La telaraña de Fangio

637

Aprovechando esa maravillosa opción del «NFL GAME PASS» llamada «COACHES FILM» intentaré hacer un análisis un poco más detallado de la táctica utilizada por Vic Fangio, coordinador defensivo de los San Francisco 49ers, para contener a la ofensiva de los Green Bay Packers liderada por Aaron Rodgers.

Sobre el papel la idea era muy sencilla: evitar que Rodgers quemara a la defensa con sus característicos y demoledores pases en profundidad. Para ello Fangio planteo durante prácticamente todo el partido una defensa conocida como «2 MEN FREE». Esta táctica consiste en emplear marcajes personales a los 5 jugadores «elegibles» de la ofensiva al tiempo que se dejan dos safeties profundos que se dividen el campo en dos partes. La siguiente imagen lo deja muy claro.

De esta manera todos los receptores de los Packers recibían un marcaje individual y al mismo tiempo sus marcadores tenían la seguridad de contar con apoyo por detrás. En definitiva lo que Fangio hizo fue poner a 7 hombres en cobertura, o lo que es lo mismo, presionar únicamente a Rodgers con cuatro jugadores.

Obviamente no todos los equipos pueden jugar exitosamente de esta manera durante tanto tiempo. Con hombres como Justin Smith en la línea y con unos linebackers tremendamente atléticos y veloces como Patrick WillisNavorro Bowman capaces de defender la carrera y al pase prácticamente con la misma solvencia, San Francisco podía contener sin excesivos problemas los intentos de «no huddle offense» con los que Green Bay intentaba sacar de ritmo a la defensiva.

El punto débil de esta defensa es que el quarterback no tiene «marcador» y Rodgers supo aprovecharlo magníficamente logrando varios primeros downs con sus carreras (de hecho terminó el partido como el mejor corredor de Green Bay) pero evidentemente, Fangio creía que las piernas del bueno de Aaron no iban a ser las que fueran a ganar el partido.

San Francisco fue fiel a este esquema durante prácticamente todo el partido «blitzeando» en contadas ocasiones (generalmente en terceros downs largos) y aplicándolo incluso en situaciones de red zone como vemos en la siguiente imagen:

Los característicos pases tras «roll out» con los que nos suele deleitar Rodgers no tuvieron en esta ocasión ninguna efectividad porque todo lo que el QB de los Packers veía en su campo visual eran camisetas blancas de los 49ers (foto siguiente). Sólo en los últimos instantes, cuando San Francisco decidió modificar su defensa y pasar a la conocida como «prevent» Rodgers se encontró comodo.

Lógicamente no todo es perfecto, mucho menos en un encuentro completo, y los Packers tuvieron sus opciones de romper este entramado defensivo. El safety Donte Whitner se «comió» en más de una ocasión los «play action» de Rodgers y, perdido en medio campo, apunto estuvo de costarle un serio disgusto a su equipo. Por fortuna para él esas jugadas resultaron en incompletos y no pasaran más allá de la revisión que el equipo haga del partido.

Otro punto que podríamos poner en el debe del coordinador ofensivo de Green Bay Tom Clements fue el no poner más el balón en manos de sus corredores cosa extraña cuando, como ya he comentado, los Niners mantuvieron a los safeties atrás todo el partido. Cedric Benson a penas llego a los 10 intentos de carrera y los «queseros» recurrían al pase frecuentemente incluso en terceros downs corto convirtiéndose en predecibles.

En resumen, frente a la opción de los que optan por todo tipo de exóticos blitzes y cruces en la línea buscando la presión, Fangio optó en esta ocasión por lo que los americanos definirían como «keep it simple» (hacer las cosas sencillas). El resto son ejecución correcta y fundamentos y, en esto último, como bien dice mi compañero en esta misma web Jose Villelabeitia, los 49ers son un equipo que va muy bien servido.