Ni tanto ni tan clavo

446

Uno de los errores más habituales que solemos cometer todos los seguidores, aficionados, analistas, expertos, jugadores, entrenadores, propietarios,… de la NFL es pensar que todo es blanco o negro. Pocas veces nos ponemos a pensar que seguramente todo sería mejor si lo viésemos gris, o al menos no siempre de color blanco o de color negro. Esta reflexión viene a cuenta que la Semana 1 de la NFL nos dejó una serie de sensaciones, vamos a decir que son blancas, y la Semana 2 nos ha dejado otras totalmente diferentes, y estas vamos a decir que son negras, y la realidad es que no eran ni lo uno ni lo otro, sino algo intermedio, vamos a llamarlo gris.

La larguísima Semana 1, que empezó el miércoles por la noche y terminó el lunes más allá de la medianoche, en nuestro caso ya martes de mañana, en lo referente a equipos nos dejó las buenísimas sensaciones que dejaron en la NFC los San Francisco 49ers y Dallas Cowboys, y un poco mas lejos los Atlanta Falcons y Chicago Bears. Por el contrario dejaron muy mal sabor de boca los Green Bay Packers, NY Giants New Orleans Saints y a su modo y manera los Philadelphia Eagles tras su miserable victoria en Cleveland. De otros equipos de la conferencia que poco o nada se podía esperar es mejor seguir así, no esperar nada de ellos. De la AFC podemos decir lo mismo, los Baltimore Ravens y Denver Broncos parecían firmes candidatos a jugar la final de la AFC, seguidos de cerca por New England Patriots, NY Jets y Houston Texans, que habían sólo ganado a unos pobres Miami Dolphins, una de esas victorias que parecen contar poco. Dejaban un pésimo sabor de boca los Buffalo Bills y Kansas City Chiefs, y no enumero a toda la conferencia porque no terminaríamos jamás.

Tras otra, y esta vez, sólo larga Semana 2, esto de que la jornada empiece los jueves amenaza con terminar con nuestro ya tocado ritmo de sueño, las sensaciones en muchos casos han dado un giro radical, los equipos que en la Semana 1 parecía que podían estar tomando medidas de los dedos de sus jugadores para ponerse el anillo de campeones ahora podían estar haciendo cábalas de donde elegirán en el próximo draft de abril de 2013, donde incluso el que tenía todos los boletos para ser el número 1 a lo mejor ya no lo tiene tan claro tras un pésimo fin de semana, hablamos de Matt Barkley, el QB de USC.

Si hablamos de conferencias y empezamos por la AFC los Ravens han pasado de ser el equipo a batir tras su exhibición ante Cincinnati a ser ese equipo que siempre gana a lo grande en un escenario para seguido perder de forma miserable. No es que la derrota de los Ravens ante Philadelphia pueda clasificarse de deshonrosa, pero el lunes Joe Flacco y cía. parecían intratables, por el contrario el domingo parecían mas que batibles. Los Philadelphia Eagles en un partido muy bronco y trabado, no muy bien jugado y aún peor arbitrado, se acabaron imponiendo, no sin más de una polémica arbitral y donde Flacco parecía ser de nuevo el viejo Joe Flacco de siempre. Algo parecido podemos decir de los Denver Broncos tras una más que convincente victoria ante los Pittsburgh Steelers en el partido que supuso el regreso de un excelente Peyton Manning tras un año de ausencia, el lunes ante Atlanta parecieron durante buena parte del partido unos peleles en manos de unos muy agresivos Falcons, al menos durante tres cuartas partes del partido, los Broncos como decía el mítico Bobby Layne nunca pierden un partido, sino que se quedan sin tiempo para remontar.

Si nos trasladamos a la NFC de repente los Dallas Cowboys son precisamente eso, los Dallas Cowboys de siempre, tras ganar de forma convincente a los NY Giants en el partido de apertura se fueron a la otra punta del país, a Seattle, para plantar uno de esos huevos colosales que sólo los Boys son capaces de plantar. Ya nadie les tiene apuntado sen al agenda para la Superbowl. Y parecido podemos decir los Chicago Bears, que tras ganar de forma clara y contundente a los Indianapolis Colts con un gran despliegue ofensivo se fueron a Green Bay a recibir un durísimo varapalo, no solo por la derrota en si misma, sino por las malísimas sensaciones que dejaron los Bears, especialmente la OL, un auténtico coladero, y Jay Cutler.

