Un Deja Vu: el regreso del football sencillo

809

“La vida sólo se puede entender mirando hacia atrás, pero sólo se puede vivir mirando hacia delante.” Soren Kierkegaard

La semana pasada estuve en casa pasando una gripe que terminó en bronquitis, lo que me permitió tener bastante tiempo libre para dedicarlo a la lectura. Entre las diferentes cosas que leí me encontré con un artículo de Jim Campbell, uno de los miembros más respetados de la Professional Football Researchers Association, una asociación de historiadores y escritores de football profesional. El artículo de Jim Campbell estaba dedicado a las X y las O, lo que se conoce como la estrategia en el football, y del que mi compañero de página, Ruben Ibeas y su sección «Desde el press box», es el verdadero maestro (que nadie se pierda sus fabulosas explicaciones sobre las X y 0 con las que nos deleita cada semana).

La clásica «T formation» de la era jurásicas del football

El artículo es un pequeño resumen de como el football había evolucionado desde sus primeras formaciones, la clásica formación en T (T formation) de siete hombres en la línea y cuatro jugadores alineados verticalmente detrás de ella, el quarterback, el fullback y los dos halfbacks, uno a la derecha y otro a la izquierda. La primera revolución importante en materia de estrategia vino por la apertura del juego, se pasó de lo que llamaba una “Ofensiva jurásica” a un estilo mucho mas abierto donde el juego de pase empezó a asomar. El pase adelantado se había introducido en 1906, o mas bien lo había impuesto el presidente de los Estados Unidos, Teddy Roosevelt, sin embargo apenas se utilizaba, entre otras cosas porque un pase fuera a la banda o dos pases incompletos seguidos, significaba dar la posesión al rival, por no hablar de la limitación del espacio desde el cual se podían ejecutar pases, exactamente 25 metros cuadrados, cinco tras la línea y cinco en espacio lateral.

Tras la final de 1932 la NFL decidió cambiar las reglas de pase (la NCAA tardaría una década en hacerlo), ya no era necesario estar 5 yardas detrás de la línea de scrimmage, sino que se podría ejecutar desde cualquier parte siempre que se estuviera detrás de la línea. Aquel cambio de reglamentación cambió para siempre el papel de los QB, que hasta entonces eran simplemente los encargados de poner la pelota en circulación. Aunque Curly Lambeau fue el primero que empezó a usar el pase habitualmente, Sammy Baugh fue el primer QB que cambio para siempre la estrategia del juego, con él empezaron a aparecer las X y O tal y como las conocemos hoy, existir han existido desde el origen del football.

En la década de los 50, y sobre todo gracias a la figura de Paul Brown las X y las O se fueron haciendo cada vez más complejas. Paul Brown fue el primer Head Coach que obligó a sus jugadores a ir con un playbook a todas partes, incluso a dormir con él. Los jugadores de los Cleveland Browns pasaban mas tiempo estudiando que practicando en el campo. En aquella década llegan los primeros grandes QB pasadores, o lo que se conoce ahora como QB de la era moderna: Otto Graham, Y.A Title, Norm Van Brocklin, Sid Luckman, Bobby Layne, Bob Waterfield y Johnny Unitas, que es quien redefine la posición a los estándares actuales. También en los 50 empiezan a llenar los rosters de jugadores afro americanos, con ello aumenta el atletismo, y mas atletismo permite subir la velocidad del juego, mas variantes y por tanto mas estrategia.

Paul Brown generalizo los play books entre los equipos profesionales

La estrategia se hace cada vez más común, se aplica tanto en ataque como en defensa, hasta entonces una unidad que solamente se dedicaba a reaccionar a lo que hacía el ataque. La llegada de la AFL no sólo permitió al football profesional vivir su era dorada en cuanto a la creatividad, sino que el estilo, especialmente el padre del juego aéreo, Sid Gillman, trajo un juego más abierto y orientado al pase, los grandes popes de la NFL consideraban a la AFL demasiado “Pass Happy”, como antes les pasó con la AAFL.

La fusión de ambas ligas, unidos a los cambios de reglamentación que favorecen el juego de pase tras el dominio de los Steelers, trae la definitiva explosión de la estrategia en el football, personalizado sobre todo en la figura de Bill Walsh y su archiconocida West Coast Offense. Tras ese ataque llegaran todo tipo de variantes y otra clase de ataques, cada vez más complejos y con mas X y 0. Otro factor que también favorece la explosión de la estrategia en el football es la llegada del césped artificial, que trae algo desconocido hasta entonces, la velocidad de vértigo, los Houston Oilers y los Buffalo Billls predican un estilo muy ofensivo, tremendamente complejo y con cientos de variantes y formaciones, algo que solo se consigue practicando una y otra vez, además de estudiarse unos playbooks cada vez mas gruesos y complejos.

