Miami Dolphins 2015

1190
Tannehill & Philbin, la nueva era

RANKINGS 2014

Ataque Media NFL
Puntos Anotados 24,3 11º
Yardas Totales 350,1 14º
Yardas de Carrera 117,0 12º
Yardas de Pase 233,1 17º
Defensa Media NFL
Puntos encajados 23,3 20º
Yardas totales permitidas 343,4 12º
Yardas de carrera permitidas 121,1 24º
Yardas de pase permitidas 222,3

TRANSACCIONES PRINCIPALES

SALIDAS:

Knowshon Moreno, RB (F.A)
Jared Odrick, DT (Jaguars)
Mike Wallace, WR (Vikings)
Randy Starks, DT (Browns)
Daniel Thomas, RB (Bears)
Cortland Finnegan, CB (RET)
Brian Hartline, WR (Browns)

LLEGADAS:

Jordan Cameron, TE (Browns)
Greg Jennings, WR (Vikings)
Kenny Stills, WR (Saints)
Ndamukong Suh, DT (Lions)
Jeff Linkenbach, OL (Chiefs)

DRAFT CLASS 2015

1(14) DeVante Parker WR Louisville
2(20) Jordan Phillips DT Oklahoma
4(15) Jamil Douglas OG Arizona State
5(9) Bobby McCain CB Memphis
5(13) Jay Ajayi RB Boise State
5(14) Ced Thompson S Minnesota
5(20) Tony Lippett WR Michigan State

«Este año SÍ” o “Este año SI…” es la consigna de los Miami Dolphins, todo dependerá si a ese “SI” le ponemos la tilde o no. Si es un SÍ con tilde, significará que los Dolphins han entrado en post temporada. Por el contrario si es un SI sin tilde, es muy probable que Joe Philbin y todo su staff técnico sean los defenestrados, incluso el General Manager, Dennis Hickey, podría ver peligrar su puesto de trabajo. Stephen Ross, el propietario del equipo, no solo ha acometido pagando de su propio bolsillo la reforma del estadio, lo que traerá de nuevo la Super Bowl a Miami, sino que autorizó a su Front Office a tirar la casa por la ventana para hacerse con los servicios del jugador más deseado en la agencia libre, Ndamukong Suh, y espera resultados inmediatos.

Desde que Stephen Ross se hiciera con el equipo no conoce lo que es jugar un partido de post temporada, la última vez que los de South Beach jugaron en enero el equipo aun pertenecía a Wayne Huizenga y el gran Zar era Bill Parcells y su mano derecha Jeff Ireland. De aquellos años no queda apenas nada y la nueva propiedad tratar de devolver la gloria a un equipo que hace tiempo perdió todo su brillo y esplendor.

Por eso esta temporada es tan importante, si el equipo es capaz de colarse a la post temporada, Ndamukong Suh rinde como lo hacía en Detroit y Ryan Tannehill se asienta como QB franquicia, todos los sufrimientos de los últimos tres año habrán merecido la pena. Si el equipo fracasa, entonces será otra vuelta a empezar con lo que ello suele significar.

Hablar de ataque es hablar de Ryan Tannehill, 15 años y 16 QB después los Miami Dolphins parece que por fin han encontrado un QB que dote de estabilidad al puesto. Con el producto de Texas A&M el equipo ha tenido mucha paciencia, quizás a eso ayuda que es la primera vez desde el propio Marino que el equipo se gastaba una primera ronda en un QB. A Ryan Tannehill desde el primer día se le ha permitido crecer y desarrollarse, con lo que ello supone en cuota de errores y otras disfuncionalidades.

Sus dos primeros años creció bajo la batuta del que fuera su entrenador en el college, Mike Sherman. En su tercer año Joe Philbin se trajo a Bill Lazor, con él Ryan Tannehill se ha sentido mucho más cómodo y ha podido hacer uso de una de sus virtudes, su movilidad. También Bill Lazor le ha creado paquetes ofensivos que se adaptan mucho mejor a sus características, un QB que lee y funciona muy bien en rutas cortas e intermedias, pero flojea en las rutas profundas pese a tener un brazo mas que potente. Con ese sistema Ryan Tannehill ha podido lanzar 27 pases de TD y pasar de las 4.000 yardas, registro que no se repetía desde los tiempos de Dan Marino, aunque también hay que decir que es un registro al alcance de casi cualquier QB de hoy en día.

