Murcia Cobras asciende a Serie A tras una final para la historia

Los murcianos derrotaron por 10-8 a Pioners en un final memorable

3128
Cobras, último equipo en lograr el ascenso a la máxima categoría (Pablo Tomás)

Cobras logró el ascenso a la LNFA Serie A tras derrotar a Pioners por 10-8 en un partido memorable en el que los murcianos remontaron 8 puntos de desventaja con un épico drive final que ya queda para la historia del football nacional.

El equipo que entrena Alejandro Sotomayor realizó una vez más un gran esfuerzo defensivo anulando prácticamente al QB mexicano Erick Pérez, pieza fundamental de la escuadra de L’Hospitalet.

El encuentro sin embargo no empezó nada bien para los locales. Cobras empezaba con posesión del balón pero sólo era capaz de llegar a medio campo mientras que Pioners no perdía el tiempo y, a las primeras de cambio, Pérez conectaba un gran pase largo con Cameron Harnish que el joven WR transformaba en el touchdown que ponía el 0-6 en el marcador. El punto extra no fue bueno.

El segundo drive murciano no fue mejor. Una jugada de punt en las proximidades de su propia endzone no salía bien y la acción terminaba en un safety que daba dos puntos más a los catalanes quienes además recuperaban la posesión del cuero.

Tras el traspiés inicial la defensa de Cobras empezaba a dar muestras de lo que ha sido durante toda la temporada y el segundo drive ofensivo de Pioners, que ya cruzaba a campo murciano, acabó con un fumble recuperado por los locales después de arrancarle el balón de las manos al WR de L’Hospitalet.

Ya en el segundo periodo los de Ramón Figueroa volvían a amenazar la «redzone» murciana pero, tras jugarse un cuarto down, Pérez era detenido contundentemente por la defensa del equipo que ayer vestía de negro y Pioners volvía a irse sin puntos.

Ninguno de los dos ataques daba muestras de fluidez pero, tras un buen retorno de punt por parte de Jesús Clemente, una falta personal colocaba a los locales en una magnífica posición de campo. El RB Jose Antonio Sotomayor, estilete ofensivo de los murcianos este año, se escapaba entonces por la banda y lograba un touchdown que, añadido al extra point, podía a los suyos a sólo un punto (7-8), marcador con el que se llegó al descanso.

LAS DEFENSAS TOMAN EL MANDO

En la segunda parte la tensión empezaba a cortarse en el ambiente. Los ataques se estrellaba una y otra vez con unas defensas que no permitían absolutamente nada y entre drives de «tres y fuera», punts, y sacks se llegaba al último periodo.

Un pase de Pérez para Marcos Carmona llevaba al fin al conjunto catalán a campo de Cobras y una carrera de Walter Jublawi prácticamente los dejaba ya en «red zone» pero en ese momento se producía una de las jugadas claves del partido. Pérez trataba de recuperar un fumble del suelo tras un snap bajo pero la defensa murciana llegaba al cuero como una exhalación para hacerse con la posesión del balón y forzar un importante «turnover», impidiendo por tanto que los visitantes tuvieran opción de sumar más puntos a su marcador.

Pero la defensa de Pioners tampoco bajaba el pistón y el QB Francisco Ródenas, que ya no podía contar en el backfield con un Sotomayor que había resultado lesionado, apenas tenía tiempo de lanzar el balón ante la extenuante presión de la línea ribereña.

Así las cosas se llegaba al desenlace del encuentro. El conjunto catalán, con Figueroa a los mandos de la ofensiva por lesión de Pérez, arremetía por última vez sobre la defensa local prácticamente en el medio campo. Un holding complicaba el drive y finalmente un punt mandaba el balón a la yarda 6 desde donde los murcianos tendrían que iniciar su serie final ya dentro del «2 minute warning».

En ese momento Sotomayor decidía apostar como QB por Ángel Clemente (a la postre MVP del partido) y la decisión no pudo ser más acertada.

Primero una recepción de su hermano Jesús Clemente salvaba un cuarto down y mantenía vivo el drive. Después otra sensacional atrapada sobre la banda de Francisco Javier Martínez ya colocaba a los murcianos en campo de Pioners y finalmente, una recepción de Alberto del Cerro llevaba el cuero a la yarda 5.

Cobras se alineaba para chutar el field goal y, en los últimos segundos, el propio del Cerro convertía la patada que llevaba a Cobras a la élite nacional y desataba la euforia en las gradas del José Barnés.