En el nuevo siglo hemos vivido la explosión definitiva de la estrategia en el football. Las X y O se ha popularizado hasta el extremo que ya tiene entidad propia. La estrategia en la NFL ha vivido una explosión parecida a la que ha vivido el póker profesional, antes reducto solamente de unos pocos profesionales, pero tras su éxito en internet y las partidas virtuales, ha desplazado por completo a los antiguos profesionales y en la actualidad surgen jugadores nacidos de las partidas virtuales por todas partes. Con el football y la estrategia ha pasado algo parecido, los juegos de video consola y la cada vez mayor demanda del público en conocer la faceta de la estrategia, han hecho popular algo que antes solamente era reducto de los entrenadores y profesionales. La propia NFL ofrece a sus abonados el “All 22”, las cintas de los partidos a los que antes solo tenían acceso los profesionales, las llamadas “Coaches tapes”.

El «All 22» está ahora al acceso de los amantes de la estrategia en el football

Tengo que reconocer mis limitaciones en materia de X y O, mis conocimientos en temas de estrategia se limitan a lo que venía expuesto en el genial “Football for dummies” y otras publicaciones parecidas. Por eso soy un lector voraz de los artículos de Ruben Ibeas y de un par de libros de estrategia que me he comprado con los que pretendo aprender y mejorar. Los actuales esquemas ofensivos de los equipos me parece que se han complicado tanto que acabarán por haciendo del football algo totalmente incomprensible para el común de los mortales. Al ritmo que camina la estrategia en la liga para ser QB va a ser necesario tener un doctorado, las muñequeras con las que salen algunos QB al campo poco a poco se van transformando en enciclopedias, por no hablar de las hojas de jugadas de los coordinadores ofensivos, que dentro de poco van a necesitar ayudantes para poder transportarlas. El football lo estamos convirtiendo en algo cada vez mas complejo, con tanta X y O, con tantas formaciones, a cada cual mas exótica, cuando el football en realidad es un deporte muy sencillo.

Sin embargo esta semana leyendo un fantástico artículo que publicó Pepe Rodriguez en su web Sillonbol me ha hecho pensar. Pepe hace un fantástico trabajo sobre los Dallas Cowboys, como en una era en qué todos los equipos y grandes mentes pensantes invierten horas en intentar ser creativos en el juego aéreo, llegan de repente los Dallas Cowboys con el juego mas sencillo que existe sobre la faz de la tierra, correr, y se transforman en el mejor equipo de la liga y con mucha diferencia sobre los demás, son los únicos que tienen 6 victorias y están tan solo a un mal día de Tony Romo de ir perfectos. Si los Cowboys hacen algo sonado esta temporada como ganar una Súper Bowl, y Jerry Jones empieza a sonar como mejor GM del año, Jason Garrett como mejor Head Coach y DeMarco Murray como MVP, no habrán hecho absolutamente nada que no se haya inventado antes. En realidad, en unos tiempos donde la estrategia parece la mayor atracción de la feria, los Dallas Cowboys han simplificado el football para que vuelva a ser un deporte mucho más sencillo y a la vez sea mucho menos complejo de lo que muchos quieren hacerlo parecer.

Vince Lombardi devolvió la gloria a una franquicia que caminaba por el borde del precipicio

Cuando los Green Bay Packers vegetaban como franquicia en la década de los 50, incluso pasaron graves problemas económicos que los pusieron contra las cuerdas, llegó al equipo un tal Vince Lombardi y cambió para siempre el destino del equipo. Vince Lombardi llegó en un tiempo donde los pasadores dominaban la liga, los Otto Graham, Bobby Lane, Bob Waterfield y sobre todos ellos Johnny Unitas, eran los amos, dueños y señores de la liga, al igual que ahora si no tenias un QB no podías ganar la NFL. Para colmo la AFL como hemos expuesto era una liga “Pass Happy”. Las defensas de aquella época se habían adaptado a aquellos ataques. Tom Landry, seguramente el mayor genio defensivo de entonces, inventó la 4-3 enterrando para siempre la defensa que entonces dominaba, las formaciones 5-2, en realidad Tom Landry sacó un hombre de la DL y lo incrustó en la línea de LB creando al MLB. También en la década de los 50 nacieron las formaciones “umbrella” o paraguas, origen de las actuales formaciones Cover, los cuatro jugadores de la secundaria las utilizaban para defenderse de los ataques aéreos.