Ryan Tannehill contará con un nuevo arsenal completo de receptores para el año 2015. De los que han jugado con él anteriormente solo sigue Jarvis Landry, un acierto del draft del 2014 y del que se espera que explote su increíble capacidad de atrapar cualquier pase. El equipo decidió prescindir del que fuera su otrora estrella, Mike Wallace, un fichaje que representa el absoluto fracaso del régimen de Jeff Ireland en la agencia libre. A Wallace se le trajo a golpe de talonario, nunca conectó con Tannehill, aunque su actitud tampoco fue nunca nada ejemplar. El equipo se hizo con los servicios del jugador de tercer año Kenny Stills en un trade con los New Orlean Saints, y vía agencia libre ha llegado el veterano Greg Jennings, que se junta de nuevo con Philbin, con el que vivió sus mejores años en Green Bay. Sin embargo la gran esperanza es el WR elegido en el draft DeVante Parker, un jugador que responde al nuevo patrón de receptores grandes, 1.90 metro de altura y 95 kgs. de peso, capaces de intimidar a cualquier defensor y un peligro en la rona roja.

Tannehill seguirá siendo la apuesta de los Dolphins (AP)
MVP OFENSIVO: Ryan Tannehill. Todo el mundo en Miami espera que siga su línea ascendente

Para el puesto de TE, un problema no resuelto desde hace tiempo en Miami, los Dolphins se han hecho con Cameron Jordan, un TE enorme y con muy buenas manos, pero con serios problemas de salud, el año pasado lo pasó casi en blanco. Cameron Jordan deberá reemplazar en la zona roja al objetivo preferido de Tannehill el año pasado, Charles Clay, ahora en Buffalo. Dion Sims es un TE mas bloqueador que receptor.

El gran olvidado del ataque de Miami un año mas parece Lamar Miller. La temporada pasada el equipo se hizo con Knowshown Moreno, y cuando este cayó lesionado, Miller dio un paso al frente y no solo superó la marca de las 1.000 yardas, sino que aportó casi 300 yardas de recepción mientras que anotaba 9 TD. La sensación es que el equipo no lo aprovechó del todo, el equipo tiende a olvidarse del juego terrestre aunque este funcione correctamente en muchas fases de los partidos. Para complementar a Miller, un RB de corte norte-sur, el equipo eligió en el draft a Jay Ajayi, un RB grande y poderoso, ideal para perforar las líneas y que viene de Boise State. Las dudas sobre cuanto tiempo le aguantarán las rodillas en la NFL lo hizo bajar posiciones en el draft.

La OL lleva siendo un quebradero de cabeza en Miami desde tiempos inmemoriales, quien mas lo ha sufrido es el propio Ryan Tannehill, el QB que mas sacks ha sufrido en los últimos tres años (114 en los dos últimos años). La temporada pasada la OL empezó a dar señales de una clara mejoría con la presencia del LT Branden Albert, pero su lesión trastocó los planes, el equipo tuvo que poner en la izquierda al novato de primera ronda Ja´Wuan Jones, que se le trajo como RT. En el centro recupera su posición Mike Pouncey, que además tiene nuevo contrato. Pero donde hay dudas no es solo si Branden Albert podrá jugar desde el día 1, sino en las posiciones de OG, un auténtico agujero negro con Dallas Thomas y Billy Turner, de allí que el equipo esté tan interesado en hacerse con Evan Mathis. El ex de los Eagles estuvo a punto de llegar en un trade por el ahora suspendido Dion Jordan, pero ahora que es agente libre sus pretensiones económicas parecen alejadas de lo que quiere pagarle Miami. En todo caso si la OL no muestra ninguna mejora en la pretemporada, no sería extraño que Dennis Hickey acabara tragando con aquellas pretensiones.

A una muy buena unidad ha sumado al DT mas dominante de los últimos años en llegar a la NFL, Ndamukong Suh. Tras aterrorizar durante 6 años a las defensas de la NFC, especialmente las de la División Norte, Suh aterriza con un contrato multimillonario en Miami. De él se espera no solo que aporte en el juego los dobles y triples bloqueos que se espera recibirá, sino que además aporte algo de lo que adolecía la defensa coordinada por Kevin Coyle, un líder natural, pero sobre todo algo muy importante, mala leche.

