La Agencia Libre

992

Hubo en tiempo en la NFL en que, se pronunciaba el nombre de un jugador e inmediatamente se identificaba a su equipo. Si mencionabas James Brown, venían a la mente los Cleveland Browns, y así ocurre con multitud de grandes leyendas de la NFL como Deacon Jones, Dick Butkus, Roger Staubach, John Elway, Dan Marino -aunque éste último tanteó jugar otra temporada mas en otro equipo-, Lawrence Taylor, entre otros, que están unidos a L.A. Rams, Chicago, Dallas, Denver, Miami y N.Y. Giants respectivamente. Otros grandes se les conoce también por su trayectoria en un equipo, casos de Montana, Unitas y O.J.Simpson, con San Francisco, Baltimore Colts y Buffalo, pero no supieron retirarse a tiempo y cambiaron de equipos para desplegar su talento, ya bastante disminuido.

Hubo un tiempo en la NFL en que, un aficionado de cualquier edad, compraba la camiseta de su jugador favorito, y salvo que ésta se deteriorara por el paso inexorable del tiempo, tenía la prenda para toda su vida, con el número y el nombre -los nombres se implantaron en la década de los 60 en la AFL y en los 70 en la NFL- de su jugador favorito, y normalmente equipo. Los aficionados se identificaban con un jugador y a su vez con el equipo, y no era nada raro que un aficionado, aunque tuviera equipo en su estado, e incluso ciudad, fuese aficionado a otro equipo porque su jugador pertenecía a ese equipo. En España, sin ir mas lejos, uno de los equipos más populares son los San Francisco 49ers, y mucho de ello seguro que tiene que ver con la figura de un jugador tan carismático como lo fue Montana.

El estilo agresivo de los Raiders reflejado en uno de los excéntricos fans que acuden a ver sus partidos

Hubo un tiempo en la NFL en que, no solo se identificaba al jugador con un equipo, sino con toda una manera de ser, una filosofía de equipo. Los equipos de la NFC Central, división conocida históricamente como «Black & Blue División», patentaron un estilo de juego, el «Smashmouth», donde primaban grandes y poderosos corredores y las fuertes defensas por la dureza del clima, entonces no existían los Domes ni los Tampa Bay Buccaneers.

Los Raiders han sido un equipo acostumbrado a reclutar renegados y deshechos de otros equipos o jugadores conflictivos, y sacarles el máximo provecho, aplicando la frase que acuñó Al Davis, «Just win, Baby !» Además, era un equipo que en el campo cometía cantidad de provocaciones y faltas, llevaban los partidos a un terreno subterráneo y marrullero. Los equipos elegían los jugadores que mejor se adaptaban a un estilo de juego, ya consolidado y que sufría pocas modificaciones, los entrenadores duraban décadas con sus equipos, al igual que los jugadores y así se forjaban auténticas dinastías en las dranquicias.

NUEVA ERA

Pero esos tidmpos han pasado a la rica historia de la NFL. En los tiempos actuales identificar un jugador con un equipo se está volviendo imposible. Los jugadores de relleno -«Role players»- siempre han estado cambiando equipos, pero las grandes estrellas, las que forjan la leyenda de un equipo y de la NFL, están dejando de existir, y hoy en día son auténticos trotamundos y mercenarios al mejor postor, no sienten en absoluto ningún amor por sus colores, ni se pueden identificar con un equipo o ciudad. Pongamos el ejemplo de uno de los mejores cornerbacks de la NFL, en la actualidad retirado, Deion «Prime Time» Sanders, ¿Con qué equipo puede identificarse a Sanders ? Empezó su carrera en Atlanta, quinta elección absoluta del draft en 1989, colaboró con los 49ers en 1994 ha ganar su última Superbowl, para inmediatamente emigrar a Dallas por la entonces escalofriante cifra de 35 millones de dólares, jugar 8 partidos, no se incorporó hasta terminar su temporada de baseball, y ganar otra Superbowl. En el 2000, cortado por temas salariales, se incorpora a Washington, en el intento de su propietario, Daniel Snyder, de ganar una Superbowl por vía de talonario y juntando una pléyade de viejas figuras, casi todos agentes libres, que ya habían dado lo mejor de si mismos.

Deion Sanders, con los Falcons, Deion con los Niners…
…con los Dallas Cowboys y con los Redskins y aún jugaría en los Ravens.

