a tener un corredor de mas de mil yardas y un bailarín como Tavon Austin. Este año con la adición de armas ofensivas es posible que Goff haga más pases que los que vimos el año pasado. Pero el año de rookie suele ser muy duro para los QBs. Si gente como Peyton Manning tuvieron primeros años flojos, no creo que Goff vaya a tirar 5000 yd y 40 TD.

Buenas noticias para el ataque de LA Rams; si eres el último, no puedes ir más abajo. Al timón tendremos, tarde o temprano, al flamante Pick #1 de 2016. Pese a que Fisher ha declarado que Case Keenum es el starter a comienzo del training camp, algo debería ir muy mal para que Jared Goff no estuviera debutando en el Coliseo en el MNF de la Week 1. Con Foles cortado, queda saber que va a ocurrir con los otros 2 que hay en plantilla; Sean Mannion y el ya mencionado Keenum. Mannion es posible que continúe de sujetapapeles un año más, pero está claro que su situación como sophomore es poco apetecible si deciden ir con dos QB. Keenum también debería preocuparse; ya que si Fisher le considera imprescindible, es que algo trama; Fisher miente más que habla. La lógica dice que irán los tres QB en el roster.

Tras los mariscales de campo tenemos al cuerpo de corredores. Hay un RB1 en Todd Gurley que puede marcar una época como Marshall Faulk (o ser la reencarnación de SJ39). El año pasado dio sobradas muestras de su calidad tras venir de un ACL. Tomando por segura la sanción a Tre Mason, tenemos a Benny Cunningham el especialista de terceros downs y una pelea por el tercer puesto de RB entre Malcolm Brown y Aaron Green. Brown es más un corredor norte-sur y de Green destaca su elusividad, asi qué tendrán que pelear el puesto en el training camp. El cuarto puesto de RB será para el jugador de equipos especiales Chase Reynolds y tendremos un año mas a Cory Harkey, pese a estar listado como TE, como FB de facto.

MVP ATAQUE. Todd Gurley. EL año pasado firmó unos espectaculares números en sus 11 starts, incluyendo cuatro partidos consecutivos de mas de 100 yd. Este año no nos extrañaría en absoluto verle superando los 350 carries, con una media de 20-25 por partido. Fisherball, baby.

El cuerpo de receptores es donde ha habido más movimiento en el draft. Tras un año desastroso en el aspecto aéreo del ataque, el draft se consagró a reforzar este aspecto del juego. Con un puesto asegurado en el grupo de WR tenemos a Kenny Britt, un jugador que no ha llegado a brillar todo lo que debería pese a dejar gotas de ese talento (véase la quemada a Sherman). Luego esta el flamante #8 del draft de 2013, Tavon Austin. La navaja suiza del ataque Rams. Siempre que se le da el balón con espacio es capaz de sacar petróleo. El problema es que no ha explotado como receptor al uso, de hecho tiene mejores estadísticas como corredor que de recepción. Como wideout con puesto casi asegurado, tenemos a Brian Quick. Un jugador con cuerpo de WR1, pero que no llega a explotar. En 2014 hizo números excelentes hasta que una lesión corto su progresión y volvió a ser ‘el de siempre’. Se le ha hecho un contrato de un año, a ver si funciona. El pick de 4ª ronda Pharoh Cooper es un jugador que se asemeja a Austin y se perfila como slot. En la 6ª se eligió a Mike Thomas, un receptor del que se dice que tiene capacidades de ser un sleeper jugando en el outside. Bradley Marquez ocupó la plaza de Stedman Bailey con acierto y aprovechó su tiempo de juego en la ofensiva y con los equipos especiales, así que es posible que pueda hacerse un hueco en el roster. A Deon Long pese a ser de la practice squad lo incluimos en el grupo UDFA de D’haquille ‘Duke’ Williams, Nelson Spruce, Paul McRoberts y Marquez North. De estos últimos el mas relevante es Duke Williams un ex de Auburn con ‘Talento de primera ronda y actitud de séptima‘ según sus propias palabras.

