Michigan Wolverines

742

 


Record 2010:
7-6 (4-3 local)
Bowl: Derrota en la Gator Bowl contra Mississippi State (52-14)
Conferencia: Big Ten
Coach: Brady Hoke

Calendario:

Fecha Rival
03-09-2011 Western Michigan
10-09-2011 Notre Dame
17-09-2011 Eastern Michigan
24-09-2011 San Diego State
01-10-2011 Minnesota
08-10-2011 en Northwestern
15-10-2011 en Michigan State
29-10-2011 Purdue
05-11-2011 en Iowa
12-11-2011 en Illinois
19-11-2011 Nebraska
26-11-2011 Ohio State

Estadísticas 2010:

Categoría
Total
País
Yardas Totales
288,0
91º
Yardas de Carrera
190,0
40º
Yardas de Pase
98,0
103º
Yardas Totales Permitidas
279,0
34º
Yardas de Carrera Permitidas 96,0 42º

Yardas de Pase Permitidas

183,0
50º

Líderes 2010:

PASE PAS CMP YDS TD
Denard Robinson 291 182 2.570 18
CARRERA CAR MED YDS TD
Denard Robinson 256 6,6 1.702 14
RECEPCIÓN REC MED YDS TD
Roy Roundtree 72 13 935 7

 

Tres años ha durado el experimento Rich Rodriguez y su spread option en Ann Arbor, tres años durante los cuales su propuesta ha causado una profunda división de opiniones en la fan base de un programa tan clásico como el de los Wolverines acostumbrados a ver otro tipo de football.

Se va dejando tras de sí tres temporadas lamentables con récords de 3-9 la primera (por balance en la historia del programa), 5-7 la segunda y 7-5 la tercera, siendo humillados en la Gator Bowl frente a Mississippi State por 52-14 (también récord negativo al ser la peor derrota en una Bowl de toda la historia del programa).

“Un Hombre con un Plan”, a eso se reducía Michigan el año pasado, y ese hombre era Denard Robinson. El QB se mostró absolutamente imparable durante la primera parte de la temporada, llegando a situarse en la carrera por el Heisman, y así fue hasta la semana 6 frente a los Spartans de MSU. Los Wolverines, que venían de promediar 41,4 puntos hasta ese encuentro, se quedaron en 17 y caían derrotados. Era la primera de una serie de derrotas en cascada, pues el unidimensional ataque de Michigan era efectivo frente a equipos menores como Umass o Uconn, pero sufría ante las grandes defensas de la Big Ten, donde éstas paraban o limitaban los scrambles de Robinson, y el ataque de Michigan se venía abajo.

Un ataque que había venido tapando las vergüenzas durante la primeros partidos de la temporada a una defensa que hacia aguas por todos lados, especialmente la secundaria, diezmada por las bajas de los dos últimos años. El esperpéntico partido frente a Illinois, ganado pese a encajar la friolera de 65 puntos, da una muestra del nivel de la unidad.

Tras la hecatombe de la Gator Bowl, la Dirección Atlética cesa a RichRod, y se pone a buscar sustituto. Suenan nombres vinculados al programa como Les Miles o Jim Harbaugh, pero es finalmente Brady Hoke (HC de SDSU y antiguo DC del programa a las ordenes de Lloyd Carr) quien se hace con las riendas del equipo.

Su contratación supone una vuelta inequívoca a las raíces del programa y a una ofensiva Pro Style. Tras su brillante paso como head coach por Ball State y SDSU, en sus manos, y en las del reputado DC ex de los Ravens y Florida, Greg Mattison, se encuentra el destino del programa.

En apenas 7 meses el nuevo staff le ha dado la vuelta al programa, ha recuperado la autoestima del equipo, ha revolucionado el recruiting y la ilusión de los fans esta por todo lo alto.

Photobucket

Denard RobinsonMVP ATAQUE: Denard Robinson. A pesar del cambio de ofensiva, de las habilidades atléticas y genialidades de Shoelace dependerá en gran medida el discurrir de la temporada.