Ejemplos como los de Sanders, no tan notables, abundan en la NFL. Existen otros jugadores que han ganado la Superbowl con equipos diferentes: Shannon Sharpe, jugador que marcó una época en Denver, para acabar languideciendo en Baltimore, aunque sigue aportando dosis de lo que en su día fue. Otros como Charles Haley, aunque éste fuera traspasado por sus conflictos con Seifert, Defensive-end de 49ers y Dallas, y único jugador con cinco anillos; y quizás esta temporada, podamos asistir como otra leyenda, Jerry Rice, gana una Superbowl con un equipo diferente al suyo de toda la vida. Pero existen otros auténticos trotamundos, jugadores de innegable talento, que han deambulado por la NFL en diferentes equipos, no se sabe bien en busca de qué, si de dinero o de gloria, casos como Jeff George (5 equipos en apenas 10 años), Randall Cunningham, Rod Woodson, Carnell Lake, Ricky Watters, Eugene Robinson, Dana Stubblefield, Charlie Garner, Kevin Greene y otros muchos que se quedan en el tintero.

También podemos hablar de agentes libres que contribuyeron decisivamente a forjar equipos, el ejemplo más notable es Reggie White – «The Minister of the defense» – que puso de nuevo a los Packers en el mapa y primer caso sonado de agente libre, al dejar Philadelphia por Green Bay, equipo que dudaba que pudiera atraer a un solo jugador dada su situación geográfica. Tras retirarse en Green Bay, con retirada de número incluido, volvió una temporada mas a Carolina, donde pasó con mas pena que gloria.

El 6 de enero de 1993 marcará un antes y un después en la NFL, ese día se firmó entre la National Football League Players Asociation ( NFLPA), el sindicato de jugadores, y la NFL, el Colective Bargaining Agreement (CBA) , y éste introdujo 2 grandes novedades: el techo salarial y la agencia libre, además de traer la paz laboral.

La Agencia Libre ya tuvo un adelanto antes de la firma del CBA de lo que sería en el futuro, entonces empezó un amago de agencia libre y aquellos jugadores se les denomina hoy agentes libres del plan B, pero en 1993 se implanta tal y como la conocemos hoy, antes la NFL tuvo que enfrentarse a mas de treinta procedimientos judiciales.

La Agencia Libre permite que los jugadores vayan de equipo a equipo como si de auténticos soldados de fortuna se trataran, y hay casos que claman al cielo, como los de aquellos jugadores que, estando en un equipo ganador, con posibilidades de obtener el ansiado anillo o habiéndolo obtenido, se marchan a alguna de las franquicias mas estrepitosas de la liga, donde se les pagará muy bien y habrá un dueño capaz de echar la casa por la ventana, pero que deportivamente o a nivel de palmarés, poco o mas bien nada, les puede aportar. Miren los ejemplos de Desmond Howard y Larry Brown, después de alcanzar la gloria en Green Bay y Dallas respectivamente, ganar la Superbowl y ambos ser nombrados MVP, marchan a Oakland, que por aquel entonces no era la franquicia que es ahora. Howard alegó que marchaba no por el dinero, la posibilidad de jugar de WR le tentaba mas que seis millones de razones, puesto que ocupó en su carrera universitaria y le permitió ganar el Heisman Trophy, y no jugó mucho de WR en Oakland, cuando en Green Bay tenía al mejor Favre, que podía lanzar pases incluso a un espectador que pasara por allí. En la actualidad pertenece a la unidad de equipos especiales de Detroit y hace lo mismo que hacia en Green Bay, retornos.

Ricky Watters pasó de campeón con los Niners a los Seahawks. Ahora una lesión le ha dado su puesto de titular a Shaun Alexander. (AP)

 

Otros jugadores ilustres han seguido el mismo camino, Ricky Watters gana su anillo con San Francisco y marcha a Philadelphia y luego a Seattle, Russell Maryland de Dallas a Oakland y después Green Bay, y otros jugadores estando en equipos con potencial, Neil O´ Donnell, de Pittsburgh, subcampeón de la NFL a los entonces penosos Jets, Natrone Means en San Diego al equipo en expansión de Jacksonville, etc.. Por el contrario, son pocos los casos de jugadores que viendo la posibilidad de engordar sus cuentas corrientes, renuncian a ello a cambio de ver ampliado su palmarés, con lo cual cabe preguntarse ante que clase de atletas nos encontramos, jugadores con ansía de títulos y gloria, y potenciales miembros del Hall of Fame, o jugadores que únicamente buscan el dinero (¡Show me the money!), sin importarles en absoluto su palmares. Casos como los de Deion Sanders y Reggie White, que con toda seguridad ingresarán en el Hall of Fame son excepcionales, pero hablamos de jugadores realmente extraordinarios, pero otros muchos, la mayoría, hacen una o dos temporadas buenas, que normalmente coinciden con los últimos años de su contrato original, para luego esperar a que les toque la lotería de la agencia libre. ( En la NFL se dice » hit the jackpot of Free Agency»)

El sistema implantado en 1993 define que se considera Agente Libre: es aquel jugador que habiendo finalizado contrato es libre de negociar con cualquier equipo. Pero esta definición, que en principio parece tan sencilla, está sujeta a multitud de limitaciones y acotaciones, pues no todo jugador que termina contrato es agente libre, y otros siendo libres de negociar con cualquier equipo pueden encontrarse obligados a jugar en su anterior equipo.