De la misma forma que unos brillaron primero para no hacerlo después, otros equipos tomaron el camino inverso, tras parecer candidatos a la nada en la primera semana remontaron y se volvieron a colocar en la línea de salida. En la AFC los Buffalo Bills y Pittsburgh Steelers convencieron a todos con contundentes victorias, y en la NFC los Green Bay Packers y NY Giants regresaron del pozo en que se habían metido la primera semana.

La verdad es que al final podemos decir que salvo excepciones, que luego diré, ni unos eran tan buenos ni los otros eran tan malos, en esta liga con tanta igualdad dos semanas de juego son insuficientes, nadie gana el Vince Lombardi en septiembre, como tampoco nadie lo pierde, aunque esto suele ser más fácil de acertar que lo primero. Así vistas las cosas nos encontramos con una serie de datos curiosos, desde el año 1997 no había tan pocos equipos con record de 2-0 ó 0-2, ni había tantos equipos con record de 1-1, este año parece difícil que ni un solo equipo pueda alargar su imbatibilidad como tampoco ninguno parece que pueda prolongar la agonía de no ganar ni un solo partido, lo que manda es el equilibrio, y solo la evolución de la temporada nos dirá quien va a mas y quien va a menos. Lo que sí es cierto es que hay equipos que parecen que han empezado muy bien y transmiten sobre todo buenas sensaciones, así por ejemplo los San Francisco 49ers parecen de largo el equipo mas sólido de la NFC con permiso de los Atlanta Falcons, ambos equipos han ganado de forma contundente y clara sus dos partidos dejando muy buenas sensaciones. En la AFC nos encontramos con otra pareja de equipos que de momento parece que llevan ventaja, los más que sólidos Houston Texans y los sorprendentes San Diego Chargers, un equipo que no nos tiene acostumbrado a empezar la temporada de forma brillante.

Y por cierto, y para no ser menos que mi compadre Josu Arrieta, yo también me lanzaré a hacer mis pronósticos para esta temporada, y aunque algunos me dirán que juego con la ventaja de dos semanas, les diré que sí, que es cierto, pero que desde agosto vengo defendiendo que dos equipos jugaron la Superbowl y quien es mi favorito, y aunque no lo he dicho ni avanzado en esta columna ni en el foro de nuestra página, sí que lo he hecho en mi nueva faceta de miembro del podcast radiofónico de Touchdown or Nothing.

Esto mismo que acabo de decir para equipos es igualmente aplicable a jugadores. Tras la Semana 1 parecía que Peyton Manning era el Comeback Player of the Year seguido a poca distancia de Adrian Peterson, que Joe Flacco era como el mismo se autoproclamó el mejor QB de la liga y claro candidato al MVP, que los QB rookies, salvo con la excepción de Robert Griffin III son QB rookies pero muy rookies y que Brandon Carr o Demarcus Ware apuntaban al mejor jugador defensivo del año. Una semana después Manning no sabe lanzar o como he podido leer por allí, nunca debió volver algo que seguramente alegrara y mucho a Jim Irsay, sobre Adrian Peterson ya se dice que le falta aún tiempo de recuperación y que esa rodilla no es la misma de antes de la lesión, y que podemos decir de Joe Flacco, de MVP y toda la ciudad de Baltimore pidiendo a gritos su renovación por trillones de dólares, a ser el viejo Joe Flacco de siempre, el que no sabe dar la talla cuando tiene que dar la talla e incapaz de tomar las decisiones correctas. Y la lista podría ser interminable si añadimos nombres como Tony Romo, Mark Sanchez, Jay Cutler e incluso Tom Brady, que una vez mas sufrió como siempre que le golpean.

Pero lo mismo ocurre en sentido inverso, Ryan Fitzpatrick, rebautizado en algunas partes como “Ryan Pickpatrick” jugo un buen partido ante Kansas City, aunque claro, eso tampoco es algo muy revelador dado el nivel de los Chiefs en este comienzo de temporada. La más que criticada defensa de Green Bay resucitó en un gran trabajo esfuerzo de toda la defensa amargó la noche a los Chicago Bears, y no nos podemos olvidar de los QB rookies, que la semana pasada se inflaron a lanzar intercepciones y precisamente esta semana todos han tenido partidos a un buen nivel y sin los clamorosos fallos de la semana anterior. Incluso Brandon Weeden, que muchos se cuestionaron si tenía siquiera calidad para ser parte de la liga tuvo una gran actuación en Cincinnati, algo a lo que contribuyó también el buen partido de Trent Richardson, que la semana pasado estuvo casi ausente. Algunos incluso han sido capaces de lo mejor y peor en un solo partido, el caso mas extremo es Eli Manning, que tras una desastrosa primera parte en Meadowlands ante Tampa Bay fue capaz de resurgir de sus cenizas para liderar una espectacular remontada.