Vince Lombardi estudia al resto de equipos y decide simplificarlo todo y regresar a los básicos. Entre otras cosas Lombardi recupera los grandes backs, resucita su archiconocida “Power Sweep”, jugada de la era de la “Single Wing”, los TE los incrusta en la OL como un bloqueador mas, pero deben tener buenas manos, y por último, utiliza de nuevo la jugada mas antigua del football, la “off tackle slant”. En resumidas cuentas, simplifica el juego hasta la médula y populariza su famosa frase “Quién bloqué y plaque mas fuerte ganará”, vuelve el juego de carrera y los buenos fundamentos en defensa en perjuicio del juego de pase. Vince Lombardi no inventa nada nuevo, simplemente recupera del baúl de los recuerdos jugadas que estaban casi olvidadas. Las defensas sabían lo que se les venía encima, Vince Lombardi iba a correr y sobre todo iba a utilizar la jugada que mas popularizo, la “power sweep” pero las defensas se habían preparado tanto para otro tipo de juego y no podían pararla, algo similar a lo que está pasando ahora con los Cowboys, todos sabemos que van a correr, pero nadie está preparado con solvencia ahora mismo para detenerlo.

La «Power Sleep» fue la marca de identidad del ataque de los Green Bay Packers de Vince Lombardi

Por eso decía antes lo de GM del año o Head Coach, seguramente el tremendo ego de Jerry Jones le llevará a decir eso, que viendo el camino que había tomado la liga, él había decidido que era hora de regresar a lo básico, y como ninguna franquicia estaba preparada para ello, como bien nos ha ilustrado Pepe, ha pillado con el paso cambiado a toda la liga. Esto ya ha ocurrido antes, Vince Lombardi fue el primero en darse cuenta, pero si nadie le pone remedio, Jerry Jones se terminará colgando la medalla. Los Dallas Cowboys practican el football mas sencillo que existe, corren mucho y defienden muy bien. Una vez que establecen el juego de carrera buscan los pases o solo los usan cuando lo necesitan, no son ya esas formaciones tan complejas que le obligaban a Tony Romo a tener que procesar cientos de datos en apenas segundos, todo se lo han simplificado de tal manera que solo tiene que permanecer en el pocket y esperar a encontrar a su receptor. Y hablamos de los Dallas Cowboys, el equipo de América y que llena portadas, pero lo mismo que están haciendo los de Texas lo están haciendo los San Diego Chargers, y si alguno vio el partido de estos contra Kansas City Chiefs, habrá podido observar que los de Andy Reid hacen exactamente lo mismo.

¿Y que va a pasar de ahora en adelante? No sabemos si los Cowboys, Chargers o Chiefs van a poder mantener este ritmo y estilo de juego toda la temporada, en la NFL actual una lesión puede descompensar por completo a un equipo, pero su estilo de juego, combinado a que los actuales campeones tampoco se alejan demasiado de ese patrón, aunque no pasan por su mejor momento. Lo que sí es cierto es que parece que vuelve de nuevo el football mas sencillo y sin tanto X y O, un football mas “jurásico”, o incluso antiguo. Pero el football siempre ha sido así, no es nada nuevo, es el juego de Tom y Jerry, siempre unos persiguiendo a otros, el mérito de los Dallas Cowboys ha sido repetir una fórmula que ya en el pasado dio grandes resultados.

