La encrucijada de los Seahawks con Russell Wilson

1013

«Sure, the home-field is an advantage – but so is having a lot of talent.» Dan Marino

“El football es el ultimo deporte de equipo”. Esta cita es uno de los cientos de tópicos que circulan sobre el football, tópico que deberíamos considerar una verdad a medias, no conozco un solo deporte colectivo donde un solo jugador sea capaz de marcar la diferencia y ganar por si solo un campeonato, aunque seas el mejor y con diferencia.

Otra cita habitual dice que “Sin un QB no puedes ganar la Super Bowl”. Aquí deberíamos entrar en el tema de las precisiones, todos los equipos tienen QB, por tanto habría que “adjetivizar”. Me refiero si tiene que ser muy bueno, simplemente bueno, regular, mediocre o ese concepto tan de moda ahora, “aseado”. El límite cualitativo de un QB lo podríamos dejar en la famosa cita de Bill Walsh sobre Steve DeBerg, “Es lo suficientemente bueno para que te ganen”.

Dicho esto diré cual es mi posición, tener un QB muy bueno o bueno siempre es mejor que no tenerlo, eso está claro, pero tener un muy buen QB, incluso tener al mejor, no te garantiza absolutamente nada. Sí, te hará figurar como contendiente en esas preciosas revistas y pronósticos de pretemporada, pero si la orquesta no acompaña, solo tendrás eso, un magnífico director de orquesta con muchos músicos que desafinan o no se saben su partitura.

Dan Marino era el "hombre" en los Dolphins
Dan Marino era el «hombre» en los Dolphins

A un QB, bueno, malo, mediocre, muy bueno o muy malo, excepcional, lo que sea, hay que rodearlo de una plantilla. Vamos a manipular la cita de Bill Walsh, hay que tener una plantilla lo suficientemente buena para que no te ganen los partidos. Ese fue el gran error de Don Shula, nunca rodeo a Dan Marino de un buen equipo, o mas que eso, lo rodeo de un equipo lo suficientemente bueno para que lo batieran. Don Shula es el entrenador con más victorias de la historia de la NFL, pero no es el mejor Head Coach a pesar de sus tres campeonatos. Don Shula tuvo a dos QB realmente excepcionales como Johnny Unitas y Dan Marino, y tan solo ganó un campeonato con ellos, no los supo rodear del talento necesario a unos directores de orquesta excepcional, algo que curiosamente sí supo hacer con un QB con infinitamente menos talento como fue Bob Griese.

Si Dan Marino hubiese sido solo un poco peor jugador, quizás Don Shula lo hubiera rodeado de una defensa decente, o le hubiera buscado un RB competente. Los receptores no eran ni fueron nunca problema, Dan Marino hacia bueno a cualquiera que jugará con él, y si no que se lo pregunte a los “Mark Brothers” (Duper y Clayton), dos WR del montón a los que hizo estrellas mientras jugaron para él. O el caso de  O.J. McDuffie, un WR que no pasaría de ser WR3 en otro equipos y lo hizo una estrella, fugaz, pero estrella a fin de cuentas.

Un solo dato sirve para saber lo solo que estaba Dan Marino en aquellos Dolphins, solo jugó durante cinco temporadas con otro miembro del Hall of Fame, el center Dwight Stephenson. Marino estaba completamente solo, únicamente sus OL estaban a su altura, y muchas veces ni eso, lo que hacia a Dan Marino tan diferente a otros QB era su excepcional “release”. Nadie se ha acercado siquiera a él, ni tan siquiera los QB actuales le llegan a la suela del zapato en esa faceta, algo en lo que seguro tiene que ver que fue también un excepcional pitcher, elegido por los Kansas City Royals para los que nunca llegó a jugar.

descarga (1)
El «matrimonio de conveniencia» entre Dan Marino y Jimmy Johnson llegó muy tarde para el primero

Cuando Don Shula decide dejar la dirección del equipo, Wayne Huizenga contrata al mejor Head Coach disponible en aquel momento, Jimmy Johnson. El mismo que construyó aquel excepcional equipo que fueron los Dallas Cowboys de los primeros años 90, el equipo más dominante y dominador que nunca había visto la NFL, un equipo tan excepcionalmente bueno que hasta un perfecto incompetente como Barry Switzer, la marioneta de Jerry Jones, hizo campeón. Jimmy Johnson sí intento rodear al QB de talento defensivo y en ataque, pero llegaría tarde, los intentos de fichar a Marshall Faulk o Barry Sanders, quedaron en eso, intentos. Se le trajo un WR como Yatil Green, considerado excepcional, que en su primer día de entrenamiento se rompió la rodilla y allí se acabó. Y si, en defensa Jimmy Johnson acertó con jugadores como Daryl Gardener, Sam Madison, Jason Taylor o Zack Thomas, pero todo llegó muy tarde, Dan Marino vivió su particular declive con Jimmy Johnson.

Todo esta introducción me sirve para llegar al meollo de lo que es mi primera columna de la temporada 2015, la patata caliente que tienen los Seattle Seahawks con su QB, Russell Wilson. El 3ª ronda del célebre draft de 2012, en cuanto a QB se refiere, va a entrar en su último año de contrato, a finales de febrero de 2016 expirará su contrato de novato, lo que le convertirá en potencial agente libre en marzo de 2016.

Los Seattle Seahawks intentan desde hace tiempo llegar a un acuerdo con el jugador, pero las negociaciones están en un punto muerto. El jugador desea ser el QB mejor pagado de la liga, y los Seahawks quieren mantener el equilibrio de lo que es una plantilla excepcionalmente construida con jugadores impactantes tanto en defensa como en ataque.

