La primera en la frente

591

En mi reciente viaje por los Estados Unidos definitivamente se me caído uno de los tópicos, si no lo había hecho hacía mucho tiempo, mas absurdos que existe sobre los norteamericanos y su bagaje cultural, escaso a juzgar por los videos que se pueden ver en Internet y en eso programas garrafón de las madrugadas de las diferentes TV donde hacen humor con la falta de cultura general de los habitantes del país del Tio Sam, lo cierto es que muchas respuestas causan auténtico estupor e hilaridad. Personalmente es algo que me fastidia, el nivel de incultura y de analfabetos tanto en España como en USA es similar, tan solo hay que tener la paciencia de leer esos mensajes que suelen aparecer en cualquier programa de TV, ver el nulo o escaso éxito de los programa culturales de TV que todos declaran ver, leer foros y escuchar a nuestros políticos hablar y dar discursos para darse cuenta que asnos, burros y zopencos existen en todas partes, en España tenemos a ese auténtico ídolo de las masas que es Belén Esteban, un personaje zafio, grosero y que ha hecho de su incultura un mérito de su impagable curriculum.

 

Uno de los tópicos mas cacareados es que los norteamericanos no saben situar a España en el mapa y creen que es un país de Latino América, pero nada mas lejos de la realidad, en mi reciente experiencia con todas las personas que he tratado todos sabían donde estaba situada España, o al menos sabían que es un país europeo, como si los chicos de la actual ESO supieran todos situar a Idaho en un plano, estoy casi seguro que sí sabrán situar a New York, Los Angeles, Las Vegas, Chicago o Miami, todas ellas grandes y conocidas urbes, pero si les preguntas donde situar a Missoula o Cincinnatti tengo mis dudas que muchos lo sepan, si quizás aquellos que sigan algún deporte USA y sepan donde está.

 

España está de moda por cuestiones deportivas, deportistas como Rafael Nadal, reciente ganador del US Open, Pau Gasol, doble campeón de la NBA, medalla de plata olímpica con derrota frente al actual Dream Team y hasta hace poco campeón del mundo, son entre otros embajadores de España en USA. Otra cosa que mas de uno y mas de dos me comentaron es que se siente siendo campeona del mundo de fútbol, deporte que no sigo pero del que soy consciente de su importancia y repercusión tanto en España como en el mundo, y como España ha ganado el último campeonato su ranking internacional ha subido enteros.

 

Pero si hay algo que sí es cierto que los norteamericanos no saben de España es su refranero, esa colección de dichos populares que esconden mucha filosofía y cuestiones elementales de los quehaceres diarios, y dos de las que mas se utilizan y en un país tan cotilla, tan lleno de charlatanes, de boca chanclas, de bocazas y de pregoneros de asuntos triviales son esos que dicen que en “boca cerrada no entran moscas” y que “por la boca muere el pez”, y es que si alguien en la NFL se merece llevar tatuado a fuego y sangre ambos refranes es el lenguaraz Rex Ryan, el Head Coach de los New York Jets, equipo que ha sido la comidilla de toda la NFL durante casi todo el verano gracias al programa Hard Knocks y al que ha contribuido con sus exabruptos y personalidad Rex Ryan, un entrenador que adora los micrófonos y las luces, le ponen delante una alcachofa y está igual de feliz que un hipopótamo en el agua.

 

Lo sucedido este verano con los NY Jets no le he encontrado ninguna explicación y aunque solo llevamos una semana de competición tras lo visto en el Monday Night se han empezado a confirmar las sospechas que tenía, que este equipo estaba muy sobrevalorado, aunque lo mismo resucita este domingo ante los New England Patriots y vuelven a la actualidad, pero tras ver a los de Bill Belichick arrrollar a los Bengals y la nefasta exhibición ofensiva de los Jets tengo serias dudas que eso pueda ocurrir.