La salida de Jared Cook deja a Lance Kendricks como el TE1 y un puesto fijo en un grupo formado por él, un fullback (Harkey) y dos rookies. La primera elección de Rams el tercer día fue Tyler Higbee, de los mejores TE receptores que entraban al draft. Muchos draftniks decían que era un fijo para salir elegido en el segundo día del draft, pero un feo incidente en un bar le hizo bajar puestos. Teniendo en cuenta que Kendricks dropea uno de cada 7 pases atrapables, es posible que Tyler le acabe robando el puesto a Lance en la zona roja. Termarrick Hemingway, una 6ª ronda podría ser el cuarto en discordia. Un jugador con las herramientas físicas para triunfar, pero que tendrá duro ganarse un puesto. Justice Cunningham ha ido y venido de la PS y es un buen bloqueador, pero no despunta en el juego de pase.

En 2015 hubo una OL que sólo concedió 18 sacks. Esa OL también tuvo un corredor de más de mil yardas (el primero desde SJ39). Pues los expertos dicen que son malos. Y yo no se que decir. El año pasado la llenaron de rookies que cumplieron, así que este año esperamos más. Greg Robinson será el LT. Un portento físico que se ha atascado en la NFL y que le quedan pocas oportunidades antes de irse al interior. Lo mismo que le sucedió al LG, Rodger Saffold. Un LT que pasó adentro y se ha convertido en un buen guard. Lamentablemente se lesiona más que juega. Como Center tenemos a Tim Barnes; que sí que es regulero, pero tiene un don para recuperar fumbles y se maneja suficiente en run blocking. Como RG veremos a Jamon Brown. Un road grader en toda regla. Lo estaba haciendo bien, hasta su lesión contra los Bears. Este año debería afianzarse en el interior. Y a la derecha del todo, de los mejores RT del año pasado. Rob Havenstein. No solo abría huecos para la carrera, si no que fue el único OT con más de 12 starts que no concedió sacks. Cuando estuvo lesionado el equipo lo notó. Como sexto hombre, y pudiendo jugar en cualquier posición, el veterano Garrett Reynolds es un seguro de vida. Sobre todo teniendo a gente como Saffold en el equipo. Para los cuatro puestos restantes, suponiendo que Fisher vaya con diez OL, tenemos cinco nombres. Andrew Donnal OT, un frigorífico con piernas para abrir huecos para Gurley. El año pasado cubrió el RT cuando se le necesitó. Isiah Battle, OT. Flamante pick suplementario, con mas interrogantes que G-Rob. Mucho potencial y upside pero mala cabeza. Cody Wichmann, OG. Otro línea grande para la carrera. El año pasado, por las lesiones de Saffold y Brown, fue titular en varios partidos. Demetrius Rhaney, C/G. Pensaba que el año pasado iba a ser el elegido en el centro, pero malos snaps y lecturas le relegaron a la suplencia. Aguanta mejor el rush interior que Barnes. Darrell Williams OT. Silenciosamente se ganó en 2015 un puesto en el equipo desde el UDFA. El año pasado se lesionó jugando contra Bears; el mismo partido en el que se lesionaron Havenstein y Brown.

El salvavidas del equipo. Esta defensa sin ser la mejor, ha dado partidos: Parando drives oponentes en el último cuarto (ver SEA@STL), como ha dado partidos anotando en defensa (ver STL@SEA). Sí. El año pasado Rams ganó los dos partidos a los Síjoks. 

La línea defensiva es el baluarte de este equipo. Un sólido grupo de veteranos. Es por ello que está muy caro conseguir un puesto en este grupo. Desde la 3-technique, Aaron Donald. Viene de una temporada de 11 sacks y parece que no tiene límites. Un auténtico lujazo el verle jugar. Michael Brockers será el DT que jugará más dentro. El de LSU estará abonado a la 1-tech en su quinto año de contrato rookie. Como RDE, Robert Quinn. Unas temporadas de lesiones le han impedido llegar a los dobles dígitos en sacks en 2015, pero esperamos que este año vuelva a su forma de 2013. En la izquierda y tras ganarse los galones como sustituto del cortado Long, William Hayes; que por fin será starter en su novena temporada en la NFL. En la rotación tendremos al veterano Eugene Sims, un DE cumplidor qué el año pasado tuvo que tomar más protagonismo por las lesiones de los titulares. Repitiendo como jugador de rotación Ethan Westbrooks. Un jugador que puede jugar dentro o fuera que se ha ganado un puesto viniendo desde la división II. Luego tenemos como fijos a los tres fichajes en la agencia libre. Dom Easley, proviniente de Boston. Un rusher interior que, sobre el papel, puede causar estragos en el ataque rival siempre que las lesiones le respeten. Luego tenemos Cam Thomas, un DT más pensado en ser el que le dé descanso a Brockers en el medio. Por último esta Quinton Coples, un DE que no ha vivido al nivel de su ronda de draft. Un ‘proyecto de reciclaje’ como lo fue Mathias Fairley el año pasado.

