San Diego Chargers

506

Record 2009:
13-3 (6-2 local)
Puntos anotados/encajados: 454-320 (+134)

Draft 2010:

Ronda Jugador Pos College
1-(12) Ryan Mathews RB Fresno St
3-(79) Donald Butler ILB Washington
4-(110) Darrell Stuckey S Kansas
5-(146) Cam Thomas DT North Carolina
5-(168) Jonathan Crompton QB Tennessee
7-(235) Dedrick Epps TE

Miami (Fl)

Estadísticas 2009:

Categoría
Total
NFL
Yardas Totales
360.1
10º
Yardas de Carrera
88.9
31º
Yardas de Pase
271.1
Yardas Totales Permitidas
327.0
16º
Yardas de Carrera Permitidas
117.8
20º

Yardas de Pase Permitidas

209.3
11º

ALTAS

Josh Reed

WR
Tra Thomas OT
Nathan Vasher CB
Randy McMichaels TE
Donald Strickland CB
BAJAS

LaDanian Tomlinson / Antonio Cromartie

RB/CB
Jamal Williams NT
Brandon Manumaleuna TE
Kassim Osgood WR-ST

Tim Dobbins ILB

Jon Runyan OT

La pasada campaña de los Bolts fue la clásica campaña «bolt» de los últimos años: arrancaron como claros favoritos para llevarse su cuarto título divisional consecutivo y eran asimismo favoritos para llevarse por fin el anillo. Arrancaron, como también es costumbre, de forma tibia (2-3 en la sexta semana), para ganar los siguientes once partidos y acceder de nuevo a los playoffs, donde sin tener que jugar la ronda de wildcards, perdieron el duelo divisional frente a los Jets.

 

En esta nueva temporada se intentará una vez más que el final sea diferente, pese a la marcha a Nueva York del Hall of Famer in pectore LaDanian Tomlinson y el otrora cornerback estrella Antonio Cromartie, así como el declive de diversas figuras defensivas o los problemas contractuales con dos de los puntales del equipo: Vincent Jackson y Marcus McNeill. El calendario no es a priori duro, el cuarto más flojo según la escala de la NFL, con sólo cuatro encuentros frente a equipos que accedieron a playoffs el año pasado. Destaca el enfrentamiento contra Patriots, Titans, Texans, Broncos y Colts entre las semanas decimotercera a decimoséptima.

 

MVP ATAQUEMVP ATAQUE: Phillip Rivers. Merecedor de la renovación por 6 temporadas, el QB es uno de los más productivos de la liga en las dos últimas campañas. Es el jugador que debe liderar a su equipo en el camino hacia una Super Bowl.

La maquinaria ofensiva de San Diego estuvo orientada el año pasado al juego de pase, merced tanto a la calidad de Phillip Rivers para repartir balones como a la de sus receptores para capturarlos. Incluso con la marcha de Tom Chambers a Kansas, disponíamos de un tridente de talla y prestancia: Antonio Gates, Vincent Jackson y Malcom Floyd. 195 cm. de altura y 6 TD de media por cabeza. En caso de que el «affaire Jackson» se tuerza aún más (está suspendido los tres primeros partidos) se tirará de los WR auxiliares Legedu Naanee y el veterano Josh Reed, adquirido a los Bills.

 

Pero sin duda, lo que va a marcar el inicio de una nueva era en el ataque californiano es la ausencia de LaDainian Tomlinson. Él ha acaparado durante ocho años la práctica totalidad del juego de carrera y –salvando el año pasado- gran parte del juego de pase. Podemos decir que todo el ataque giraba en torno a él. Y ya no está. Para suplirlo con garantías, San Diego tuvo que negociar con Miami para conseguir una mejora en sus posibilidades de elección en el pasado draft, para que no se le escapara uno de los mejores RB drafteables: Ryan Mathews. Es previsible que sea titular desde el inicio y acapare el protagonismo que se le ofreció a Tomlinson en 2001. La red en caso de caída son el eléctrico Darren Sproles y los FB Jacob Hester y Mike Tolbert, dedicados hasta ahora más a labores de bloqueo.

 

La línea de ataque tiene por tanto este año un nuevo reto: abrir huecos al “nuevo”. El año pasado cumplieron dignamente la labor de proteger a Rivers, pero fallaron a la hora de abrir caminos a Tomlinson… o éste no tenía ya la capacidad de aprovecharlos como solía. Se comprobará en este curso. Si las lesiones se lo permiten, Nick Hardwick será el encargado de darle el oval a Rivers en el snap. En caso contrario lo hará Scott Mruczkowski, que cumplió dignamente el año pasado. Por el lado izquierdo estarán Marcus McNeill como tackle en el lado ciego y Kris Dielman como guard. El primero anda peleado con la directiva por más dinero para él o su fundación benéfica. Rivers vale más, y él, quiere su parte. El segundo se ha mostrado siempre sólido y competente. En el lado derecho el guard Louis Vasquez se ganó la titularidad el año pasado y cumplió con creces su labor. El punto débil del front five es la posición de tackle derecho, donde ni Jeromey Clary ni Brandyn Dombroski acaban en los últimos años de consolidarse. No está claro aun quien ocupará este año la posición como titular.

