Alabama Crimson Tide

857


Record 2009:
14-0 (8-0 local)
Bowl: Victoria ante Texas en el campeonato nacional BCS (37-21)
Conferencia: SEC
Coach: Nick Saban

Calendario:

Fecha Rival
04-09-2010 San Jose State
11-09-2010 Penn State
18-09-2010 en Duke
25-09-2010 en Arkansas
02-10-2010 Florida
09-09-2010 en South Carolina
16-10-2010 Ole Miss
23-10-2010 en Tennessee
06-11-2010 en LSU
13-11-2010 Mississippi State
18-11-2010 Georgia State
26-11-2010 Auburn

Estadísticas 2009:

Categoría
Total
País
Yardas Totales
403,0
42º
Yardas de Carrera
215,1
12º
Yardas de Pase
187,9
92º
Yardas Totales Permitidas
244,1
Yardas de Carrera Permitidas
78,1

Yardas de Pase Permitidas

166,0
10º

Líderes 2009:

PASE PAS CMP YDS TD
Greg McElroy 325 198 2.508 17
CARRERA CAR MED YDS TD
Mark Ingram 271 6 1.658 17
RECEPCIÓN REC MED YDS TD
Julio Jones 43 14 596 4

 

Y entonces llegó ese día. Después de periodos de auténticas penurias, escándalos y una terrorífica suspensión a comienzos de siglo, Alabama finalizaría su prolongada andadura por el desierto, precisamente en la localización exacta donde este orgulloso programa originaría su particular leyenda más de 80 años atrás en la historia. En el periodo comprendido entre 1925 y 1935, Alabama conseguiría sus primeros cuatro campeonatos nacionales en el ancestral y mundialmente famoso Torneo de las Rosas de año nuevo en Pasadena (Los Angeles), cerrando un círculo de su dilatada historia, después de alzarse con su decimotercer título nacional ante la universidad de Texas. Pero esta vez los Crimson Tide rechazarán volver a caer en el profundo anonimato durante 18 años, el tiempo exacto desde que ambos Gene Stallings y Nick Saban devolviesen la supremacía en football a una comunidad y base de fanáticos que siente devoción por sus hombres en Crimson.

 

Pero además de una nueva temporada regular perfecta (por segundo año consecutivo), donde Alabama sobreviviría a tardes límite frente a sus archi-rivales Tennessee y Auburn y desmantelaría por el campeonato de la SEC al entonces reinante campeón nacional, los Florida Gators de Tim Tebow y Urban Meyer, los Crimson Tide, y exactamente uno de sus jugadores más carismáticos, rompería con una anomalía de la que sus fanáticos siempre habían presumido, debido al representativo carácter team-oriented del programa. El runningback sophomore Mark Ingram conseguía por primera vez en toda la historia de la universidad el prestigioso galardón Heisman Trophy, después de reescribir cada uno de los records terrestres de Alabama.

 

Y ¡cómo no!, el objetivo volverá a ser el mismo. En una institución donde las expectativas siempre desbordan cualquier realidad, los Crimson Tide no se conformarán con nada menos que repetir nuevo título de la conferencia SEC y volver a pelear por el cetro nacional, y más sí cabe en un periodo donde la universidad está llamada a sumergirse en la época dorada de su historia moderna. Muchos analistas del gremio apuntan directamente a una nueva dinastía la que Nick Saban tiene entre sus manos.

 

Para ello, Alabama recuperará prácticamente intacto su ataque (8 titulares respecto a la temporada anterior), y que el año pasado sorprendió por su carácter explosivo, pero deberán lidiar con múltiples y sensibles bajas en defensa (sólo 2 retornan), en uno de los apartados donde varios analistas focalizan mayormente su desconfianza para repetir nuevo campeonato, sin embargo, probablemente infravaloren las toneladas de talento y profundidad construida, en éste el cuarto año de Saban en The Capstone.