James Laurinaitis ha sido el cerebro dentro del campo de la defensa. Siempre ha estado ahí. Ha jugado prácticamente el 100% de snaps defensivos del equipo. Pero este año no estará. Su sustituto designado es Alec Ogletree. Una gran responsabilidad para un gran jugador. Ha liderado al equipo en placajes desde su año rookie y es bueno bajando a cobertura de pase. El centro es su posición ideal; la incógnita es si llevar el punto verde en el casco será demasiada carga para él. En la posición de Sam tendremos un año mas a Akeem Ayers. Un veterano cumplidor con seis temporadas en la NFL, que podría perder su puesto a lo largo de la temporada. Detrás de estos dos, con más trabajo en equipos especiales que en rotaciones en defensa, estarán Cameron Lynch y Bryce Hager. La única adición a la defensa en el draft es Josh Forrest. Un jugador que en college la mayoría de jugadas estaba entre tackles y posiblemente acabe en una depth chart de LB muy poco profunda.

La defensa volverá a usar como base la nickel, así que el grupo de defensive backs estará bien representado. La clave de esta big nickel, formación con tres safeties y dos cornerbacks, es usar a Mark Barron de weak safety alineado cerca de la caja, como si fuera un LB. Junto a él serán fijos en la secundaria Trumaine Johnson como CB1 y TJ McDonald como SS, si su detención por DUI no trae consecuencias. Tru viene de una temporada de 7 INT y 17 pases defendidos, así que no se puede dudar de su calidad. Defendiendo el slot veremos a LaMarcus Joyner. En la lucha por el puesto de CB2 se perfilan EJ Gaines, que hizo una sensacional temporada 2014, y el fichaje Coty Sensabaugh. A priori, Christian Bryant y Cody Davis pelearán por el puesto de FS vacante tras la pérdida de Rodney McLeod, salvo que algún UDFA despunte. Mo Alexander listado oficialmente como S, dará profundidad al roster, presumiblemente de SS.

LA Rams tiene en plantilla al mejor punter de la liga: Johnny Hekker, así que esa parte de los que chutan el balón esta bien cubierta. En la otra faceta, los focos vuelven a caer sobre Greg Zuerlein el kicker. Ha demostrado tener potencia de sobra en las piernas pero su precisión ha ido en declive. No hay nadie que le compita el puesto en el training camp, pero muy bien puede ser ésta su última temporada con los Rams.

Retornando las kickoffs veremos a Benny Cunningham, que en 2015 promedió 28.6 yd por retorno, el cuarto mejor registro de la liga. De PR, una vez más, Tavon Austin. A veces se llena de balón y retrocede en busca de un hueco que no aparece, pero otras veces vuela sobre la línea de cal y deja jugadas espectaculares. El LS será Jake McQuaide, no le recuerdo un mal snap en 2015, así que seguirá en el campo.

– Todd Gurley. Uno de los mejores RB del año pasado. Si sigue su progresión será imparable
– La defensa puede dar partidos. Las maquinaciones de Gregg Williams son uno de los activos del equipo
– Son competitivos en su división. Cuatro victorias el año pasado lo demuestran
– No hay juego de pase. Y un QB rookie, en el que se ha invertido mucho, no va a solventarlo
– Disciplina. La sangría de yardas por penalizaciones cuesta partidos. Sobre todo los pañuelos después del silbato
– La marcha de varios veteranos puede trastocar el equilibrio de liderazgos en el vestuario

Comenta la actualidad de los LOS ANGELES RAMS en su Post Oficial de nuestro foro.