 

MVP DEFENSAMVP DEFENSA: Shaun Phillips. Es uno de los jugadores más regulares de Ron Rivera. En el ocaso de Merriman y antes de la eclosión de English, es el jugador más efectivo de la defensa.

El declive de dos importantes figuras en el front seven, Luis Castillo y Shawne Merriman, y otra en la secundaria, Cromartie, hicieron que el desempeño defensivo en 2009 fuera simplemente mediocre.

 

La pérdida de poderío de Castillo hace relucir las carencias de sus compañeros. Una larga lista de tackles y ends fueron desfilando a lo largo de la temporada para repartirse los minutos, sin conseguir grandes resultados a la hora de parar las carreras rivales. Y poco parece haberse hecho para paliar esta situación. La cuarta elección del draft fue para Cam Thomas, un tackle, con vistas más a un futuro que al presente. Tras la marcha de Jamal Williams e Ian Scott, la titularidad en la posición de NT la pelearán el rookie, Antonio Garay y Ogemdi Nwagbuo. Por su parte, Jacques Cesaire seguirá jugando como DE izquierdo, opuesto a Castillo.

 

Respecto a Merriman, se puede decir que sigue en el equipo, probablemente porque este año no hay techo salarial. El problema es que el llamado a sucederle, Larry English, la primera elección del draft del año pasado, no dio los frutos que se esperaban. Este año tendrá otra oportunidad. Si no la aprovecha, habrá más minutos para el experimentado Jyles Tucker y para Antwan Applewhite. Quienes tienen el puesto asentado son los otros tres LB: Stephen Cooper y Brandon Siler por el interior y Shaun Phillips en el exterior. Todos ellos, por el contrario, sí cumplieron con lo esperado. Para ampliar el fondo de armario del cuerpo de linebackers se ha escogido en segunda ronda del draft a Donald Butler.

 

En la secundaria lo destacado es la marcha por la puerta de atrás de Antonio Cromartie. Su lugar será ocupado con garantías por Antoine Cason. En el lado contrario del campo Quentin Jammer seguirá seguro haciendo un buen trabajo. Y si algo fallara se ha contratado a Nathan Vasher, un probowler de 2005 tratando de recuperar la velocidad y confianza perdida por las lesiones en los últimos años. Cerrando la defensa, la duda es quién acompañará al competente free safety Eric Weddle. Los mejor colocados para cubrir la posición de strong safety son probablemente Steve Gregory y Paul Oliver. Es una buena unidad, pero necesitará que la DL y los OLB consigan generar suficiente presión al QB rival para facilitar su labor.

 

Los punts y kickoffs serán de nuevo retornados por el pequeño pero hábil Darren Sproles, ya experimentado en estas lides. Los defensas Butler y Darrell Stuckey incorporados en el draft comenzarán a foguearse en las labores de placaje defendiendo los retornos enemigos. La marcha de Kassim Osgood a su ansiado puesto de receiver en Chicago seguro que hará que se le eche de menos. Ha sido convocado para la Pro-Bowl durante tres años consecutivos.

 

Nate Kaeding parte como firme titular en el puesto de kicker por sexto año consecutivo. Sus números en temporada regular son difícilmente mejorables: 100% de efectividad si la patada es de menos de 40 yardas y 3 de 4 en los intentos de más de 50 yardas. Sin embargo, su leyenda en los playoffs, tras los tres tiros fallados ante los Jets, empieza a tomar una tonalidad café: tan sólo 3 de 9 intentos en los partidos jugados en San Diego. Aunque es un puesto muy sensible, el equipo confiará de nuevo en él, pero ya hay un nuevo kicker en el equipo, Nick Novak, un mercenario con oficio que ha estado repartiendo patadas por medio mundo, incluyendo Europa. Mike Scifres volverá a encargarse de los punts por séptimo año. Su desempeño suele ser correcto y constante toda la temporada. Y destacar también la decimoséptima temporada de David Binn, nuestro long snapper, que detenta el récord de partidos disputados por los San Diego Chargers.

 

La transformación del equipo de juego de carrera y defensa agresiva de Schottenheimer en un equipo de juego de pase y defensa expectante (bend but don’t brake) de Turner va llegando a su fin y prácticamente está totalmente adaptado a su filosofía de juego. La salida de Tomlinson ha sido el broche de este cambio en su faceta ofensiva. Y en la defensa se han ido sustituyendo las grandes figuras por jugadores de perfil quizá más bajo pero homogéneo, menos fuertes pero más rápidos, y esperando alimentar esa rapidez con un sistema de rotación frecuente. Kaeding acierta casi todos sus lanzamientos en temporada regular.
DOWN Todos los ciclos llegan a su fin y la era hegemónica de San Diego en la AFC Oeste parece que va llegando a ese fin sin haber conseguido llegar siquiera a disputar una Super Bowl. El declive de jugadores clave en todas las líneas y especialmente la salida de Tomlinson del equipo, parece ser el clavo que anuncia ese final. La línea ofensiva sigue ofreciendo muchas dudas, especialmente en la posición de nose tackle, y abundan los problemas contractuales con diversos jugadores. Kaeding falla estrepitosamente sus lanzamientos de playoffs.

 

Comenta la actualidad de los SAN DIEGO CHARGERS en su Post Oficial de nuestro foro.