Otros jugadores sin embargo, como sus equipos, mantuvieron el buen nivel, allí están los casos de Alex Smith y Frank Gore, que retomaron su estado de forma en el mismo punto en que lo dejaron la semana pasada, o los casos de Arian Foster, Ben Tate y Matt Schaub en Houston. Igualmente esto es aplicable a Matt Ryan, que ha empezado caliente y de seguir por ese camino todo lo que no sea el MVP sería poco premio a sus de momento méritos dirigiendo el ataque de los Falcons, y no podemos olvidarnos de Phillip Rivers, que en nada se parece al jugador irregular del año pasado y ha retomado la senda del viejo Phillip Rivers.

Y dejamos un último bloque de “ni tanto ni tan calvo” para los árbitros. La sensación que me dejaron en la primera semana es que tampoco lo habían hecho tan rematadamente mal, sí, habían tenido errores de bulto, como ese 4º tiempo muerto a los Seattle Seahawks, errores de apreciación, errores en la colocación de la pelota y otros muchos que no merece la pena enumerar, pero como dije entonces, se equivocaban para todos y no habían perjudicado a nadie ni habían sido decisivos en el devenir de ningún encuentro. Pero en esta segunda semana lo han “bordado”, se han superado. Se siguen equivocando y mucho, pero ahora con la diferencia de que afecta a la integridad del juego, el lamentable y bochornoso espectáculo que se pudo ver en Philadelphia no se puede repetir, aunque en descarga de los árbitros no toda la culpa es de ellos, los jugadores no colaboraron en lo mas mínimo y mostraron muy poco o ningún respeto. Algo que se podría arreglar de forma sencilla, a la primera salida de tono o provocación expulsión del partido y se bajarían muchos humos, pero no parece que estén por la labor. También de bochornosa fue la actuación arbitral en Atlanta, tanto Denver como Atlanta se tomaron la justicia por su mano en ocasiones, algo que una expulsión a tiempo hubiera cortado de raíz, y luego una colección de errores garrafales impropios de una industria millonaria como es la NFL, y es que la primera parte del encuentro duró la friolera de 2 horas reales debido a los incidentes. También en Green Bay hubo algún incidente, los Bears fueron penalizados cuando avanzaban hacia la end zone en su mejor drive, y la falta personal del OL de los Bears es clara, pero también lo es la de A.J. Hawk que no vieron o no quisieron ver los árbitros.

Vamos a ver que ocurre en Semana 3 con los árbitros, si vuelven a donde lo dejaron en la Semana 1, algo más o menos tolerable dentro de lo malo, o se repite otra semana como la última, lo que obligaría a la NFL, sino lo está ya, obligada a resolver un conflicto que como apunta Joe Flacco puede afectar a la integridad del juego, algo que nunca antes había ocurrido. Y es que a las voces de los jugadores se están uniendo otras como las de Jon Gruden, que calificó de vergüenza lo que estaba sucediendo en Atlanta, o de Mike Pereira, el que fuera jefe de los árbitros de la NFL, y ahora comentarista arbitral de la Cadena Fox que dijo en twitter que ésta no era la NFL por la que él había luchado.

  • Dado que aún nos quedan al menos un par de semanas más con los árbitros de reemplazo y aunque el conflicto se arreglara no parece ser que se podría contar con el colectivo habitual hasta la Semana 5, no estaría de más que la NFL tomara los videos de todos aquellos partidos donde los jugadores se han enfrentado o han provocado tanganas y les sancionara a todos ellos sin jugar. Desconozco si esto está entre las facultades del Comisionado, pero medidas disciplinarias aunque no sean las tomadas en el campo sería el mejor modo de cortar de raíz la actitud de jugadores y entrenadores, que abusan de forma notable de la inexperiencia de este colectivo arbitral.