 AUDIBLES

  • Con la excepción de Denver, San Diego, Arizona y Dallas, la NFL 2014 es una competición, donde la percepción de cada equipo cambia semana a semana, hablo solamente de equipos que son punteros o lo eran cuando empezó la temporada. Green Bay y New England hace apenas un mes eran equipos mas que cuestionados, en los primeros nadie creía en su defensa y OL, y en los segundos Tom Brady parecía acabado, pero un mes después ambos lideran sus divisiones. Y sobre todo, han vuelto a eso que tanto gusta por aquellos lares, a los puestos mas altos de los “power rankings”. Pero que nadie se sorprenda si ambos equipos encadenan dos derrotas y regresen al mismo sitio que estaban hace apenas un mes.
Los Panthers de Cam Newton muy cuestionados en una mas que dudosa NFC South
  • Al hilo de lo anterior, los Cincinnati Bengals y Carolina Panthers son dos equipos que estaban encaramados en lo mas alto hace apenas un mes, ahora de repente han desaparecido de las apuestas de casi todos. Los de Cam Newton con un record de 3-3-1 siguen siendo líderes de una división que tiene un record conjunto de 8-17-1, pero New Orleans Saints y Atlanta Falcons, con 2-4 y 2-5 respectivamente, no están mi mucho menos descolgados. En el caso de los de Queen City su bajada a los infiernos coincidió con la debacle en New England, después de aquello llegó el empate ante Carolina y la derrota mas que dolorosa ante Indianapolis, hacía mas de 6 años que los Bengals no terminaban blanqueados un encuentro.
  • El caso de los Colts, record de 5-2, ya lo avisamos cuando iban 0-2, no solo tienen una división mas que sospechosa, sino que su calendario les iba a facilitar las cosas. Empezar la temporada jugando en Denver y recibiendo a los siempre imprevisibles Philadelphia Eagles no es sencillo, estoy mas que seguro que los de Andrew Luck hubieran firmado acabar 1-1. Acabaron perdiendo ambos partidos, pero en cuando regresaron a su división y han cogido la racha positiva, ya son cómodos líderes y como se suele decir, están el asiento del conductor. El pasado domingo los Colts borraron del mapa a los Bengals y cada jornada que pasa mi particular apuesta por la Super Bowl se hace mas real.
Los Denver Broncos arrollaron a unos muy apáticos San Francisco 49ers
  • Cuando empezaron a salir rumores sobre el mal ambiente que reinaba en el vestuario de los San Francisco 49ers era de los que pensaba que eran solo eso, rumores interesados y emperrados en inventar una noticia donde no la había. Los de Jim Harbaugh no están jugando su mejor football, y sí, es cierto que tienen bajas notables en defensa y los miembros de su OL, pero el domingo en Denver dieron la sensación de qué les importaba un pimiento lo que estaba pasando en el campo. Lo de que jugadores de la secundaria fueran cayendo para no querer ser parte del previsible record de Peyton Manning no deja de ser anecdótico, lo que no lo es tanto es la actitud que mostraron tanto jugadores como entrenadores, parecía que su papel era el de simple espantapájaros para la celebración del enésimo record de la carrera de Peyton Manning.
  • Hablando del QB, este record de número de TD de Peyton Mannings todos sabíamos que iba a caer tarde o temprano, la única cuestión era el cuando. Desde el momento en que Peyton regresó de su lesión en el cuello, y demostró que estaba recuperado, solo era cuestión de hacer unos sencillos números para saber que los records iban a caer. Yo recuerdo en 1999 cuando Dan Marino se retiró alguien escribió, con el QB no solo se va el mejor pocket passer que ha conocido la NFL, sino que con su marcha el libro de los records queda enterrado. 15 años después tendríamos que buscar y rebuscar que record aún le queda al legendario QB, como seguramente dentro de 15 años tendremos que buscar si a Peyton le quedará alguna marca. Y basta hacer un simple ejercicio, comparar los números de los primeros años de la carrera de Peyton Manning con los de los QB mas jóvenes del momento, y no solo son iguales, sino que incluso mejores.
  • En el mismo momento en que se supo que Percy Harvin había sido traspasado a los NY Jets la primera cuestión que rondaba era ¿Qué necesidad tenían los NY Jets de gastar una 4ª ronda de draft en una temporada que casi se puede dar por perdida? La respuesta es sencilla, Geno Smith. A nadie se le escapa que los Jets, salvo que le den la vuelta a la temporada, van a tener una elección alta en el próximo draft, elección que podrían utilizar en elegir un nuevo QB, pero antes deberían saber si su actual QB es válido o no. Si el equipo no ha apostado aún por Michael Vick es por una sola razón, quieren saber de que pasta está hecho el QB, algo que solo lo van a saber manteniéndolo contra viento y marea en el terreno de juego. El problema es que Geno apenas cuenta con armas para saber si tiene calidad o no, y con Eric Decker recuperado y Percy Harvin en el campo, ahora sí podrán saber si Geno Smith es su apuesta de futuro. Es mejor desperdiciar una elección de 4ª ronda que una primera ronda, el precio es asequible y si el WR no funciona, los Jets lo pueden cortar en febrero sin coste salarial alguno.