 

Sin embargo, el calendario será mucho más complicado que el que eventualmente supuso el título nacional para el programa la pasada temporada. Esta vez BAMA no abrirá con el clásico kickoff de Atlanta ante la conferencia ACC, pero recibirá en Tuscaloosa a Penn State la segunda semana, en todo un duelo histórico entre ambas instituciones, donde los pupilos de Joe Paterno son asiduos contendientes al título de la conferencia Big-Ten. Seguidamente, los Crimson Tide experimentarán su primer encuentro real lejos de T-Town (desde el 2.002 ante Oklahoma) frente a un rival BCS fuera de su propia conferencia. La Duke de Dave Cutcliffe podría ser un rival incomodo con 15 titulares recuperados, y entonces BAMA topará con el primer punto de inflexión de su temporada. El SEC Opener ante Arkansas con el QB Ryan Mallet como bombardero servirá como prematura prueba de fuego para su joven e inexperta secundaria. Los pupilos de Bobby Petrino podrían incluso emerger como su máximo rival en la división Oeste. En su retorno de Fayetteville se encontrarán con todo un auténtico showdown en Tuscaloosa ante la universidad de Florida. Los Gators, en el Año-I después de Tebow, buscarán vengar la dolorosa derrota en Atlanta. El resto de sus rivales de la SEC, donde destaca la complicada salida a Columbia ante South Carolina, disfrutarán de toda una semana de descanso antes de medirse ante ellos.

 

Photobucket

Shane VereenMVP ATAQUE: Mark Ingram. Todo un líder vocal y espiritual. El runningback con mayor éxito de la historia del programa después de haber llevado a T-Town el Heisman por primera vez en toda la historia de la universidad y reventar cada una de sus marcas terrestres. Posee una combinación única de poder, explosividad y equilibrio.

Hace tan sólo dos temporadas, la Smash-Mouth Offense de Alabama, apoyada sobre una de las OL más poderosas que se recuerden por The Capstone en los últimos años, causó auténtico terror en la conferencia SEC, sin embargo, la pasada temporada, ante las sensibles bajas en la línea de ataque de Andre Smith o Antoine Caldwell (ambos en la NFL), la unidad se abriría sensiblemente sobre el juego aéreo, donde el ataque mostró, por momentos, ser mucho más explosivo. De cualquier modo, de las 601 jugadas totales que desplegó el ataque, tan sólo 346 fueron orientadas al juego aéreo, algo que demuestra que la filosofía del OC Jim McElwain se mantiene intacta; Un ataque controlado que toma todo aquello que la defensa rival le ofrece y siempre desde la perspectiva de sus propias limitaciones.

 

Desde este principio básico, Greg McElroy se convierte en el quarterback perfecto para activar la maquinaria Crimson Tide. Imbatido desde el instituto y con una dedicación especial, GMAC es el mejor (y más competitivo) mariscal que se recuerda por T-Town desde que Jay Barker dirigiese la nave de 1992, y sí hay un aspecto que relacione a ambos quarterbacks, ese no es otro que su liderazgo sobre sendos equipos campeones nacionales. McElroy es un chico inteligente, muy solidario y con capacidad suficiente para aparecer en los momentos más críticos (final de la SEC ante Florida o el drive ganador ante Auburn), además de ser capaz de soportar mucho dolor (jugó con tres costillas rotas ante Texas en la final por el campeonato nacional). Después de la graduación de John Parker Wilson, la unidad de quarterbacks carecía de talento y solidez, sin embargo, ésta es ahora una de las demarcaciones donde el programa tiene depositadas mayores esperanzas de futuro. A pesar de una carencia evidente de experiencia y minutos de juego, tanto AJ McCarron (redshirt freshman) como Phillip Sims (true freshman) son el futuro en ciernes de su posición. Después de una muy productiva primavera y un año con el tablón a cuestas, McCarron se ha ganado a pulso ser el backup principal de Greg McElroy, hasta tal punto de haber forzado el transfer a Georgia State (FCS) de un jugador del talento y las grandes expectativas de Star Jackson, antiguo backup del propio McElroy. Pero AJ McCarron es un proyecto de jugador completamente opuesto a GMAC; El chico es un auténtico playmaker, con capacidad para deshacerse de pass-rushers, ejecutar cualquier lanzamiento desde cualquier ángulo y con un release electrizante. Sims es también otro proyecto de QB con enorme talento; Un brazo muy poderoso para lanzar sobre su backfoot, una fantástica compostura sobre el pocket y unas mecánicas extraordinariamente refinadas. En un principio, Alabama tendrá a estos tres quarterbacks bajo beca, pero el coaching-staff formará (por motivos de seguridad) en el scout-team al true-freshman Blake Sims, quien debido a su fantástica capacidad atlética (paquetes de wildcat) alternará su formación con probablemente la unidad de safeties.