 

Y decía que no encontraba explicación porque este equipo es el que se coló de mala manera a los playoffs con un record de 9-7 gracias a la decisión de los Indianapolis Colts, de haber perdido aquel partido y los Jets perdían con claridad hasta que los titulares de los Colts dieron por terminada la temporada regular, nunca hubieran llegado a los playoffs. En los playoffs se impusieron en la ronda de Wildcards a los Cincinnati Bengals, un equipo que ya demostró en el tramo final de la temporada regular que llegaba pasado de vueltas y muy fuera de forma. Después le tocó el turno a los San Diego Chargers, equipo que acostumbra a pifiarla en los playoffs y como no podía ser de otra manera la pifió, Nate Kaeding tiene alergia a dar patadas en los playoffs y como es habitual en este equipo hay jugadores que aplican la política de la avestruz y otros que se reservan para hacer la cantada, casualmente dos de ellos están en los NY Jets ahora mismo, y no vamos a ser malos y suponer que es un pago a los servicios “no” prestados en aquel partidos. La final de conferencia fue otra historia, aguantaron cuarto y mitad, el tiempo que tardaron los Indianapolis Colts en quitarse el polvo y despabilar, en cuanto Peyton Manning puso la directa los mismos que le dieron la vida hace un mes a un equipo que navegaba en tierra de nadie fueron los encargados de quitársela.

 

Aquellos NY Jets es cierto que tenían una gran defensa, a efectos estadísticos una de las mejores de la liga, también su juego terrestre era de los mas potentes y contaba hasta con 3 caballos de batalla como eran Thomas Jones, Leon Washington y Shonne Green, pero su ataque aéreo estaba dirigido por un QB rookie que cuanto mas se le exponía mas quedaban al descubierto sus limitaciones, algo lógico en un QB novato y que no había terminado su ciclo universitario, que además se le hinchó el ego en demasía y por momentos pensó que estaba destinado a ser el nuevo Joe Namath. Pero algo había que chirriaba, es un equipo que aprovechó dos circunstancias muy puntuales, la desidia de los Colts y que llegaban en un buen momento de forma, lo que les catapultó hasta la final de conferencia, pero nunca dieron la impresión de ser un equipo capaz de ganar e imponerse por si solos, sino aprovechar los fallos del rival y no cometer ellos ninguno, en resumidas cuentas, de llevar la iniciativa.

 

En post temporada los NY Jets se movieron mucho, hicieron sendos trades por el CB Antonio Cromartie y el WR Santonio Holmes, para acompañar a Darrelle Revis y Braylon Edwards respectivamente y cerrar una secundaria y una pareja de WR en principio puntera. Prescindieron tanto de Leon Washington como Thomas Jones en el backfield y se trajeron al agente libre LaDailian Tomlinson para complementar a Green, supuesto titular tras su eclosión en los playoffs. También se hicieron con los servicios del veterano DL/LB Jason Taylor, no renovado por sus rivales divisionales Miami Dolphins, se prescindió de OL Alan Faneca y se recuperó a Chris Jenkins para la DL.

 

A todo ello se unió la palabrería fácil de Rex Ryan. Ante el presunto declive al que parecían encaminados los New England Patriots tras su ridículo en los playoffs y creyéndose superior a los Miami Dolphins, equipo que lo había derrotado dos veces en temporada regular, Ryan se pensó que la AFC East les pertenecía por derecho y que la Superbowl era su meta. Los seguidores y muchos miembros de la prensa se lo llegaron a creer, no hay mas que leerse los análisis de muchos expertos apuntando que los Jets apuntaban a la misma Superbowl, hasta mi compañero de columna Josu Arrieta apuesta por ellos y con un record de 13-3 en temporada regular. Una de las anécdotas del verano fue cuando Rex Ryan le preguntaban que opinión le merecía la estadística de la cadena ESPN en la que se apuntaba que los NY Jets terminarían 15-1 y su contestación fue si la encuesta también decía que equipo era el único que les iba a ganar (de momento ya lo sabe). Para cerrar la post temporada el suplemento dominical del New York Times, el periódico de mas tirada en la Gran Manzana, le reservaba la portada a Rex Ryan.

 

Pero como siempre digo, hasta que no se vean todas las piezas en el campo es mejor no decir nada y aplicar el refranero español “ en boca cerrada no entran moscas” o “ por la boca muere el pez”. Y muchos éramos los que decíamos que estos NY Jets son un equipo muy sobrevalorado, que sí, que hay muy buenos jugadores en defensa, en especial Darrelle Revis, un CB que elimina medio campo al mas puro estilo Deion Sanders en sus mejores tiempos, pero se largaron a dos jugadores muy importantes como eran Faneca y Thomas Jones, jugadores respetados y queridos en el vestuario, y sobre todo un par de líderes en los momentos difíciles. Se ha traído a LaDainian Tomlinson, un jugador que nunca ha sido un líder en el vestuario y cuyos mejores días son cosa del pasado, lo mismo podemos decir de Taylor. Se recuperó a Jenkins, un gran jugador cuando le respetan las lesiones y que meditó retirarse, y ha durado exactamente unos minutos antes de romperse de nuevo la misma rodilla, ahora sí que parece cuestionable que pueda siquiera jugar al football de nuevo.