Suh es un motor incansable, su único pero es su fama de jugador sucio, pero en las trincheras causa autentico pavor. Jugando desde el interior mediatiza por completo los ataques rivales, y de eso se espera que los grandes beneficiados sean Cameron Wake y Oliver Vernon, dos pass rushers excepcionales que en otros equipos recibirían toda la atención, pero caídos en el olvido en Miami. El cuarto hombre de la DL será el veterano Earl Mitchell, lo que permitirá a Kevin Coyle contar con una DL a la altura de los otros equipos de la división como como Buffalo Bills y New York Jets, equipos que parecen todos cortados por el mismo patrón, ejercer la mayor presión posible. Otro jugador muy a tener en cuenta puede ser el novato Jordan Phillips, un DT enorme y muy atlético y cuyo trabajo será reemplazar a Randy Starks y Jared Odrick, dos jugadores muy útiles que abandonaron vía la agencia libre.

MVP DEFENSIVO: Ndamukong Suh ha llegado para marcar diferencias
MVP DEFENSIVO: Ndamukong Suh ha llegado para marcar diferencias

El talón de Aquiles de la defensa de Miami es la línea de LB, desde que el equipo prescindiera de Karlos Dansby, nadie ha sido capaz de dar el paso. Dannel Ellerbe, uno de los grandes fichajes de Jeff Ireland, se fue en el traspaso de Kenny Stills a New Orleans, y el otro LB, Phillip Wheeler, ha sido un completo petardazo y fue cortado este año. El veterano de la unidad es Koa Misi, un jugador infravalorado, que no brilla pero que sí cumple con su trabajo. Le acompañarán Jelani Jenkins y Chris McCain, el primero una de las agradables sorpresas de la temporada pasada. El equipo además se ha hecho con varios LB no elegidos vía draft como Mike Hull o Zack Vigil y de entre todos ellos espera que emerja alguno que pueda aportar desde el primer día

La secundaria titular vuelve casi entera. Brent Grimes y su agresivo estilo serán la marca de identidad de la secundaria, aunque el puesto de segundo CB es toda una incógnita, cuando parecía que el 2º ronda Jamar Taylor se podía hacer con el puesto, se lesionó y deberá pelear con Will Davis y Zack Bowman. Reshad Jones seguirá haciendo de Strong Safety, incuestionable su trabajo de apoyo en el juego terrestre, el año pasado dio señales de empezar a entender el juego aéreo, sus 3 intercepciones así lo atestiguan. Louis Delmas hará de Free Safety, un jugador que entiende la posición y que cuando la salud lo respeta es mas que versátil.

En todo caso esta secundaria, que está muy lejos de ser la de otros equipos de su propia división, va a depender casi exclusivamente del trabajo de la DL, si está presiona y hace la vida imposible a los QB rivales, tendrán un buen año, pero si Suh y compañía fracasan, los problemas de años anteriores empezarán muy poco en tardar en asomar.

Brandon Fields es un seguro de vida en su puesto de punter, no tuvo la mejor de las temporadas a efectos estadísticos, pero su potencia de pierna y colocación de los punts lo hacen imprescindible de momento en Miami.

Caleb Sturgis falla mas de lo previsto y debería ir pensando en afinar su puntería. Otra temporada como la pasada y el jugador será historia, mas en un puesto con tanta volatilidad como es la de kickers en la NFL actual.

En los retornos parece que el equipo quiere seguir usando a Jarvis Landry, aunque si se incorpora con mas asiduidad al ataque deberían ir pensando en algún reemplazo, este equipo no se puede permitir poner en riesgo a sus grandes promesas y las armas que le han dado a su QB.

– Ryan Tannehill parece haberse asentado como QB franquicia, algo que no se conocía en Miami desde los tiempos de Dan Marino. Ahora solo quede que dé el último paso, llevar el equipo a la tierra prometida, aunque mucha responsabilidad también debe recaer en Ndamukong Suh, que para eso es uno de los jugadores mejor pagados de la liga.

– Juego aéreo, la carrera y la DL son claramente parcelas mas que cubiertas, pero siguen existiendo dudas en la capacidad de la OL y la línea de LB es una completa incógnita. Si una de ellas se hunde podría arrastrar a todo el equipo hacia el abismo.

Comenta la actualidad de los MIAMI DOLPHINS en su Post Oficial de nuestro foro.