 

Y llegamos a la demarcación de runningback, el bread-and-butter del programa. Todos fuimos testigos de la progresión de Mark Ingram durante su temporada freshman y realmente conscientes de su potencial proyección de futuro en la demarcación, pero muy pocos intuimos el grado de impacto que llegaría finalmente a experimentar como sophomore. Quien subscribe solamente pudo mostrar su inmensa sorpresa ante el extraordinario nivel atlético, de tamaño y poderío con el que Mark Ingram se mostró en la jornada inaugural ante Virginia Tech. A partir de entonces, Ingram fue una máquina imparable de derribar en carrera (1.075 yardas después del primer contacto, 54% de sus 1.992 yardas desde la línea de scrimmage), reescribiendo todos los records terrestres de la universidad (superó a una leyenda como Bobby Humphrey con 1.658 yardas de carrera en una sola temporada, además de 17 TD) para convertirse finalmente en el primer Heisman Trophy de toda la historia de la universidad. Pero sí alguien cree que existe una dependencia absoluta sobre las poderosas piernas de Ingram, se confunde. BAMA presenta el mejor backfield de todo el país, sin ningún tipo de discusión. El RB sophomore Trent Richardson es un runningback con incluso mayor talento y proyección de futuro que el propio Ingram. Después de llegar a The Capstone desde el instituto de Escambia como uno de los mayores proyectos de futuro de toda la nación, no ha decepcionado ni lo más mínimo en su primera temporada (751 yardas de carrera, 5,2 de promedio y 8 TD) y todo apunta a que su rol incrementará considerablemente para la presente temporada. Tras ellos, Eddie Lacy (redshirt freshman) tiene el talento y las capacidades físicas para ser titular en cualquier programa del país, pero aquí deberá hacerse un hueco (por el momento) sobre estos dos monstruos. De todos modos, Lacy es un candidato evidente a cubrir el rol de third-down back dejado por Roy Upchurch.

 

En el cuerpo de tight-ends nos encontramos con dos figuras principales; La demarcación convencional bloqueando sobre la línea de scrimmage y los h-backs. Como tight-end convencional el hombre más importante en la unidad será Michael Williams, quien podría emerger como sustituto natural de Colin Peek. Williams es un bloqueador devastador sobre la línea de scrimmage, pero su combinación de gran tamaño y atletismo podrían convertirle en una sólida válvula de escape y una amenaza real sobre la redzone. Sí progresa en su habilidad para recepcionar el balón y en la comprensión de su propia demarcación, podríamos estar frente a un jugador muy productivo en este ataque. Otra figura importante sobre la línea de scrimmage será Chris Underwood (sophomore). En el h-back se espera mucho de Brad Smelley, quien la temporada pasada paso prácticamente desapercibido, pero podría ser un arma peligrosa saliendo del backfield debido a su capacidad como receptor puro y su equilibrio. Tampoco habrá que olvidar la veteranía (senior de quinto año), solidaridad y conocimiento del juego de Preston Dial. El end sophomore Undra Billingsley está siendo valorado como h-back, aunque probablemente cumplimentará su aprendizaje con la línea defensiva.