 

Y luego queda el tema mas importante, para ser campeón hay que ganar partidos y para ganar partidos hay que anotar puntos, y las defensas lo que hacen es impedir que te anoten puntos, incluso pueden anotarlos en buenas acciones defensivas, pero al final un ataque tiene que anotar y dominar los encuentros. De eso parecer ser que los NY Jets se olvidaron por completo, un equipo que opta a todo no puede quedarse en 6 downs en un partido y que todo su bagaje ofensivo sean 3 FG, y mas cuando tu defensa ha logrado 3 turnovers. El ataque de los NY Jets fue un canto a la inoperancia, hasta el drive final del partido la mejor jugada ofensiva de los Jets fueron una carrera de 21 yardas de LT. La defensa de los Ravens es de lo mejorcito pero a nadie se le escapa que su secundaria deja mucho que desear y no contaba con Ed Reed para el partido, y pese a ello el ataque aéreo de los Jets no pudo hacer nada de nada, un claro ejemplo de su total ineptitud fue la última jugada de los Jets, un pase al TE Dustin Keller y este en lugar de avanzar la yarda que necesitaba para el primer down se salió por la banda, fin de partido y derrota de los Jets.

 

Cabe pensar que la derrota de los Jets no significa nada y van a ganar los restantes 15 partidos, o al menos 13 como apunta mi compañero Josu, pero mucho se me antoja que para que eso suceda tienen que cambiar demasiadas cosas en los Jets, que no solo ofrecieron una calamitosa imagen en ataque, es que su defensa tampoco estuvo brillante a la hora de parar a los Ravens que se hincharon a lograr 3º downs y con un Joe Flacco que rompió por completo con Anquan Boldin a Antonio Cromartie y especialmente a Kyle Wilson, que ayer le dieron la bienvenida a la NFL, en su caso la No Fun League.

 

Nada de todo esto sería noticiable si no fuera por el espectáculo que han dado los NY Jets y especialmente el lenguaraz Rex Ryan, que desconozco si querrá tragarse sus palabras, pero que seguramente debería pensar que el exceso de verborrea que han hecho él y su equipo les ha puesto en una situación de auténtico hazmerreír. Si el domingo aen derrotados con esos New England Patriots que pensaron que estaban acabados la prensa de New York va a tener carnaza para rato, y que Rex, recuerda el refranero español, en boca cerrada no entran moscas y que por la boca muere el pez.

 

Y puesto que estamos de renovaciones en nuestra web también he considerado que debería introducir unas novedades en mi columna, que tampoco van a ser tales, ya el año pasado solía terminar con pinceladas de la jornada y de la actualidad, los detalles de la jornada son cosas de mi compañero de columna.

A estas “pinceladas” las vamos a rebautizar y las vamos a llamar “AUDIBLES” ¿El por qué? Muy sencillo, la columna se llama “IN THE HUDDLE” y cuando el QB sale del huddle y va a la línea, hace la lectura de la defensa y, o sigue con la jugada marcada y hace el “count” o por el contrario hace un “audible” y cambia la jugada.

Aquí van los AUDIBLES de la semana

  • Hay equipos que han empezado la temporada donde la dejaron la pasada y no me refiero a seguir ganando o perdiendo, sino haciéndolo igual de rematadamente mal, el mejor ejemplo son los Cincinnati Bengals, que tras terminar de forma calamitosa y con una imagen deplorable han empezado la nueva temporada exactamente igual a como terminaron la pasada, de forma calamitosa y dando una imagen deplorable. El resultado final es tan solo un maquillaje y que llegó cuando estaban 28 puntos abajo en el marcador.

  • En la zona de la Bahía se las prometían felices tanto con San Francisco como con Oakland, unos parecían favoritos en la NFC West y los otros candidatos a dar batalla en la AFC West, pero nada mas lejos de la realidad. Los Raiders salieron vapuleados de Tennessee con sendas exhibiciones de Chris Johnson y Vince Young y los 49ers tras empezar bien su partido en Seattle acabaron siendo apalizados por los Seahawks liderados por un gran Matt Hasselback, lo que ciertamente es algo que debería preocupar a los de Mike Singletary.