Dentro de los agentes libres distinguimos:

UNRESTRICTED FREE AFENT (U.F.A)

Es el agente libre por definición, es el jugador que habiendo acreditado pertenecer al roster de un equipo profesional durante al menos cuatro temporadas, termina contrato y es libre de firmar y/o negociar por cualquier equipo. La pertenencia al roster se determina por haber estado durante al menos 6 partidos cada temporada, en una de las siguientes condiciones:

  • Activo / Desactivo
  • Reservado por lesión (Injured reserve)
  • Físicamente incapaz de jugar (Physically enable to perform)

Esta clase de agente libres solo pueden ver restringido su derecho y libertad ,si previamente a la apertura del periodo de agencia libre son designados por su equipo de origen, jugador franquicia o en tránsito ( Franchise player or Transition Player)

En 1999 Joey Galloway, que estaba en su cuarta y última temporada de contrato, mantuvo una disputa con su anterior equipo, los Seahawks, no hizo la pretemporada ni empezó la liga (en la NFL se conoce como «hold-out»), pero como el tema de su contrato no se arreglaba, optó por regresar y acreditar ese mínimo de 6 partidos y poder ser agente libre al final de temporada, luego sería designado jugador franquicia y posteriormente traspasado a Dallas.

Los agentes libres tienen libertad para fichar por cualquier equipo hasta el 22 de julio (en el 2001) o el comienzo de los training camps, en ese momento sus derechos revierten a sus equipos de origen, que pueden ficharles por una oferta -«tender»- que previamente realizaron el 1 de junio (en el 2001). Entonces, los jugadores tienen de plazo hasta la semana 10 de la liga para aceptar la oferta, caso de no hacerlo esa temporada ya no pueden jugar. Si su antiguo equipo no deposita oferta alguna, quedan de nuevo como agentes libres.

RESTRICTED FREE AGENT (R.F.A.)

Es el jugador que habiendo acreditado pertenecer, en las mismas condiciones que las anteriores, al roster de un equipo profesional durante al menos tres temporadas, termina contrato. Han recibido una oferta de su antiguo equipo – «teneder offer»- y es libre de negociar con cualquier club hasta el 16 de abril ( en el 2001), pero su club de origen puede retenerle si iguala la oferta de cualquier otro equipo, si desiste, es libre de marchar, pero su equipo de origen debe ser compensado con elecciones en el draft, que dependerán del montante de la oferta que previamente le haya hecho su anterior equipo.

La polémica marcha de Curtis Martin supuso un duro golpe para los Patriots. (AP)

 

Un caso sonado de RFA fue Curtis Martin, que después de tres grandes temporadas en New England termina contrato. Recibe una oferta de los N.Y. Jets y New England no la iguala y a cambio recibió una primera y segunda ronda de elección de draft. Aquí jugó un papel vital Bill Parcells, conocedor de la difícil situación salarial de los Patriots, y que en su momento fue objeto de gran polémica en la NFL.

Dentro de los agentes libres a su vez existen otras dos designaciones:

  • Franchise Player – Jugador Franquicia.
  • Transition Player – Jugador de tránsito.

Ambas figuras se crearon para que los equipos pudieran asegurarse retener a aquel jugador que consideraban imprescindible, y caso de perderlo, recibir compensaciones en forma de elecciones de draft, no en el caso del «Transition Player», que en caso de perderlo no se recibe nada.

Franchise Player: Dentro de los FP, existen dos categorías, los «Exclusive franchise player» y los «franchise player». La diferencia entre ambos es fundamental y los equipos no suelen utilizar la coletilla del «exclusive», un caso de «exclusive franchise player» fue Simeon Rice en Arizona en el 2000.

Al «exclusive franchise player», el club debe hacerle una oferta cuyo importe es la media de los cinco mejores salarios del puesto que ocupa, o un incremento del 20 % del salario percibido en la temporada anterior, la que sea mayor de ambas cifras. El jugador no puede negociar con nadie, de allí lo de «exclusive» y la oferta es por un año. Si durante la vigencia del contrato, el jugador ampliara o firmara nuevo contrato, el equipo pierde el derecho a designar a ningún otro jugador como franchise al menos durante la vigencia del mismo.