 

Julio Jones se presentaría en el campus como toda una auténtica estrella del rock y en su primer año, como true-freshman, no defraudó, consiguiendo 924 yardas y 4 TD. En el encuentro ante FIU de la segunda semana, Jones sufriría un fuerte golpe en su rodilla derecha que le limitó durante el resto de la temporada, sobre todo cuando necesitó desplegar el árbol entero de sus rutas y en cada corte. Además, sufrió toda una auténtica plaga de balones caídos, convirtiendo su segunda temporada en un año ligeramente mediocre, después de las enormes expectativas generadas. De cualquier modo, Julio volvió a liderar a Alabama con 596 yardas y 4 TD, y continuó siendo una figura terrorífica bloqueando. Completamente sano y con un ataque que se espera más explosivo, ésta podría ser la temporada de su confirmación definitiva. Detrás de él, Marquis Maze y Darious Hanks son sus fieles escuderos, algo que le ha permitido desprenderse de mucha presión y de férreas coberturas. Maze ha añadido mayor masa muscular durante la última primavera (23 libras desde el 2007) y tras explotar en el Spring-Game de la anterior temporada, se ha convertido en el go-to-guy, en el jugador encargado de estirar las defensas rivales, gracias a su electrizante velocidad, equilibrio y fantásticas manos. Recientemente Hanks ha conseguido recibir la etiqueta de redshirt (por problemas físicos sólo jugó 1 partido en el 2007) y ampliará su elegibilidad, siendo aún junior en la presente temporada. Hanks es el especialista sobre el slot y en underneath-patterns, mostrándose siempre muy seguro en cada una de sus acciones. El puesto de cuarto receptor y las rotaciones a partir de este tridente, ya se muestran mucho más abiertas. Brandon Gibson ha progresado mucho y fue una de las estrellas del Spring-Game de este año, podría tener protagonismo, así como los freshmen Kenny Bell o Keiwone Malone.

 

La línea ofensiva de Alabama no presenta jugadores estelares ni ampliamente reputados como fueron en antaño Andre Smith o John Hannah, pero es un grupo muy disciplinado, con orgullo y compacto, al que su coordinador Joe Pendry (gurú tanto a nivel universitario como profesional) ha conseguido moldear en el corazón y alma del equipo. James Carpenter es el encargado de proteger las espaldas de GMAC como LT. Después de haber heredado la demarcación de toda una leyenda como Andre Smith, el rendimiento de Carpenter como titular recién llegado del JUCO, ha superado las expectativas más optimistas, convirtiéndose en un jugador bastante sólido protegiendo el pase e imponente bloqueando en el juego terrestre. Uno de los jugadores más poderosos y tenaces de todo el roster es el center junior William Vlachos, auténtica ancla sobre la que se apoya toda la unidad en sus batallas en las trincheras. Entre ambos como LG se situará Chance Warmack, una de las caras novedosas de esta OL y que sustituirá a todo un ALL-SEC como Mike Johnson. Warmack está sorprendiendo por su condición atlética y un gran poderío sobre el punto de ataque. Tras dos primaveras conociendo la ofensiva, Warmack estaba predestinado a apoderarse de la titularidad desde que aterrizase del instituto de Westlake en Georgia. Uno de los jugadores más inteligentes, versátiles, refinados técnicamente y con mayor futuro de la OL es el RG sophomore Barret Jones, quien como freshman All-American se podría considerar la estrella de toda la unidad, aunque Jones se aleja mucho de ese estereotipo por su carácter solidario y comprometido. Sin lugar a dudas, es una de las joyas de la corona de este programa. En el puesto de RT nos encontramos con todo un espécimen de la naturaleza y que ahora si parece predestinado a marcar una época como tackle. DJ Fluker llegó a The Capstone con unas expectativas desproporcionadas, acordes a su gigantesco tamaño (2 metros de altura y 180 Kg.), y después de una temporada en blanco donde recibiría el redshirting, Fluker (freshman) ha bajado 34 Kg. de peso, ha mejorado considerablemente su condición atlética y se ha adueñado del tackle derecho, convirtiéndolo en propiedad personal desde mitad de la pasada primavera. Aún es un jugador con mucha progresión por delante y que deberá comprender su demarcación, y es que Fluker sólo jugó en ataque durante su año senior en el instituto. El center David Ross es el chico para todo en el interior y ya sustituyó durante toda la pasada primera a Vlachos, mientras se recuperó de una lesión en su pie. En el interior como backups también serán importantes el freshman guard Anthony Steen y John Michael Boswell (junior). En el tackle aún se espera la explosión definitiva de Tyler Love.