Los Ravens volando por debajo del radar
  • Hay equipos a los que les gustan las luces y los focos, caso de Dallas, qué no importa si están mejor o peor, todas las temporadas tienen su buena ración de partidos en horario primetime, por algo son el equipo de América. Pero otros prefieren volar bajo, en ese grupo deberíamos incluir a los Baltimore Ravens, equipo al que le encantar estar en las sombras. Estamos hablando de equipos que van 5-2 como Denver, San Diego, New England, Green Bay o Detroit ¿Pero se habla tanto de los Ravens? No, y ellos encantados. El domingo visitan a Cincinnati y podrían dejar media división sentenciada.
  • No seré yo quien dude de la presumible calidad de Jadeveon Clowney, pero hasta que la en el campo, y mas importante aún, veamos su impacto en los Houston Texans, en mi opinión el equipo ha desperdiciado la primera elección del draft. Y sí, lo digo sin apenas ver al jugador y a la vista de los agujeros mas que evidentes que tiene el equipo en otras muchas parcelas. Se me ocurren al menos tres posiciones en las qué los Texans necesitan mucha ayuda y bastante más necesarias que la parcela que cubrirá Clowney. Soy el primer partidario de eso de elegir en el draft al mejor jugador disponible, pero si ya tengo al mejor jugador de una posición, es una de las pocas excepciones que justifican ir por otro camino en el draft. Tiempo habrá para saber si la elección fue correcta, pero de momento si el draft se repitiese estoy seguro que Clowney no vestiría el uniforme que actualmente viste.
  • Cuando el año pasado Mike Shanaham tomó la decisión de sentar lo que restaba de temporada a Robert Griffin III lo hizo por dos motivos, la primera y fundamental, que el QB se pudiera recuperar de sus evidentes problemas físicos. La segunda era exponer a Kirk Cousins por si había un equipo interesado en hacerse con sus servicios y de esa forma recuperar elecciones de draft. Kirk Cousins no lo hizo nada mal, parecía un QB solvente y con la salida de Mike Shanaham y llegada de Jay Gruden, no era ningún secreto que Kirk Cousins estaba en venta. Ningún equipo acabo mostrando interés, o mas que eso, no quería ofrecer lo que los Redskins pedían a cambio, se hablaba hasta de una segunda ronda de draft. Tras volver a la titularidad, y esta vez por lesión de RGIII, y bajo un nuevo esquema, tengo mis dudas de que alguien fuera a ofrecer más allá de una 6ª ronda condicional por el QB, es lo que 49ers pagaron en su día por Blaine Gabbert.
La pareja del verano ha pasado al mas absoluto de los olvidos
  • Si uno echa la vista atrás al verano los protagonistas absolutos fueron Johnny Manziel y Michael Sam. A punto de llegar al ecuador de la competición, Johnny Football es carne de banquillo y todo apunta que lo será durante al menos mucho tiempo, de momento lo he visto más veces en anuncios que en el campo. Sobre Michael Sam, es la segunda ocasión en apenas dos meses que le dicen que no, que no sirves para jugar en la NFL, aunque en esta segunda ni eso, no sirve ni para ser miembro de un Practice Squad. Siempre quedara la duda qué hubiera pasado si el jugador no se declara abiertamente homosexual, pero una vez que el efecto de los focos caducaba pasaba a un plano deportivo irrelevante, Michael Sam si algo ha demostrado es que es uno mas de esos miles de jugadores anónimos que intentan cumplir su sueño de jugar al football por dinero. Lo que me asusta es que mas de un jugador el año que viene se anime a decir que es homosexual para buscar una atención que deportivamente no la merece.

¿Y los árbitros? Esta semana no toca, lo que no quita para que otra semana mas hayamos visto, y van unas cuantas, que han tomado una colección de decisiones de lo mas pintorescas, yo no creo en su mala fe, sino que simplemente el nivel es muy bajo. Y lanzó una reflexión, Mike Carey era uno de los árbitros más respetados en el campo, ahora trabaja para la CBS, y cada vez que sale, no acierta una. Así qué, imaginadlo un campo y se puede entender lo que vemos cada jueves, domingo y lunes.

Y termino con algo que quizás algún día merezca hablar largo y tendido sobre ello, los kickers. De verdad, no entiendo que está pasando en esta NFL con los kickers, o mas que no entender no comparto esa ola que se ha extendido por muchas oficinas de los equipos de apostar por kickers novatos, o mejor dicho, baratos. Tener un kicker fiable es fundamental, bastaría hacer un repaso de cuantos equipos han pasado o se han quedado fuera por un kicker, por no hablar de los que han ganado incluso Súper Bowls. A pesar de ello hay equipos que siguen apostando por lo mas barato, y me alegro de que eso les cueste partidos, al final como en la vida real, lo barato te acaba saliendo muy caro.