Coma ya he comentado la llegada de Brady Hoke, como HC significa un cambio radical en el esquema ofensivo del equipo. La vuelta al Smash Mouth Football y a la Pro Style Offense,  algo inherente a Michigan y a muchos de los colleges de la Big Ten.

La gran incógnita se centra en ver como se adaptará la ofensiva al nuevo esquema, especialmente el QB Denard Robinson, quien corrió para 1.750 yardas y 14 touchdowns más 2.570 yardas de pase y 18 anotaciones. Robinson, que se mostro absolutamente imparable corriendo durante la primera parte de la temporada pasada, deberá lanzar más y correr menos así como trabajar más tras el center este año.

Si bien la nueva ofensiva que dirigirá Al Borges intentará beneficiarse de las habilidades corredoras de Robinson, es muy probable que lo limite por debajo de las 20 carreras por partido, lo que le obligará a esforzarse como pocket passer (una de los cosas contra las que luchó el año pasado). Como nota positiva, contará con el supporting cast de dos de sus objetivos favoritos la pasada campaña como son los receptores Roy Roundtree y Junior Hemingway. Una pena la sanción a Darryl Stonum para toda la temporada por un DUI durante la offseason y que le ha hecho acogerse al redshirt. Y es que la baja de Stonum supone un hándicap importante ya que, a pesar de los números el año pasado de Roundtree (900 yardas/7 TDs), Hemingway (593 yardas/4 TDs) y Martavious Odoms (241 yardas/1 TD), adolecen del físico y la altura en situaciones de redzone del receptor tejano. La vuelta del TE sophomore Ricardo Miller al puesto de receptor solucionaría en gran parte esos problemas. Éste, que durante su primer año de estancia pasó de 6’2”/208 lbs a 6’4”/220 lbs, se antoja con el tamaño ideal. Sin embargo, Hoke quiere que juegue de TE, haciendo pareja con Kevin Koger (199 yardas/2 TDs la pasada temporada). Además se rumorea que Miller ha subido a las 235 lbs esta pretemporada, lo que complicaría la marcha atrás.

Todo lo contrario ocurre en el backfield, donde hasta 5 hombres lucharán por llevar el peso del juego terrestre. El RB junior Vincent Smith (601 yardas/5 TDs/4,4 yardas por carrera) y el senior Michael Shaw (400 yardas/9 TDs/5,4 yardas por carrera) se postulan como los favoritos a la titularidad. Los sophomores Stephen Hopkins y Fitzgerald Toussaint intentarán robarles minutos de juego, aunque lo tendrán difícil, y más tras el extraordinario nivel que han mostrado en pretemporada tanto el Blue Chip freshman Justice Hayes como el también freshman Thomas Rawls. El primero viene de promediar unas asombrosas 7,4 yardas por acarreo en su último año de instituto, y el segundo viene de romper algunos de los récords del antiguo Bammer Mark Ingram en el área de Flint, y se postula como una de las posibles revelaciones de este año en la Big Ten.

En la OL regresan 4 titulares del pasado año, destacando la baja del guard Steve Schilling. La línea titular estará compuesta por David Molk como center, Patrick Omaneh como RG, Ricky Barnum como LG, Taylor Lewan como LT y Mark Huyge como RT, con Chris Bryant, Rocko Khoury, Elliot Mealer y Michael Schofield como principales recambios. Fácil transición la que ha tenido la OL al nuevo esquema, y es que la pequeña y ágil línea que hereda Hoke del esquema de RichRod le viene que ni pintada de cara a ganar la espalda a la defensa rival y permitir huecos a los runningbacks.

Photobucket

Mike MohamedMVP DEFENSA: Mike Martin. El ancla y el alma de la defensa Wolverine, del trabajo de presión del DT a la hora de parar la carrera y presionar al QB rival dependerá no dejar tan expuesta la secundaria.

En la defensa lo más destacado es la vuelta a un esquema 4-3 que se adapta mucho mejor a una conferencia como la Big Ten, en detrimento de la bizarra 3-3-5 del inefable Greg Robinson y que tan malos resultados cosechó durante las 3 temporadas anteriores.