A pesar de que Russell Wilson ha intervenido en su corta carrera en dos Super Bowls la cuestión es ¿Cuanto deben los Seahawks a Russell Wilson o cuanto debe Russell Wilson a los Seahawks? Incluso reduciría el debate a un par de cuestiones ¿Quieres hacer de Russell Wilson tu QB franquicia o quieres hacer de Russell Wilson tu jugador franquicia? El día que tengamos respuesta a esta cuestión, sabremos, si Russell Wilson sigue en el equipo, y segundo, el cómo. Mi opinión es muy clara desde hace tiempo, Russell Wilson es un QB franquicia como lo pueden ser otros muchos que circulan por la liga como son Ryan Tannehill o Colín Kaepernick, pero no es ni de cerca un Aaron Rodgers o Andrew Luck, jugadores franquicia.

¿QB Franquicia o Jugador Franquicia? El gran dilema de los Seahawks
¿QB Franquicia o Jugador Franquicia? El gran dilema de los Seahawks

Y que nadie interprete esto como que Russell Wilson está al mismo nivel que Ryan Tannehill o Colín Kaepernick, sino que su peso específico en el equipo es el mismo, es su QB franquicia, pero nadie en su sano juicio haría de aquellos dos QB la cara de la franquicia. Y en lo que supongo que muchos estarán de acuerdo es que Russell Wilson no esta ni de cerca en peso específico en su franquicia al nivel que están Aaron Rodgers o Andrew Luck, los dos ejemplos de jugadores franquicia.

¿Y por qué no mencionas a Cam Newton? Pues mirad, si Seattle hace con Wilson el equivalente de lo que han hecho los Panthers con Newton, habrán cometido el mayor error de su más reciente historia. Cam Newton es un buen QB, ha evolucionado mucho, pero Newton se ha encontrado en el sitio perfecto en el momento preciso, se ha aprovechado de una situación excepcional para negociar un contrato extraordinario para sus intereses, qué quizás en otra coyuntura no hubiese sido posible. Los Carolina Panthers o pagaban a su QB, o le daban un mas que jugoso cheque al sindicato de jugadores por incumplir los objetivos de gasto mínimo que establece el Convenio Colectivo. Y en esa tesitura, mejor se lo doy al QB, lo merezca o no, qué dárselo al sindicato.

A medida que se acerca la temporada las negociaciones se pueden enquistar, el jugador ha manifestado que el jugaría por 1.3 millones o por 25 millones, un claro indicio de en qué cifras se mueve. No parece importarle repetir lo que sucedió con Joe Flacco, QB que jugó en su último año de forma tan excepcional, sobre todo en los playoffs, que a los Ravens no les quedó otra solución que tener que darle un contrato astronómico.

Los Seahawks también pueden esperar a ver como evoluciona la temporada y ponerle al jugador la designación de jugador franquicia. El que esta sea «exclusive» o no, sacaría al jugador del mercado y de la posibilidad de negociar fuera de la franquicia. También pudiera pasar que el jugador reciba la designación «no exclusive» y negociar su contrato con otros equipos, y a cambio los Seahawks recibirían dos primeras ronda de draft.

Intentar pronosticar qué puede ocurrir con Seattle es imposible. Hay franquicias que funcionan de forma diferente al resto, un caso claro es Seattle. Cuando John Schneider y Peter Carroll fueron confeccionando vía draft la actual plantilla, las risas, críticas y demás, se podían oir hasta en los cayos de Florida. Unos años después Seattle tiene la plantilla mas potente, profunda y equilibrada de la NFL, como prueba, su presencia en dos Super Bowls consecutivas. Además no solo eso, en todas las quinielas suena como uno de los grandes favoritos puesto que a diferencia de otros campeones, su plantilla no se ha desintegrado, mas bien lo contrario, se ha reforzado.

John Schneider y Peter Carroll, arquitectos de los Seahawks
John Schneider y Peter Carroll, arquitectos de los Seahawks

¿Podrían los Seahawks cometer la “locura” de dejar marchar a Russell Wilson? La gran pregunta que me haría es ¿En qué equipo encajaría Russell Wilson de las restantes franquicias que no tienen la parcela del QB solucionado? Pero no solo es encajar deportivamente, sino encajar económicamente, que esto es la NFL, no las ligas europeas de fútbol donde un equipo se encapricha con un jugador y se hace con él sin medir las consecuencias.

¿Hay realmente allí fuera un equipo dispuesto a hacer de Russell Wilson el QB mejor pagado de la NFL y hacerlo su jugador franquicia? Todos sabemos que hay equipos dispuestos a hacer todo tipo de locuras, me puedo imaginar a Jimmy Haslam, propietario de los Cleveland Browns. Quizás el Jerry Jones de hace unos años le hubiera dado la estrella del estado de Tejas, pero el que manda ahora es su hijo Stephen Jones. Y podemos pensar en destinos como Buffalo o New York Jets, donde no está nada claro la situación del QB.

Russell Wilson no es Peyton Manning, Tom Brady o Aaron Rodgers, QB que les basta con aterrizar en cualquier equipo y empezar a funcionar. Russell Wilson es un QB con unas características muy concretas, que no necesariamente van a funcionar en todos los equipos, ni mucho menos los hará mejores o contendientes inmediatos al anillo.

Y volvemos Russell Wilson por donde empezamos ¿Es Russell Wilson un QB como Dan Marino alrededor del que puedes construir un equipo aunque sea malo? Estoy convencido al 100% de que no, a Russell Wilson le ponen a jugar con aquellas bandas que tenía Dan Marino a su alrededor y los Dolphins le hubieran hecho una mas que seria competencia al equipo mas incompetente de Florida a los Tampa Bay Buccaneers.