Dolphins’72, la temporada perfecta

3201

Los fans más veteranos de los Dolphins sin duda siempre tendrá en la memoria un recuerdo muy especial para la temporada de 1972. Aquel año Miami dominó la NFL como ningún otro equipo en la historia del football moderno (en 1934 los Bears también completaron invictos la temporada) terminando la regular season con un registro de 14-0 y proclamándose campeón de la Superbowl VII celebrada en el Memorial Coliseum de Los Angeles, California, ante más de 90.000 espectadores.

OJ Simpson se estrella contra la “No-name” defense.

La temporada anterior había finalizado tristemente para los Dolphins después de haber realizado una fenomenal campaña ya que los Cowboys les habían derrotado por 24-3 en su primera aparición en la Superbowl. El objetivo para el año siguiente estaba claro: lograr el anillo y olvidar el mal trago de la Superbowl VI.
El mítico Don Shula (desde 1970 hasta 1995 entrenador de los Dolphins) diseño un tremendo ataque terrestre con Larry Csonka, Jim Kiick y Mercury Morris y liderado por los QB Earl Morrall y Bob Griese (que era el titular pero resulto lesionado mediada aquella campaña), que terminó siendo el que más puntos sumo aquel año, y la una defensa que paso a la posteridad como la “non-name defense”, que fue la que menos puntos permitió a sus rivales. Seis jugadores de aquel equipo tienen un lugar en el Pro Football’s Hall of Fame: Nick Buoniconti, Larry Csonka, Bob Griese, Jim Langer, Larry Little y Paul Warfield. En julio de 1997, el Head Coach Don Shula se unio a ellos en el recinto de Canton, Ohio ocupando un lugar entre los más grandes.

Los Dolphins iniciaron aquella campaña derrotando sin muchos problemas a los Chiefs en la inauguración del Arrow Head Stadium por 20-10 con una gran actuación de Csonka. El segundo encuentro de la temporada tampoco tuvo excesivos problemas y los Houston Oilers mordieron el polvo 34-13.
La tercera semana supuso el primer toque de atención para los de Florida el rival eran los Minnesota Vikings y habían llevado la iniciativa en el juego y en el maracador durante casi todo el partido dominando en el electrónico por 14-6 en el último cuarto. Un FG de 51 yardas a cargo de Garo Yepremian recortó la diferencia. La defensa hizo su trabajo y Griese lideró un brillante drive culminado en pase de TD a falta de minuto y medio para la conclusión. Los Dolphins se convirtieron en el único equipo que quedaba invicto en la liga.

El RB Jim Kiick busca con a base de fuerza unas yardas extras para la ofensiva de los Dolphins.

Miami se impuso a Jets en la jornada 5 y a Chargers en la 6 sin demasiadas complicaciones pero la victoria ante San Diego tuvo graves consecuencias: Bob Griese cayó lesionado de gravedad. A sus 38 años Earl Morrall tomaba el relevo de Griese frente a los Buffalo Bills. Curiosamente era la segunda vez que debía sustituir a una superestrella durante media campaña ya que en 1968 hizo lo propio cuando militando en los Colts y Johnny Unitas se lesiono para todo el año. Morrall no se complicó mucho la vida en su debut ya que tan sólo intento 10 pases completando 6 de ellos para 91 yardas, pero el juego de carrera era el que marcaba las diferencias. A pesa de todo no fue hasta la semana 10, en el reencuentro con los Jets, cuando el equipo volvió a tener problemas. Con 24-20 abajo iniciado el último cuarto fue Mercury Morris quien tomo el mando anotando el TD de la victoria y dando a los ‘Fins el título de la division y una flamante marca de 10-0.