 

Photobucket

Mike MohamedMVP DEFENSA: Marcell Dareus. Saltó a la fama nacional con su MVP en la final por el campeonato nacional. Es un terrorífico pass-rusher (lideró en sacks al equipo sin ser titular), pero con excepcional tamaño y poderío para dominar defendiendo la carrera. En diferentes situaciones, será movido al interior como defensive-tackle puro debido a su brutal fuerza y talento natural.

La defensa 3-4 under/over de Nick Saban se está convirtiendo en auténtico trademark del programa. Con capacidad para adoptar multitud de aspectos y con poderío para sublevar los ataques rivales, su progresión en los tres últimos años está siendo meteórica como una de las dos o tres más poderosas de todo el país. Contra la carrera, en los dos últimos años, ha permitido 74 y 78 yardas (de promedio) por partido (2.7 y 2.8 por carrera respectivamente) ranqueando No.2 del país en este apartado, pero sobre todo, mejoró sustancialmente contra el pase la pasada temporada (46,8% pases completados, 166 yardas permitidas de promedio y 32 sacks encajados, la mejor marca del programa en la última década), siendo Top10 dentro de las mejores de toda la nación. Cierto es que esta temporada estos fantásticos números podrían empeorar con únicamente 2 titulares recuperados, pero nunca se puede subestimar la capacidad de Saban y de este programa para emanar grandes cantidades de talento.

 

En la línea defensiva, la gran perdida será la de Terrence Cody, quien fue uno de los máximos exponentes de esta terrorífica defensa como auténtica leyenda de la universidad en únicamente dos temporadas. Su huella será imborrable, sin embargo, Josh Chapman es un recambio de absolutas garantías en el NG, como así demostró durante su temporada sophomore sustituyendo precisamente a un lesionado Cody. Curioso es que hasta él mismo hable de formar parte de los rabbits en defensa y eso habla perfectamente de sus capacidades atléticas para ser un jugador masivo de 310 libras. Uno de los grandes culebrones del verano ha sido el caso de agentes y contactos ilegales que han visto envueltos a varios jugadores de la élite. Entre ellos, el end Marcell Dareus, uno de los grandes héroes del campeonato nacional y posible Top5 del Draft de la NFL, se ha visto salpicado por supuestamente acudir a una fiesta con éste fin. La universidad está aún investigando su implicación y se encuentra eventualmente inhabilitado por la NCAA, pero todo hace indicar que su caso no será particularmente preocupamente y es probable que ni sea suspendido. En el lado contrario, Luther Davis finalmente conseguirá hacerse con el puesto de titular como senior, después de haber sido el cornerstone de la primera clase relámpago de Saban en Alabama. Davis será un jugador importante como pivote frente al juego terrestre rival. El end Damion Square mostró detalles interesantes como potencial pass-rusher, pero una grave lesión de rodilla ante FIU le mandó al quirofano en su primera temporada. Este año podría ser una de las grandes amenazas como pass-rusher junto con Dareus, aunque muy buenas son también las sensaciones de un JUCO como Brandon Lewis, y es de sobre conocida la preferencia de Saban por jugadores procedentes de esta vía. En el NG el recambio será Kerry Murphy (sophomore), otro jugador con un talento especial y unas capacidades atléticas y físicas únicas que podrían poner cara la titularidad de su antiguo compañero en el instituto de Hoover.

