Dracs se apunta su séptima Liga Nacional tras superar a Firebats

Los catalanes se impusieron en la gran final por 41-14. Sergi Gonzalo MVP.

1426
Badalona Dracs
Badalona Dracs, campeones nacionales 2016 /FEFA

No hubo sorpresa. Los Badalona Dracs hicieron valer su favoritismo tras una temporada regular perfecta. El conjunto catalán superó por 41-14 a los Valencia Firebats y añadieron a su palmarés el séptimo campeonato nacional.

A pesar de lo abultado del marcador lo cierto es que el equipo amarillo no puso las cosas nada fáciles. Firebats lucho contra los elementos y lo hizo en todo momento con la cabeza alta y con el orgullo propio del que no estaba dispuesto a ceder su trono sin vender cara su piel.

Una desgraciada lesión de Hector Pertegaz los días previos al partido dejó a los valencianos sin su gran referencia en el juego terrestre. Sin duda la baja del rocoso RB valenciano obligó al coach Álvaro Quezada a modificar su plan de juego pero lo que no hizo fue mermar su arrojo.

Como si de una fiera herida se tratara los Firebats salieron con la intención de morir matando y en su primera jugada desde scrimmage una jugada de «hook & ladder», en la que un receptor valenciano devolvía el cuero a un compañero tras atrapar el balón, pillaba completamente por sorpresa a la defensa de Dracs y llevaba el balón hasta la red zone catalana.

Quizás ese primera jugada fue el resumen del partido. Unos Firebats heridos tratando de incomodar de cuantas formas fuera posibles, picando como enjambre de avispas, y unos Dracs como gigantes que, a mano abierta, frenaban sus letales acometidas recibiendo algún picotazo que otro pero finalmente acabando con la amenaza del rival a base de contundentes mandobles.

UN PARTIDO ESPECTACULAR

La primera parte fue un continuo toma y daca pero tras la primera toma de contacto fue Dracs quien abrió el marcador gracias a un pase de Sergi Gonzalo para Drew Clausen. La respuesta valenciana no se hizo esperar y esta vez fue Thomas Murphy el que conectó con Javier Martínez para adelantar a los valencianos tras la transformación del extrapoint (6-7).

Esa fue la tónica hasta antes del descanso pero, como los valencianos estaban más acertados en las patadas a palos el intercambio de touchdowns (Clausen en carrera personal y Murphy para Joshua Helmkamp) les colocaba por delante (12-14). Finalmente, el segundo pase de Gonzalo, ahora para su hermano Xavi, y las posterior conversión de dos de Clausen daba a los de Badalona una ventaja de 20-14 cuando ambos equipos se retiraron a los vestuarios.

Firebats había perdido ya por lesión a Ryan Seaberg y a Alejandro Silvestre -dos piezas cruciales- pero, insaquibles al desaliento, los de Quezada trataban de agarrarse al partido con uñas y dientes, en una actitud encomiable que sin duda les define como equipo, pero el guión lo establecía Dracs y el guión de Oscar Calatayud estaba muy claro.

En la segunda parte los de Badalona sacaban el mazo en forma de «big plays» y primero con un pase de 25 yardas de Gonzalo para Clausen y después con otro sensacional envío de más de 80 yardas del QB catalán para Rob Jackson, el marcador se iba a un 35-14 en el tercer cuarto que ya decantaba claramente la final para los de negro y plata.

Los valencianos, ya muy mermados físicamente, contenían como podían el vendaval que se les venía encima pero no pudieron evitar un último touchdown, otra sensacional atrapada en la enzone de Jackson, que suponía el quinto pase de TD de Gonzalo, MVP de la noche, y el definitivo marcador de 41-14.

De esta manera Badalona Dracs culminó una inmaculada liga 2016 en la que han contado por victorias todos sus partidos en la competición doméstica y en la que supieron sobreponerse a la baja del que estaba siendo su gran estrella, el QB norteamericano Mike Box, para demostrar su gran fondo de armario y ratificar, sin cambiar el estilo agresivo a la ofensiva de toda la temporada, que este año han sido, sin discusión, el mejor equipo del país.