NFL 1972
AFC NFC
Este
V
D
E
Este
V
D
E
Miami
14
0
0
Washington
11
3
0
NY Jets
7
7
0
Dallas
10
4
0
Baltimore
5
9
0
NY Giants
8
6
0
Buffalo
4
9
1
ST Louis
4
9
1
New England
3
11
0
Philadelphia
2
11
0
Central
V
D
E
Central
V
D
E
Pittsburgh
11
3
0
Green Bay
10
4
0
Cleveland
10
4
0
Detroit
8
5
1
Cincinnati
8
6
0
Minnesota
7
7
0
Houston
1
13
0
Chicago
4
9
1
Oeste
V
D
E
Oeste
V
D
E
Oakland
10
3
1
San Francisco
8
5
1
Kansas City
8
6
0
Atlanta
7
7
0
Denver
5
9
0
Los Angeles
6
7
1
San Diego
4
9
1
New Orleans
2
11
1
Divisionales: PIT 13-OAK 7, MIA 20-CLE 14
AFC: MIA 21-PIT 17
DIvisionales: DAL 30-SF 28, WAS 16-GB 3
NFC: WAS 16-GB 3, Superbowl: MIA 14-Was7

Los últimos cuatro partidos (victorias ante Arizona, New England, N.Y. Giants y Baltimore, 16-0 en el que fue la despedida de Johnny Unitas como QB de los Colts) sólo sirvieron para reafirmar lo que todo el mundo sabía ya a esas alturas: los Dolphins eran el mejor equipo de la liga. Ahora había que refrendarlo en los playoffs. Llegaba la hora de la verdad.

Los Cleveland Browns fueron el primer rival de Miami en la postemporada y se convirtieron también en su primera víctima. Paul Warfield sumó nada menos que 60 yardas en el drive ganador de los Dolphins (20-14). Los Steelers se convirtieron en el siguiente obstáculo en el camino hacía el primer título del equipo de Florida. Los Dolphins supieron aprovechar a la perfección los errores en la defensa de Pittsburgh para llevarse la victoria por 21-17 y situarse por segunda vez consecutiva en el último peldaño hacia el campeonato de la NFL.
Esta vez el rival en la Superbowl no serían los Cowboys sino los Redskins que dejaron fuera a los tejanos derrotándoles por 26-3 en la final de la NFC.

Por increible que parezca los Washington Redskins, 11-3 en la regular season, llegarón a la Superbowl con tres puntos de ventaja sobre los Dolphins en las apuestas a pesar de que estos últimos no habían perdido un sólo partido… y no estaban dispuestos a hacerlo en el momento decisivo más aun cuando Bob Griese estaba de nuevo a los mandos del ataque.

Jake Scott fue el MVP de la Superbowl

Los de Florida comenzaron de manera arrolladora tanto en ataque como en defensa. En la primera parte Miami sólo permitieron a los Redskins pasar una vez del medio campo mientras que una pase de 28 yardas de Griese para Paul Warfield y una carrera de una yarda de Kiick daban a los Dolphins una ventaja de 14-0 en el marcador.
Tras un tercer cuarto sin anotaciones todo parecia controlado pero fue en el último periodo cuando se produjo una de las jugadas más extrañas en la historia de la Superbowl. Los Redskins bloquearon un field goal de Yepremian y este, que había recuperado el balón, en lugar de protegerlo decidió intentar un pase. El balón se le escurrió de entre las manos siendo recuperado en el aire por el CB de Washington Mike Bass que retorno 49 yardas y redujo la diferencia a la mitad.
Afortunadamente para el kicker de Miami su equipo supo controlar la situación y alzarse con el títuloI. El MVP del partido fue el safety Jake Scott, que se convirtió en el segundo defensa en hacerse con tan preciado galardón. Scott logró dos intercepciones, la segunda de ellas en la end zone cuando más apretaban los Redskins, y sumo 55 yardas de retorno.

Cuenta la leyenda que los componentes de aquel equipo de Miami siguen reuniéndose cada año para cenar una vez que el último equipo invicto de la NFL es derrotado. Una tradición que ya dura 30 años y que se antoja dificil de romper.