  • Desconozco qué le habrá dado Jim Harbaugh a Alex Smith o qué medicinas toma este último, pero sin ser ese QB que se supone que debería ser un primera elección absoluta del draft, Alex Smith empieza a superar en algunas estadísticas a leyendas vivas de los 49ers como son Joe Montana o Steve Young, ambos en el Hall of Fame. Smith lleva más de 200 intentos de pase sin sufrir una sola intercepción y el año pasado fue el QB titular menos interceptado de toda la liga. Se le podrá acusar de que no arriesga, algo que viendo sus partidos no es cierto, lanza profundo cuando tiene que lanzar y no se dedica al “dink & dunk” precisamente, algo que suele maquillar las cifras de cualquier QB.

  • Es aún prontísimo para lanzar las campanas al vuelo, pero Ryan Tannehill está mostrando maneras y fundamentos para ser el QB titular de los Miami Dolphins para la próxima década si nadie lo estropea ni le exige mas de lo que le debe exigir antes de tiempo. Es un proyecto con muchísimo que pulir y en Miami la paciencia no es precisamente la virtud de la afición cuando de QB se trata al tener el eterno escaparate de la leyenda Dan Marino. Todos parecían de estar de acuerdo en que salió elegido antes de tiempo en el draft, pero es algo que puede que a nadie le importe en un par de años si finalmente consigue no reemplazar a Dan “The Man”, pero si al menos ser un QB de los que es estilan por la NFL.

  • Los malos toreros suelen tener la costumbre de echar la culpa al tendido cuando tienen una mala tarde o se muestran incapaces de torear los morlacos que les toca esa tarde. Eso mismo se ha contagiado a ese mundo tan peculiar que es el fútbol, la culpa de los males del Real Madrid van a acabar siendo del tendido. Algo parecido ocurre en política, el culpable siempre es el contrario o el tendido, donde se puede meter a los mercados, a Merkel o al Santo Papa. Esto mismo le debe estar pasando a Chris Johnson, el RB de los Tennessee Titans, que tras firmar el mega contrato de su vida, no tiene en absoluta la culpa de no correr, sino que es la OL o de quien sea, o al tiempo, lo acabará siendo del tendido, habrá que ver como reaccionan en Tennessee cuando se enteren lo que es el tendido, recordar que allí no existen los toros ni las plazas de toros.

  • Los Philadelphia Eagles son uno de los pocos equipos invictos que quedan en la liga, han ganado sus dos partidos por un solo punto y donde sus rivales tienen muchas cosas que reprocharse, pero como se dice una victoria es siempre una victoria, lo que les sirve de momento para liderar con comodidad la dura NFC East. Pero las victorias no pueden tapar algunos detalles que el día que la balanza se incline para el otro lado o no haya tanta suerte van a significar derrotas. Lo principal es la temporada de Michael Vick, demasiadas intercepciones en lo que llevamos de temporada, errores de lectura y finalmente no corrige la tendencia a dar por terminada la jugada cuando hay poco o nada que hacer salvo llevarse un golpe, y los Ravens fueron a por el pasado domingo, pero un cuerpo como el de Vick, en realidad ni uno como el de Roethlisberger puede aguantar semejante castigo.

  • Tras una semana de relativa tranquilidad en la Gran Manzana, las victorias lo curan todo, la polémica Sanchez – Tebow puede volver a saltar en cualquier momento, y no tanto por la temporada de Sánchez, que ante los Pittsburgh Steelers demostró que sigue siendo humano, sino porque no se está usando a Tebow de ninguna manera, y si se le trajo es para algo, y ese algo de momento no existe. Los Jets viajan el domingo a Miami en lo que es siempre un duro duelo divisional y donde la temporada pasada empezaron a forjarse parte de los milagros de Tim Tebow, conviene recordar que los Broncos perdían a poco del final hasta que Tebow se echó el equipo a la espalda y terminaron por ganar. Este año la gerencia de los Dolphins ha decidido no celebrar una fiesta para homenajear al ex Gator, y eso que el estadio el pasado domingo arrojó su peor entrada en mas de dos décadas.

  • Una recomendación, si alguien quiere ver un QB que no sólo es un QB sino «el QB», que se vea un partido de los St. Louis Rams y observe a Sam Bradford, el QB con mejores fundamentos, técnica, toque y planta atlética. Es sencillamente espectacular. Tras un gran primer año vivió su particular “sophomore jinx”, pero la llegada de Jeff Fisher le ha devuelto la alegría a un jugador que es un auténtico placer verlo en cada lanzamiento, el como se mueve en el pocket, como va escaneando el campo y como lanza, espirales perfectas, al sitio y con el tacto suficiente. Habrá que ver como evolucionan los Dalton, Newton, Luck, RG III y cía, pero si ahora mismo hay un QB que apunta maneras ese no es otro que Bradford, y ojo, que nunca Fisher ha contado con un QB de esta calidad.