 

Pero sí la pérdida de Cody supone un trauma, no menos será la de Rolando McClain, Ditck Butkus Award como el mejor linebacker del país y All-American consensuado. McClain era el amo y señor de la defensa, la extensión de Saban sobre el campo, otro jugador que pasará a la historia del programa como el mejor en su posición, pero las buenas noticias es que BAMA recuperará a tiempo a Dont’a Hightower, quien sufrió una gravísima lesión de rodilla ante Arkansas (recibió el medical redshirt) y que perfectamente pudo poner en peligro su prometedora carrera, pero Hightower sorprendió a propios y extraños apareciendo prácticamente en su plenitud de forma en primavera, acortando bastamente los plazos de recuperación (se le esperaba muy justo para el verano). Hightower comenzó el año espectacular causando terror off-the-edge, ya que es un consumado pass-rusher, además de presentar un rango fantástico en cobertura y ser un temible golpeador sobre la línea de scrimmage. Se espera que llene el vacío de Rolando McClain. A pesar de que Hightower será desplegado por todo el frente, situandose incluso sobre tres puntos como end puro, su compañero en el interior como LB será Nico Johnson (sophomore), quien ya dispuso de muchos minutos como true-freshman la pasada temporada demostrando su fantástico potencial. Nico está llamado a ser uno de los estandartes defensivos durante los próximos años. El Jack, una posición híbrida entre end y LB, donde se requieren aptitudes físicas y mentales extraordinarias para ser efectivo, será ocupado por Courtney Upshaw, un jugador de 263 libras con una combinación de velocidad y atletismo terrorífica para su tamaño. El progreso físico de Upshaw ha sido muy importante en los dos últimos años y será otra amenaza temible como pass-rusher. La posición de SAM será ocupada por Jerrell Harris, un jugador que llegó con grandes credenciales a The Capstone y que incluso estuvo en el doghouse de Saban. Cuando su carrera parecía peligrar, parece que le llega su oportunidad como junior y realmente tiene las capacidades físicas y atléticas para ser un jugador importante. A diferencia de Corey Reamer el año pasado, Harris puede desempeñar un rol muy importante en el Money como LB interior en situaciones de Nickel, un esquema que BAMA emplea en un porcentaje mayúsculo. En estas situaciones, Nico Johnson se perfila como su compañero en el interior, mientras que Dont’a Hightower y Courtney Upshaw se moverán al end, y Dareus y Damion Square formarían parte de los rabbits (término en el sistema asociado al grupo de pass-rushers) como tackles defensivos puros. Otro jugador a tener en cuenta como backup en el interior es Chris Jordan, mientras que Ed Stinson (freshman) es una poliza de seguros bastante interesante en el Jack.

 

Mientras que la unidad de LB es supervisada por el coordinador defensivo Kirby Smart, la secundaria es territorio particular de Nick Saban. La estrella es el strong-safety Mark Barron, serio candidato al Jim Thorpe Award y honores All-American. Barron llegó al programa como un jack-of-all-trades, es decir, con proyección sobre multitud de posiciones debido a su enorme talento y excepcionales capacidades físicas, pero que finalmente encontró acomodo en la demarcación de safety y Saban le ha pulido hasta convertirle en una potencial primera ronda del Draft. Se espera que contribuya como una presencia vocal mucho más relevante en su temporada junior. La sensible suspensión por un año de Robby Green (por violar reglas del equipo) y la baja de Rod Woodson (invitado al transfer) ha dejado muy coja la posición de free-safety aunque todo apunta a que será ocupada por Robert Lester (sophomore), un jugador que siempre se comentó que formó parte del paquete por reclutar a Julio Jones, pero que puede estar ante la oportunidad que esperaba. En la pelea por este puesto de titular podrían entrar también el walk-on Will Lowery o incluso los incoming-freshmen John Fulton o Nick Perry. Ante la prematura marcha de Kareem Jackson a la NFL, este será el momento del CB sophomore Dre’ Kirkpatrick, posiblemente el defensive-back con mayor talento de toda su clase en el instituto y con la pasión y arrogancia para ser un auténtico lock-down corner. En su lado opuesto, finalmente BJ Scott ha encontrado acomodo después de haber trabajado durante mucho tiempo su transición de ataque a defensa y parece preparado para aprovechar todo su enorme talento y capacidad atlética para su nueva demarcación como puro CB. El puesto de Star como tercer CB en situaciones de nickel (propiedad exclusiva de Javier Arenas la pasada temporada), será ocupado por el JUCO DeQuan Menzie o el true-freshman DeMarcus Milliner. El Star requiere de un jugador muy completo, capaz de defender la carrera y presionar al QB rival como un LB o defender el juego aéreo como un auténtico defensive-back. Menzie se rompió el tendón de Aquiles jugando pick-up basket en Abril y se estimaban 6 meses en su recuperación, pero milagrosamente ha retornado en plenas condiciones este verano y Saban tiene predilección por apostar por jugadores procedentes del JUCO. Todo apunta a que será el hombre en el Star y ya formó parte del grupo de veteranos en el primer dia de entrenamiento del fall-camp (algo muy poco habitual en los equipos de Saban). Phelon Jones (transfer de LSU) será uno de los backups más importantes en la posición de cornerback.