El problema que se le presenta a Hoke es que la mayoría del roster que compone la DL esta más capacitado para una línea de 3 hombres que para un esquema 4-3, aún así la enorme pareja de DTs formada por el junior William Campbell (6’5”, 333lbs) y su compañero en el interior de la línea el senior Mike Martin (6’2”, 304 lbs), deberían facilitar la transición. Al igual que el regreso del DE Ryan Van Bergen (6’6”, 283 lbs), jugador lo suficientemente grande para bloquear los pases pero también muy rápido a la hora de meter presión al QB, siendo el líder en sacks del equipo la pasada temporada con 4. Al otro lado como WDE le acompañara el junior Craig Roh.

En cuanto al cuerpo de linebackers (uno de los grandes culpables de que el año pasado Michigan terminase en el puesto 95 contra la carrera) son baja dos de los pocos jugadores que había potables en la unidad, el actual LB de los Chargers, Jonas Mouton, y el free agent Obi Ezeh. Así, el trió de LBs titulares es muy probable que sea el formado por el sophomore Cam Gordon de SLB, el junior Kenny Demens como MLB y el tambien sophomore Mike Jones como WLB. Aunque se mantienen muchas dudas en esta unidad, por lo que no descartaría que el redshirt freshman Jake Ryan y los freshmen Brennen Beyer y Desmond Morgan dispongan de minutos a lo largo de la temporada.

Si la unidad de LBs fue uno de los talones de Aquiles de la defensa la pasada temporada, la actuación de la secundaria puede calificarse de catastrófica. Las bajas de grandes proyectos los dos últimos años, bien por problemas off the field (caso de Bobo Cissoko o DeMar Dorsey) o con el anterior staff (como Justin Turner) y las lesiones de los dos teóricos corners titulares (J.T. Floyd y Troy Woolfolk) condicionaron sobremanera la unidad. Ambos regresan totalmente recuperados aunque es muy probale que Floyd pierda el puesto al otro lado de Woolfolk en beneficio del sophomore Courtney Anderson. Se espera también que disponga de minutos a lo largo de la temporada Blake Countess, uno de los Blue Chips de la presente clase, bien como nickel o en paquetes dime. En cuanto a los safeties, el junior Jordan Kovacs, que fue una de las pocas sorpresas agradables el año pasado (líder en placajes del equipo con 160) jugará como FS. Le acompañara Thomas Gordon como SS en sustitución de Ray Vinopal, un descubrimiento de la pasada temporada y al que problemas familiares le han hecho pedir el transfer. Como backups de ambos estarán Carvin Johnson y Marvin Robinson, dos safeties mas atléticos y masivos que los dos titulares pero con problemas a la hora de defender en cobertura.

Photobucket

El freshman Matt Wile será el kicker encargado de solucionar los problemas en los field goals del equipo el año pasado (4 de 14 intentos). Wile, que viene de ser titular en el U.S. Army Game, logró el año pasado en HS 10 de 13 FGs intentados (el más largo de 50 yardas) y durante la pretemporada ha dado buena muestra de su puntería.

Como punter estará Will Hagerup, jugador con un autentico cañón en la pierna y que recuerda mucho al ex Wolverine Zoltan Mesko. Hagerup será baja los primeros 4 partidos de la temporada por sanción, así que Brendan Gibbons será el encargado de sustituirle.

Finalmente, los encargados de retornar los kickoffs y punts serán Jeremy Gallon y Drew DiLeo.

 

Photobucket

El cambio a una Pro Style supondrá muchas mas variantes ofensivas que hará no ser tan previsibles y unidimensionales en ataque como el año pasado.

DOWN

Las dudas que presenta el cuerpo de linebackers y la secundaria que puede hacer que si no rayan a gran nivel se sufra una debacle como la del año pasado.

 

Comenta la actualidad de los MICHIGAN WOLVERINES en su Post Oficial de nuestro foro.