  • De los equipos que van 0-2 dos se verán las caras el próximo domingo, el NO Saints vs. Kansas City Chiefs. En principio cuando se encuentran dos equipos con semejante récord uno piensa que nada bueno puede salir de allí, pero es un partido con muchas ramificaciones, dos equipos que hablaban de playoffs, en el caso de los Saints incluso de Superbowl, se pueden encontrar en un pozo del que pueda resultar muy difícil salir, sobre todo cuando en tu propia división hay equipos que se pueden plantar 3-0, un boquete casi insalvable.

  • Eli Manning una vez más actuando como el Curro Romero de la liga, tras una faena para olvidar a su primer toro de la tarde, en el segundo estuvo sublime y acabó cortando las dos orejas y el rabo para abrir la puerta grande. Eli es muchas veces criticado por su indiferencia, pero cuando se enchufa no hay QB mas enchufado que él.

  • Extraña decisión la de Bill Belichick la de sentar a Wes Welker en lo que parece un recado al WR por su decisión de jugar como jugador franquicia esta temporada. En su lugar salio Julian Edelman, considerado un tiempo como un clon de Welker. La curiosidad de la cosa es que Edelman fue el que con su caída sobre Aaron Hernandez ha dejado sin la temida dupla de TE a los Patriots al menos por un mes y puede que mas, habrá que ver ese tobillo. Tampoco sabemos si de haber sido Welker hubiera ocurrido lo mismo, pero sí resulta cuando menos curioso que los muy particulares de  Belichick hubieran dado este resultado

  • Y mi último audible debe ser un homenaje a Steve Sabol, el actual presidente de NFL Films. Aunque NFL Films fue fundada por el padre de Steve, Ed Sabol y miembro del Hall of Fame por sus contribuciones a difundir la NFL, el papel de Steve es clave para entender el éxito de NFL Films, hasta el punto de ser una división propia dentro de la NFL. Todos los años uno de los momentos más esperados del año es la edición que de la Superbowl hace NFL Films, un “must” para todo aficionado al football, aunque edición es solo una más de la infinita colección de joyas que esconde la impresionante videoteca de NFL Films, algo que para los enamorados de la historia de la NFL, de sus historias, de cuando no había HD ni 36 cámaras, es algo que no tiene precio.

PRONÓSTICOS

Y ahora lo prometido es deuda, mis pronósticos para la temporada que viene. Yo no voy a entrar al nivel de detalle de mi compadre, que incluso ha puesto los marcadores, pero sí tengo que respetar aquello que pensaba antes de que esta temporada echara a andar. Alguno de mis pronósticos puede que ahora suene fatal, pero es así.

AFC East: 1 New England Patriots. 2 Buffalo Bills. 3 NY Jets. 4 Miami Dolphins.

AFC North: 1 Baltimore Ravens. 2 Pittsburgh Steelers (WC). 3 Cincinnati Bengals. 4 Cleveland Browns.

AFC South: 1 Houston Texans. 2 Tennessee Titans (WC). 3 Jacksonville Jaguars. 4 Indianapolis Colts.

AFC West: 1 Kansas City Chiefs. 2 Denver Broncos. 3 San Diego Chargers. 4 Oakland Raiders.

Sí, vista la temporada suena a chiste que Kansas pueda quedar primero en la AFC West, pero es lo que pensaba, y aunque ahora no lo creo, me tengo que mantener para que no me llamen jugador de ventaja. De todas formas dará igual, esto es una lotería.

NFC East: 1 NY Giants. 2 Dallas Cowboys. 3 Philadelphia Eagles. 4 Washington Redskins.

NFC North: 1 Green Bay Packers. 2 Chicago Bears (WC). 3 Detroit Lions. 4 Minnesota Vikings.

NFC South: 1 NO Saints. 2 Atlanta Falcons (WC). 3 Carolina Panthers. 4 Tampa Bay Buccaneers.

NFC West: 1 San Francisco 49ers. 2 Arizona Cardinals. 3 Seattle Seahawks. 4 St. Louis Rams.

SUPERBOWL: San Francisco 49ers sobre Houston Texans.