 

Photobucket

La pérdida del PK Leigh Tiffin, todo un All-SEC con 30 de 35 para 87,9% de field-goals convertidos, se antoja como muy importante. Por ello el programa ofertó una beca a Cade Foster, quien es considerado uno de los mejores kickers de todo el país de su clase, formando parte del prestigioso partido All-American del U.S. Army. Procedente del célebre instituto de Southlake Carroll (Texas), Foster posee una pierna portentosa, con gran altura en sus lanzamientos y fantástico rango en lanzamientos de larga distancia, capaz de forzar continuos touchbacks en sus kickoffs. Como nota de curiosidad, Foster alternó en el instituto sus tareas de kicking con la posición de linebacker y cobertura en equipos especiales. Foster levanta 370 libras en press banca.

 

Las tareas de punting serán probablemente para Jay Williams (freshman) después de la graduación de PJ Fitzgerald. Tanto Cade Foster como Jay Williams cuentan con la experiencia de haber prácticado durante la pasada primavera, pero que Taylor Pharr (habitual línea ofensivo los últimos años) haya tenido que ayudar en tareas de punting durante la primavera, evidencia la falta de competencia seria en la posición.

 

La marcha de Javier Arenas, quien reventó todos los records de retorno en la conferencia SEC y la universidad de Alabama, será terriblemente extrañada. Su sombra es muy alargada en The Capstone. La primera unidad en kickoffs estará compartida por BJ Scott y Trent Richardson, donde se espera que Richardson sea el corredor que lidere el retorno. Los punts podrían correr a cargo de Julio Jones, quien siempre ha mostrado un rendimiento excelente por su capacidad para romper placajes y mantenerse en equilibrio ante el choque. No habrá que ignorar las capacidades atléticas del true-freshman DeMarcus Milliner como retornador de punts.

 

Photobucket
La pareja de runningbacks es literalmente temible con el actual Heisman Trophy y con todo un freshman All-SEC como su backup. Su grupo de receptores es uno de los de mayor talento y profundidad de toda la nación, y la línea ofensiva se intuye como un grupo especial para la próxima temporada. Todo ello, unido a un QB inteligente, experimentado y competitivo, componen el mejor ataque del sur y uno de los más destacados de la nación.
DOWN

La grave falta de experiencia en la secundaria podría ser un lastre en la prematura visita a Arkansas, y sí finalmente se confirma la baja de Dareus para entonces, la efectividad y el progreso de la misma se vería muy afectada. La unidad de equipos especiales es otro de los puntos débiles después de perder a varios valuartes del programa en las últimas temporadas. Su nuevo kicker y punter titular, recién llegados ambos del instituto, podrían sufrir en sus carnes la ardua adaptación al nivel universitario.

 

Comenta la actualidad de los ALABAMA CRIMSON TIDE en su Post Oficial de nuestro foro.