  • Los Texans se han hecho mayores de edad, han ganado a los Colts, no es que nunca lo hubieran hecho antes (aunque solo fuera una vez), es que lo hicieron de forma convincente con un Peyton Manning jugando a pitcher mas que a QB, si sigue por ese camino la temporada que viene lo podemos ver jugando en la MLB, 57 lanzamientos y 43 conversiones, mas de 400 yardas, 3 TD y perdió. Es lo que solía ocurrir antes con los Texans, ponían los números pero también las derrotas, ahora con números discretos de Matt Schaub, pero estratosféricos de su RB Arian Foster ganaron hasta con comodidad.

  • Kansas City líder la AFC West ¿ A qué suena bien ? Ni los mas viejos del lugar se acuerdan de la última vez que los Chiefs lideraron la división pero parece que el proyecto de Todd Hailey y Scott Pioli empieza a dar resultados aunque sus números en ataque fueran discretitos, pero esa defensa hecha desde el draft empieza a dejarse notar y los primeros que lo notaron fueron los San Diego Chargers que se les quedó cara de poker tras la derrota incapaces de siquiera anotar en 4 downs en los segundos finales.

  • Los New Orleans Saints abrieron la temporada ante los Vikings en una reedición de la final de conferencia de la NFC. El partido tuvo poco o nada que ver con aquel pero el resultado fue el mismo, ganaron los Saints y empiezan a coger las hechuras de un equipo campeón, ganaron desde la defensa e hicieron lo justo para ganar sin malgastar un ápice de energía, ya usarán su ataque cuando sea necesario. Los Vikes por el contrario enseñaron demasiados desajustes, es lo que suele ocurrir cuando tu QB se presenta a las dos semanas de empezar la temporada, pero Favre demostró que sigue teniendo el brazo y la cabeza, solo le falta ajustar.

  • Imitando a los Saints podemos decir lo mismo de Miami, ganaron jugando un partido muy serio y feo, sin concesiones a la galería y sin grandes alardes ofensivos, solo lo justo, es decir, que Brandon Marshall enseñe la patita y reservando tanto a Ronnie Brown como a Ricky Williams para mejores tardes. Los Bills por el contrario a punto estuvieron de hacer el ridículo al mas puro estilo de los NY Jets, solo un drive final maquilló lo que eran unas estadísticas de un equipo de high school malo jugando contra el equipo ogro de su condado.

  • Green Bay ganó la batalla de Philadelphia pero en el camino se dejó a Ryan Grant que se perderá la temporada. Sí, es un equipo fundamentalmente pasador y tal, pero en diciembre y enero se gana corriendo salvo que quieran jugar los playoffs fuera de su campo, aunque los Packers deberán ajustar la OL, Aaron Rodgers no termina la temporada con esa OL. Los Eagles jugaron con el uniforme de sus tiempos del Lincoln Field y no llevamos mas que un partido y ya está liada con el QB, Kevin Kolb abandonó por lesión y Michael Vick tomó su puesto, el primero hizo el ridículo en el tiempo que estuvo, Vick casi remonta y parecía el de antes de su suspensión, lo que ya ha provocado que en la ciudad del amor fraterno ya estén a cacharrazos por el QB.

  • Mike Shahaham se estrena con victoria en Washington mojando la oreja a los Dallas Cowboys. Lo cierto es que los Cowboys pusieron todo de su parte para perder el partido, incomprensible el final de la primera parte y menos aún la jugada del final, comprensible sí, fue un clarísimo holding, pero es que lo de Alex Barron clama al cielo y es que nadie entiende como este OL sigue siendo miembro de la NFL.

  • Aunque la jugada menos comprensible de la jornada se produjo en Chicago. Calvin Johnson anotó lo que parecía un claro TD, aunque claro, con el nuevo reglamento no era un TD. Si los árbitros lo hubieran dejado estar seguro que nadie se hubiera dado cuenta. Esto recuerda a la Tuck Rule, si los árbitros no la sacan de la manga no hubiera pasado nada, pero como se la sacaron es cuando llega la polémica. Los Lions no solo salen derrotados sino que Julius Peppers justificó su mega salario llevándose por delante a Matthew Strafford que se perderá como mínimo un mes de competición. Eso sí, la impresión que dejaron los Bears fue bastante lamentable para un equipo que aspira a casi todo.