Swarco Raiders y Graz Giants jugarán la Austrian Bowl

Superaron en semifinales a Ljubljana Silverhawks y Vienna Vikings respectivamente

1080
Los Giants vuelven a una Austrian Bowl siete años después (Lucas Kundigraber)

Swarco Raiders y Graz Giants aprovecharon su ventaja de campo y se impusieron a Ljubljana Silverhawks y Vienna Vikings respectivamente, para lograr el pase a la gran final de la AFL.

El equipo de Innsbruck vivió una plácida tarde ante los eslovenos (63-30) sin embargo los de Graz tuvieron que emplearse mucho más a fondo a pesar de las bajas de los Vikings (7-3).

Los Raiders no dieron opción. Los de Shuan Fatah establecieron una ventaja de 28 puntos sin respuesta entre el primer y el segundo cuarto y ahí se terminó el partido.

Sean Shelton (13/17, 190 yardas, 3 TD) dirigió a la ofensiva a sus anchas y con la ayuda del corredor Ezri Ansah Acquah (147 yardas, 1 TD) desmantelaron a los Silverhawks.

Tras el descanso el equipo de Ljubljana consiguió maquillar un tanto el marcador gracias sobre todo a las acciones del QB norteamericano Anthony Gardner (14/22, 203 yardas, 2 TD, 1 int) y a las atrapadas de Matic Tomse (5 recepciones, 125 yardas, 2 TD) hasta dejar el marcador en el 63-30 definitivo.

En Graz, en un partido marcado por el fuerte viento, los Giants consiguieron superar a los Vikings en un partido no acto para cardíacos. Las cosas no empezaron bien para los de Viena ya antes del kickoff. Una enfermedad dejaba fuera de combate al QB titular Alexander Thury y, como su suplente, el juvenil Bernhard Seikovits se lesiono en el Mundial Sub-19, el WR Dominik Bundschuh (5/13, 36 yardas, 2 ints y 86 yardas de carrera) se tuvo que hacer cargo de la ofensiva.

Tras un primer cuarto dominado por las defensas, un field goal de Maurice Wappl puso por delante a los Vikings en el inicio del segundo periodo. Mediado el cuarto, Matthias Kiegerl le dio la vuelta al partido con una carrera de 3 yardas y ya no se volvió a mover el marcador.

En el último cuarto los de Viena tuvieron opción de patear un field goal de 29 yardas pero los Giants consiguieron bloquearlo.

Tras recuperar el cuero los locales firmaron un larguísimo drive en el que, aunque no consiguieron sentenciar el partido, se comieron casi todo el reloj dejando poco más de minuto y medio en el reloj a su rival. Un pase de Bundschuh fue interceptado por Thomas Winter y ahí se terminó el partido.

De esta manera el equipo de Graz vuelve a una final por primera vez desde 2009 y rompe el monopolio «Vikings-Raiders» que se había mantenido durante el último lustro.